Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Rajoy ofrece sostener al PSOE en las autonomías a cambio de la investidura

Sánchez acude al segundo encuentro con el presidente del Gobierno en funciones decidido a reiterar su 'no' y ejercer de oposición

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (i), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Rajoy ofrece sostener al PSOE en las autonomías a cambio de la investidura

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (i), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

EFE
Actualizada 02/08/2016 a las 08:28
  • COLPISA. MADRID
Cuatro días después de haber aceptado, aunque sea con condiciones, la propuesta del Rey de someter su candidatura como presidente del Gobierno a la confianza del Congreso, Mariano Rajoy se reúne con Pedro Sánchez. Lo que pretende ser un encuentro para desencallar la investidura amenaza, sin embargo, con convertirse en un diálogo de besugos. El jefe del Ejecutivo en funciones llevará a la cita una oferta de medidas concretas, algunas de ellas recogidas en el acuerdo que el PSOE y Ciudadanos sellaron en la pasada legislatura, pero los socialistas siguen firmes en su ‘no’.

En un intento de ablandar al primer partido de la oposición a través de sus líderes territoriales -a juicio de los populares, más receptivos a sus apelaciones a la responsabilidad – el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, avanzó este lunes que su partido estaría dispuesto a garantizar la gobernabilidad en aquellos municipios y comunidades autónomas en las que el PSOE depende ahora de Podemos a cambio de un acuerdo, o de una abstención, a la investidura de Mariano Rajoy.

En realidad, ya se ha dado un caso de colaboración entre socialistas y populares. Fue, precisamente, en Extremadura. Guillermo Fernández Vara -el único dirigente del PSOE que, un día después de las elecciones, defendió la necesidad de no poner obstáculos a la formación del Gobierno por el bien de los ciudadanos- se las vio y se las deseo para sacar adelante los presupuestos de este año en 2015 por la actitud de Podemos. Y finalmente, logró aprobarlos en abril con la abstención del PP y Ciudadanos.

En Aragón no se llegó a tanto, aunque también Javier Lambán ha sufrido los rigores de un gobierno en minoría con un ‘pseudosocio’ como Pablo Echenique. Él logró aprobar las cuentas públicas, pero lo hizo con 28 días de retraso y tras muchas dificultades. Así que el PP sabe que con su propuesta toca una tecla sensible. "Es -subrayó Casado en Onda Cero- una oferta inédita en toda nuestra historia".

ACUERDOS MÍNIMOS

Esa sería una de las patas de un eventual pacto entre los dos grandes partidos. La otra serían una serie de acuerdos mínimos. En el entorno de Rajoy siempre han admitido que, entre las 200 medidas acordadas por Sánchez y Rivera, había, retórica al margen, contenido perfectamente "negociable". Fuentes gubernamentales apuntan a cuestiones relativas a la regeneración, como el endurecimiento del régimen de incompatibilidades de los cargos públicos; la mejora de la reforma laboral (Ciudadanos y PSOE acordaron reducir a tres las modalidades de los contratos), o un pacto educativo.

En su día, también se apuntó en el PP que la reforma constitucional, en los términos en los que estaba planteada en el documento, no era "descabellada" y que la supresión de las diputaciones provinciales, tremendamente criticada en público, cabría si de lo que se trata es de reconvertirlas, como realmente proponían también los socialistas, en órganos más eficaces.

El problema es que, en estos momentos, importa poco lo que Rajoy esté dispuesto a ceder. A lo largo de todo el día de hoy lo dejaron claro, uno tras otro, distintos portavoces del partido. De nada ha servido la llamada explícita del expresidente Felipe González en el diario argentino ‘Clarín’ para que se permita gobernar al PP "aunque no lo merezca", dado que el PSOE no puede formar ejecutivo. Sólo el citado Fernández Vara defendió que conviene oír a la voz de la experiencia.

CONFRONTACIÓN

Los socialistas insisten en que el PP no puede pretender hacer descansar su actuación en quien es su alternativa y defienden que lo lógico es que trate de pactar con Ciudadanos y los nacionalistas, como hizo para la composición de la Mesa del Congreso y el Senado. Además, aunque el sector oficial admite, como apuntan González y los barones críticos, que no hay margen para encabezar un ejecutivo, no todo el partido está en las mimas tesis.

Frente a la batería de argumentos para el entendimiento que pretende desplegar Rajoy, pues, Sánchez acudirá a la reunión en el Congreso dispuesto a confrontar. Fuentes de la dirección del PSOE adelantaron hoy que su líder exigirá al presidente del Gobierno que responda con claridad a varias cuestiones, entre ellas, la de si se presentará, ocurra lo que ocurra, a la investidura o "rechazará la encomienda del Rey" en caso de no tener los apoyos necesarios para sortearla.

Pero sobre todo, Sánchez dejará clara su beligerancia. Pretende advertir al líder del PP de que espera su comparecencia en el Congreso sobre el borrado de los discos de Luis Bárcenas una vez se confirme el auto de procesamiento contra el PP y le recordará que quiere que se celebre una comisión de investigación sobre la "policía política" del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual