Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

El Gobierno defiende que Rajoy no tiene por qué presentarse a una investidura

El debate, si al final se celebra, no debería ser más tarde de la tercera o cuarta semana de agosto para que pueda haber Presupuestos de 2017
Sáenz de Santamaría dice que no es importante poner en marcha el crono para las elecciones porque nadie quiere otros comicios

El Gobierno defiende que Rajoy no tiene por qué presentarse a una investidura

El Gobierno defiende que Rajoy no tiene por qué presentarse a una investidura

Soraya Sáenz de Santamaría tras una sesión del Consejo de Ministros.

EFE
30/07/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
A Mariano Rajoy, el jueves, se le entendió exactamente lo que quería decir. El Gobierno y los principales dirigentes del PP confirmaron que, según su particular interpretación del artículo 99.2 de la Constitución, el líder popular, pese a haber recibido el encargo del Rey de convertirse en candidato a la Presidencia del Gobierno, no tiene la obligación de presentarse a la investidura si no logra los apoyos necesarios para ganar el respaldo del Congreso.

Esta lectura de la Carta Magna echa luz sobre las palabras de Rajoy, que dijo que en los próximos días tratará de buscar apoyos para un Ejecutivo y, "tras un tiempo prudencial", informará -al Rey, se supone- de "si estoy o no en condiciones de formar un Gobierno". El vicesecretario popular Fernando Martínez-Maillo ratificó que si su líder falla podría no presentarse. "Es una posibilidad que existe", confesó.

El presidente en funciones, con esta interpretación a la carta, coge todos los beneficios de ser el candidato oficial, como duplicar la presión sobre el resto de partidos en los contactos para la formación de Gobierno, sin asumir los riesgos de su apuesta, el notable desgaste político de tres jornadas de vivo debate parlamentario con el colofón de una derrota. La argumentación técnica para sostener la posición la dio el propio Maillo. "La Constitución contempla una posibilidad, otras no, y por tanto no las prohíbe", señaló.

Es la tesis opuesta a la que defiende toda la oposición, que mantiene que, según la literalidad de la Carta Magna, el candidato designado por el Monarca tiene que acudir sí o sí a la Cámara baja para exponer su programa de Gobierno y solicitar la confianza, sea para superar la votación o para perderla, como ya le ocurrió en marzo a Pedro Sánchez ante una designación idéntica. Ese párrafo de la Constitución, según la vicepresidenta del Gobierno, no es cierto que marque una obligación sino que, simplemente, "dice cómo ordenar el debate".

Soraya Sáenz de Santamaría se encargó, desde la sala de prensa de la Moncloa, de delimitar, al menos según la versión del Ejecutivo, la tarea concreta a la que el candidato del PP se comprometió con don Felipe. "El presidente ha asumido un encargo del Rey para intentar formar Gobierno y, en ese encargo, -describió- va a ahondar en un proceso más intenso de negociación" con PSOE y Ciudadanos. Nada más. Es decir, si logra los apoyos habrá debate. En caso contrario, aún está por ver, pero puede ser que no. "Nuesta obligación es formar Gobierno, no una investidura", completó Maillo, con idéntico argumentario.

INTERESES CRUZADOS

Según la versión de la número dos del Ejecutivo, "lo que de verdad dice la Constitución es que tengamos un Gobierno", no que se celebre un debate sin más. "Los debates tienen que tener un objetivo", añadió, mientras defendió que es la oposición quien, de hecho, hace una lectura de la Carta Magna "en beneficio propio", porque cree que solo persigue arrastrar a Rajoy a una investidura fallida.

La tesis de la renuncia en caso de pinchazo en las negociaciones también la alentó otro de los vicesecretarios del PP, Pablo Casado, quien avisó de que la investidura "no es un debate del estado de la nación, ni algo a lo que tiene que ir un candidato para que le bajen los humos o para que le pase lo que le pasó a otro", en referencia a la derrota sufrida por Sánchez.

La vicepresidenta también quiso desmontar otra de las grandes justificaciones de la oposición para reclamar un debate en cualquier caso. Si no hay primera votación de investidura la legislatura con Gobierno en funciones no tendría límite. Solo la votación permite convocar elecciones en dos meses si es imposible designar presidente.

Sáenz de Santamaría señaló que, ahora, lo único importante es normalizar la vida política y dar a España un Gobierno. No hace ninguna falta, opinó, abrir plazos para una repetición de elecciones que se supone que nadie quiere. "Y la falta de apoyo a Rajoy, salvo que Sánchez tenga planes que nos tiene que explicar, conduce a terceras elecciones", justificó.

Ni Rajoy ni el Gobierno desvelan la fecha hipotética de la investidura, posiblemente porque no quieren fijarla hasta saber si la habrá. De momento, se agarraron al precedente de que en el caso de Sánchez tardaron 13 días en anunciarla. Si el debate llegase a celebrarse, el Gobierno no lo quiere más allá de la tercera o cuarta semana de agosto, pues caso contrario no podría aprobar en plazo los Presupuestos de 2017.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual