Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Congreso de los Diputados

Fernández Díaz se prepara para su propio 'Watergate'

​La oposición se coaliga para poner en marcha una comisión de investigación en el Congreso que irá mucho más allá de las polémicas escuchas
Ocho apartados de la 'operación Cataluña' y los supuestos intentos de la 'policía política' por implicar al PSOE y a Podemos estarán en el orden del día

Fernández Díaz, con Rajoy en el Congreso.

Fernández Díaz se prepara para su propio 'Watergate'

Fernández Díaz, con Rajoy en el Congreso.

REUTERS
25/07/2016 a las 06:00
  • MELCHOR SÁIZ PARDO. COLPISA. MADRID
Si la actual legislatura termina por cuajar, el nuevo periodo de sesiones va a tener un nombre propio: Jorge Fernández Díaz. Y no porque el ministro del Interior en funciones vaya a seguir en el cargo (de hecho en su departamento todos dan por seguro que su "sacrificio" será una de las primeras exigencias para cerrar un acuerdo de investidura). Sino porque ya hay un preacuerdo entre casi todos los grupos de oposición -solo Ciudadanos expresa matices- para poner en marcha una comisión de investigación en el Congreso sin precedentes y de gran alcance sobre la guerra sucia de la 'policía política' del equipo de Fernández Díaz durante los últimos cinco años. Fuentes del Grupo Socialista, de Podemos y de los grupos catalanes y vasco en la cámara han confirmado en los últimos días que existe "sintonía" para promover una investigación que vaya "mucho más allá" de las conversaciones que mantuvieron en octubre de 2014 el propio Fernández y el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) Daniel de Alfonso para conspirar contra políticos soberanistas. La oposición -no ocultan algunos de los diputados que promueven esta comisión- quiere una suerte de 'Watergate' a la española. O sea, una profunda investigación parlamentaria como a la que se enfrentó Richard Nixon en el Senado de Estados Unidos en 1973 y que terminó con su dimisión en 1974. Y exactamente por los mismos motivos que le costaron el cargo al expresidente republicano: usar los servicios de información del Estado para espiar o intentar desacreditar a los enemigos políticos. Y no solo a los partidos independentistas catalanes.

Al PSOE, promotor de esta gran investigación, le salen ya las cuentas, según fuentes del partido. Creen contar, al menos, con el apoyo de 175 diputados frente a los 137 del PP: los suyos propios, los de Podemos y sus confluencias, los de los dos partidos catalanes y los Bildu. No haría falta -explican- ni siquiera la votación a favor de Ciudadanos, PNV o Coalición Canaria. En el PSOE dan por descontado que la formación de Rivera y los nacionalistas vascos nunca votarán con los populares para frenar una investigación así. Es más, no descartan que ambas formaciones terminen por apoyarla de forma expresa. Ciudadanos, por el momento, quiere escuchar en sede parlamentaria las explicaciones de Fernández sobre sus encuentros con el ya exdirector de la OAC y, luego, a la vista de su versión, apoyar o no esa comisión.

Tres meses La hoja de ruta de los socialistas -y que comparten en el seno de Podemos- apunta a una comisión de unos tres meses. Muchas sesiones porque los temas a tratar van a ser muchos y divididos en bloques. El más extenso, obviamente, va a ser la llamada 'operación Cataluña'. Este apartado tendría, al menos, ocho temas: las reuniones de Fernández y De Alfonso; los viajes a Cataluña de varios de los más destacados miembros de la 'policía patriótica'; las presiones a la Fiscalía para que registrara la sede de Convergència por el "caso Palau"; los informes 'apócrifos' de la UDEF que vinculaban a Artur Mas con cuentas en el extranjero; las investigaciones extrajudiciales sobre la agencia de detectives Método 3; las investigaciones sobre la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell; la filtración policial sobre la falsa cuenta en Suiza del exalcalde de Barcelona Xavier Trías; o la filtración, también policial, de los DNI de los 22 jueces que apoyaron un manifiesto proindependentista catalán. Un segundo bloque sería el del PSOE, empezando por el intento de los agentes de la Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC) por reabrir el caso del 'chivatazo' a ETA para intentar involucrar a la anterior cúpula del Ministerio del Interior. Según fuentes parlamentarias, también hay especial interés en indagar el espionaje, presuntamente también policial, al que fue sometido en 2015 el diputado y entonces portavoz de la comisión de Interior del PSOE Antonio Trevín durante una reunión, que fue fotografiada, con dos comisarios que luego fueron fulminados por Interior. También estará encima de la mesa el acoso a Podemos y el famoso informe -igualmente apócrifo y fuera de cualquier control policial- denominado P.I.S.A (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) para intentar involucrar a esa formación en un caso de financiación irregular y que finalmente fue presentado por la Policía al Tribunal de Cuentas después de que fuera rechazado por la Fiscalía. De forma tangencial -explican algunos de los diputados que ya están trabajando en el esbozo de la comisión- figuran en la agenda, aunque serían prescindibles, otros asuntos como las irregularidades en las pesquisas del 'caso Gao Ping'; las conspiraciones sobre el ático de Ignacio González o las escuchas ilegales en el caso del 'pequeño Nicolás'. En este último sumario, el del falso espía, el PSOE no tiene del todo claro aún hasta dónde llegar porque involucra directamente al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a agentes de 'La Casa'. No obstante, ya en la comisión por los atentados del 11M se examinaron numerosos documentos del CNI.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual