Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
POLÍTICA

​Aznar alecciona de nuevo a Rajoy por el "grave error" de incumplir el déficit

​El expresidente reclama "disciplina" y recortes, mientras el Gobierno defiende no acometer ajustes adicionales para atender a Bruselas

​Aznar alecciona de nuevo a Rajoy por el

José María Aznar durante una conferencia en el Foro Anual de Economistas.

EFE
21/05/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Hace tiempo que José María Aznar no cuenta con el predicamento de antaño en un PP que solía rendirse a su paso. Sus esporádicas apariciones públicas para aleccionar a Mariano Rajoy en momentos turbulentos casi llegaron a agotar al partido durante la anterior legislatura, cuando los populares gozaban de una incuestionable mayoría absoluta. El continuado retroceso en las urnas, sin embargo, ha llevado a muchos a identificarse con los mensajes del expresidente, que hoy volvió a la carga para alertar a su sucesor del "grave error", tanto económico como político, de relajar el cumplimiento del objetivo de déficit.

Resurgió en el Foro Anual de Economistas, 48 horas después de que Bruselas advirtiera al Gobierno sobre el ajuste de 8.000 millones de euros a realizar en dos años tras el desarreglo presupuestario registrado el año pasado, y censuró el "parón reformista" del Ejecutivo. "Todos los empleos soportados por el déficit y no por reformas se irán con el ciclo económico", alertó en un intento de resultar absolutamente "claro". Lo fue.

El presidente Rajoy había defendido un día antes, en una conversación informal con periodistas, que no sería necesario aplicar nuevos recortes para atender la petición de la Comisión Europea si la recaudación aumentaba por la buena marcha de la economía. A un mes de las elecciones, lo contrario echaría al traste el relato de éxitos económicos del Ejecutivo. Pero Aznar no concede treguas. "España debe acelerar el proceso de consolidación fiscal y debe hacerlo a través de la reducción del gasto público, sin confiar simplemente en el crecimiento de los ingresos públicos cíclicos". Además, subrayó que cuando la deuda de un país supera el 100% de su PIB "se adentra en una espiral de problemas de todo orden de la que es extremadamente difícil salir".

El malestar cundió en el Gobierno. La vicepresidenta en funciones ni tan siquiera nombró a Aznar en la comparecencia tras el Consejo de Ministros, pero aun así, replicó que, de lograr mantenerse el PP la Moncloa, el Ejecutivo alcanzará el objetivo de déficit del 3,7% en 2016 sin ajustes adicionales. "Para nosotros, el cumplimiento de consolidación fiscal es también crecimiento y empleo", espetó. En cuanto a la deuda, defendió que el Gobierno sólo ha dado "transparencia" a lo que ya existía.

"AÑORANZA MELANCÓLICA"

En el Ejecutivo hace años que se toman los avisos de Aznar como discursos plagados de "añoranza melancólica". Esa fue la expresión que empleó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en mayo de 2013, poco después de que el exjefe del Ejecutivo concediera una entrevista televisiva en la que, recordando sus años de gestión, pedía un bajada inmediata de los impuestos. Algunas fuentes del PP aseguran que el distanciamiento con quien es el presidente de honor del partido se ensanchó desde entonces hasta el punto de llegar a referirse a él como un referente del pasado.

Esa actitud no ha pasado inadvertida en los círculos de Aznar, donde revelan el enfado de quien tuvo las riendas de la formación durante casi tres lustros. En ese sector se quejan de las filtraciones sobres su información tributaria, que motivaron una denuncia ante la Fiscalía, y del trato dispensado al expresidente en el comité ejecutivo que analizó el 21 de diciembre los datos obtenidos en las urnas. "Le sentaron en una esquina", aseguran los suyos. Fue en ese marco en el que instó a la celebración de un congreso abierto para renovar la dirección del PP. "No hace falta que os diga que yo no tengo la más mínima intención de presentarme a nada", aclaró.

No era la primera vez que cuestionaba el liderazgo de Rajoy tras los famosos "cinco avisos" que le habían dado las urnas y los menguantes resultados electorales del partido. "¿Dónde está el PP?", llegó a preguntar en la convención de enero de 2015. En el entorno de la vicepresidenta no gustó ni el tono ni el contenido. Sáenz de Santamaría no es, desde luego, del agrado de Aznar, que, según sus fieles, estará dispuesto a dar la batalla si la número dos del Gobierno se revela como sucesora del presidente.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra