Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

PSOE y Ciudadanos rechazan sentarse a negociar sobre el documento base de Rajoy

Los socialistas no le ven sentido y Rivera argumenta que prefiere impulsar reformas desde el Parlamento una vez iniciada la legislatura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rivera abre un diálogo con Sánchez, pero con la línea roja de Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

EFE (ARCHIVO)
Actualizada 15/07/2016 a las 15:15
  • COLPISA . MADRID
Mariano Rajoy aseguró este miércoles, al acabar la ronda preliminar de contactos para su investidura, que a partir de ahora mantendría conversaciones discretas con el resto de formaciones para intentar desencallar la situación. Pero algo está ya claro: no podrá negociar sobre la base del documento que remitió a las direcciones de los partidos de la oposición porque no están dispuestos a establecer una suerte de relación contractual con el PP.

Ni siquiera Ciudadanos, el partido ideológicamente más fronterizo con los postulados populares, considera que el texto de 55 páginas, en el que el presidente en funciones desgrana las propuestas básicas de su proyecto de Gobierno para la próxima legislatura, pueda dar pie a conversaciones que deriven en un eventual apoyo a Mariano Rajoy; al menos, de momento. El resto de formaciones no parecen tener intención de mover un dedo y han trasladado toda la presión al PSOE. Y los socialistas no sopesarán modificar su 'no' si el PP no suma más apoyos a sus 137 diputados. La formación de Albert Rivera alegó hoy que el documento -que los populares estarían dispuestos a modificar y ampliar- es "muy genérico y poco ambicioso" y que "no concreta ni aborda las reformas que hay que llevar a cabo y necesita este país". En él se recogen los principales puntos del programa electoral popular con un par de gestos a otros grupos como la búsqueda de un pacto nacional sobre educación. Pero no incluye, por ejemplo, cambios en la legislación laboral (aunque de viva voz, María Dolores de Cospedal ha sugerido ya esa posibilidad) ni retoques de la Constitución. En el fondo, es lo de menos. Porque la negativa de Ciudadanos se debe fundamentalmente a una cuestión de principios. Albert Rivera prometió una y otra vez en campaña que no facilitaría ni apoyaría un Ejecutivo presidido por Rajoy porque está inhabilitado para liderar la regeneración que precisa España. Y, sin embargo, de un día para otro, accedió a cambiar su 'no' a la investidura por una abstención y a hacerlo gratis, "por responsabilidad", según Rivera.

Negociar con el PP ahora sería tanto como aceptar que está dispuesto a moverse al siguiente escalón, es decir, al 'sí' que colocaría a Rajoy en 169 escaños, a solo siete de la mayoría absoluta. Y el líder centrista no está preparado para transitar esa vía en tan breve plazo. "Somos el único partido que ha movido ficha y puedo asegurar que no ha sido plato de buen gusto -adujo en La Sexta-. Yo lo que le pido al resto es que hagan lo que ha hecho la ejecutiva de Ciudadanos, que se reúnan, que piensen en España y que piensen si hay alguna otra solución".


ABSTENCIÓN TÉCNICA

Abiertamente, planteó así a el resto de fuerzas que, como ellos, aboguen por una "abstención técnica" para que arranque la legislatura. Su tesis es que de ese modo se podría empezar a legislar, por fin, pero desde el Parlamento y no desde el Ejecutivo, como es habitual cuando el partido del gobierno tiene una mayoría amplia. Y que sería posible sacar adelante "reformas más ambiciosas" que las que por sí solo plantearía nunca el PP. Pero, de momento, sus palabras caen en saco roto. En el PSOE son bien claros: "Si Ciudadanos, que es ideológicamente afín al PP, sólo está dispuesto a una abstención ¿cómo vamos a ponernos nosotros a su altura?", dicen. Aunque Pedro Sánchez evitara explicitarlo tras su reunión con Rajoy, el mensaje subliminal que todos los dirigentes del partido lanzan al líder popular es el de que su abstención, y por lo tanto la formación del Gobierno, será posible si antes logra el 'sí' de los de Rivera. Incluso el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, lo dejó caer hoy. Y es signficativo, porque la semana pasada insinuó que el secretario general de los socialistas debería plantearse intentar formar Gobierno.

El caso es que, incluso en ese escenario (el de la abstención socialista), es poco probable que el PSOE se siente a negociar. Aún no hay nada decidido y nadie está en esa pantalla, pero la opinión más extendida es la de que hay que rehuír los "cambalaches", lo que significa que no se exigirán contrapartidas salvo, como mucho, la apertura de una ponencia constitucional.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual