Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Política

Rivera desata la polémica al pedir que el Rey medie a favor de la abstención del PSOE

En la Jefatura del Estado se defiende con escrúpulo el papel neutral de la Corona y su obligación de no interferir en política

23/07/2016 a las 06:00
  • COLPISA . MADRID
Albert Rivera provocó hoy la indignación general de los partidos políticos. El líder de Ciudadanos desveló su intención de apelar al Rey para que "convenza" a Pedro Sánchez de que se abstenga, a fin de evitar el actual bloqueo institucional y para que persuada a Mariano Rajoy de que "las presidencias no caen del cielo" y debe "negociar y proponer". Conforme al espíritu de la Constitución, y debido a sus funciones moderadoras y no ejecutivas, el jefe del Estado está obligado a mantener, en palabras del letrado de las Cortes José Fernando Merino, una "invariable neutralidad" política. Ese es, según defienden en Zarzuela, un principio que ha regido siempre sus actuaciones. De ahí las críticas al joven dirigente liberal.

"En ningún momento pretendemos poner en ningún problema a la Casa Real, ni que se exceda en su papel. Tenemos la máxima confianza en que va a ejercer sus funciones de arbitrar y moderar el normal funcionamiento de las instituciones como ha hecho siempre, de acuerdo a la legalidad y pensando en el interés de los españoles", se defendió, una vez estalló la polemica, el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Villegas trató de restar así importancia a lo que su jefe de filas había manifestado en una entrevista en el 'El País'. Y no fue el único. Casi al mismo tiempo, su partido remitió un comunicado en el que se se arguye que "el titualr entrecomillado que aparece en la portada del diario ("Voy a decirle al Rey que pida a Sánchez la abstención") no se corresponde con la literalidad de la respuesta dada". Sin embargo, tanto el texto de supuesta rectificación como el número dos de la formación liberal ratificaron en la práctica la intención de Rivera.

De acuerdo con el propio Ciudadanos, lo que exactamente dijo su líder fue lo siguiente: "Que nos ayude a convener al PSOE y al PP para que dejen de darse la espalda y que convenza al señor Sánchez de que tendrá que abstenerse para que esto se ponga en marcha". La contestación del PSOE, el PP , el Gobierno en funciones e incluso Compromís no tardó.

Ni demandas ni "consejos" El portavoz socialista, Antonio Hernando, el principal aludido, fue contundente: "Todos deberíamos ser absolutamente escrupulosos con la neutralidad demostrada por el jefe de Estado durante todo este tiempo . Rivera no debería pedirle cosas que no puede hacer -dijo-, ni darle consejos".

El Gobierno fue al principio algo tibio. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, argumentó que no le toca valorar lo que "cada líder de cada grupo quiera decirle al Rey". Pero el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, sí afeó el planteamiento del dirigente de C`s. Y lo hizo echando mano de un término acuñado durante el reinado de Alfonso XIII . "La Constitución lo que hace precisamente es prohibir que el Rey 'borbonee' para mantener intacto el prestigio de la institución de la Corona, uno de los elementos claves de la estabilidad de España", advirtió.

Entre los constitucionalistas, existe cierta discusión sobre el alcance exacto de la función arbitral y moderadora que la Carta Magna concede al Jefe del Estado. Pero en lo que hay cierto consenso es en que en ningún caso puede interferir en cuestiones políticas. Y la de decidir quién ha de gobernar es una de ellas. Él propone al candidato que cree que puede lograr la confianza del Congreso, pero dársela o no es una decisión autónoma de los representantes de la soberanía nacional.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual