Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GOBIERNO

El Gobierno Rajoy, en descomposición

El presidente del Ejecutivo ya ha sufrido tres bajas insustituíbles en su gabinete como consecuencia de estar en funciones
Las marchas de Soria, Pastor y Alonso no han tenido consecuencias visibles pero dan cuenta de la anomalía política en la que se encuentra España
Ministerios al margen, hay otros seis puestos de alta responsabilidad, entre ellos la dirección general de Tráfico, que no han podido ser cubiertos

Alonso, Rajoy y Fátima Báñez, en 2012.

El Gobierno Rajoy, en descomposición

Alonso, Rajoy y Fátima Báñez, en 2012.

EFE
Actualizada 07/08/2016 a las 08:16
  • PAULA DE LAS HERAS. COLPISA. MADRID
No hay siquiera, pese al reciente optimismo del PP, fecha para una sesión de investidura que pueda poner fin al periodo de interinidad abierto el 20 de diciembre, y el Gobierno que, aun en funciones debe seguir gobernando, se va deshaciendo como un azucarillo. En los últimos cuatro meses, Mariano Rajoy ha perdido a tres de sus ministros, aunque la marcha del de Sanidad, Alfonso Alonso, aún no se ha ya hecho efectiva. Además, hay ya otros seis puestos de alta responsabilidad, directores generales y subsecretarios, que han quedado vacantes y que también permanecerán así hasta que puedan ser cubiertos por un Ejecutivo que cuente con la confianza del Congreso que salió de las urnas el pasado 26 de junio. En apariencia el asunto no resulta tan grave. No ha habido hasta ahora ninguna consecuencia negativa de trascendencia, seguramente porque el gabinete de Rajoy se ha limitado todo este año a funcionar al ralentí, tal y como exige a los mandatarios cesantes la ley de Gobierno aprobada en 1997 (no así la Constitución, que no pone límite alguno a las funciones que puede desempeñar el Gobierno interino). Sin embargo, la imagen de cierta descomposición, como la de una casa que empieza a derruirse poco a poco sin que haya recursos para su reforma, es evidente. Nunca en España se había estado tanto tiempo en una situación similar. Y a la larga pueden surgir problemas. Porque la labor de un Gobierno consiste , según el artículo 97 de la Constitución, en "la dirección política interior y exterior y, en estrecha relación con ella, la defensa del Estado" y, aunque según sentencia del Tribunal Supremo, el Gobierno en funciones esté privado de esa capacidad de "dirección política" y no pueda tomar decisiones que condicionen o comprometan al que lo sustituya, debe seguir trabajando. Y obligaciones, nacionales e internacionales no faltan. Ministros multifunción Ahora mismo hay dos ministros que han tenido que asumir responsabilidades de antiguos compañeros de gabinete. El de Economía, Luis de Guindos, sumó a las suyas las labores propias del titular de Industria y Energía, José Manuel Soria, después de que este dimitiera, el pasado mes de abril, al no saber explicar la aparición de su nombre en los 'papeles de Panamá'. Después, la marcha de la ministra de Fomento, Ana Pastor, al Congreso de los diputados, del que es presidenta desde el pasado 19 de agosto, obligó a Rajoy a aprobar un real decreto-ley para encomendar el despacho ordinario de su ministerio al titular de Justicia, Rafael Catalá, que fue Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda con Pastor y, por tanto, conoce el departamento.

La vacante del ministro de Sanidad, candidato del PP a 'lehendakari' desde este miércoles no se ha 'parcheado' aún. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, explicó el viernes que finalmente su salida se "acompasará" al calendario electoral y que Rajoy esperará a la presentación oficial de las candidaturas, entre los días 17 y 22. La cosa, de momento, ha parado ahí. Pero también ha estado en el alero el Ministerio del Interior. Toda la oposición reclamó la dimisión de su responsable, Jorge Fernández Díaz, después de que a mediados de junio, salieran a la luz unas grabaciones en las que parecía conspirar con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, que, por cierto, fue cesado a raíz de ese escándalo. El jefe de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sin embargo, se resistió a a dar su brazo a torcer y, aunque el Congreso planea una futura comisión de investigación sobre sus actuaciones, sigue en el cargo. Sin reemplazo En otros niveles de la estructura administrativa, aún más ejecutivos, las cosas no están mejor. En enero dimitió, salpicado por el 'caso Acuamed' el subsecretario de la Presidencia, Federico Ramos, por las gestiones realizadas en su época como secretario de Estado en el Ministerio de Medio Ambiente. Y, por supuesto, no ha podido ser reemplazado. Lo mismo ocurre con Tráfico; su directora general, María Seguí, dimitió hace dos semanas a raíz de una polémica por la financiación de unos proyectos en los que trabajaba su marido. Además, en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad hay dos cargos sin cubrir, el del director general de Políticas de Discapacidad, que ocupaba Ignacio Tremiño (ahora diputado del PP por Valladolid), y el de Servicios para la Familia y la Infancia, que estaba en manos de Salomé Adroher. Tampoco hay director general de Política Universitaria , dependiente del ministerio de Educación, ni director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo, en Fomento. Su anterior titular, Juan Van Halen Rodríguez, dimitió en febrero tras ser imputado en un juzgado de Madrid por la presunta venta de viviendas a fondos buitre.

El PP presiona al resto de los grupos, especialmente al PSOE y Ciudadanos, para que le den su apoyo o al menos le permitan gobernar por "responsabilidad". Insisten en que hace falta ya un Gobierno con "plenas facultades". Pero, de momento, su discurso ha caído en saco roto. El partido de Rivera sí ha pasado del 'no' a una "abstención técnica" en una eventual investidura y se ha mostrado dispuesto a empezar a hablar ya del techo de gasto y los presupuestos. Sin embargo, ni un gesto ni el otro sirven por sí solos para desatascar la situación. Como poco, aún queda otro mes de menguante Gobierno en funciones.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual