Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TRIBUNALES

Cotino estuvo en ocho reuniones de la fundación para la visita del Papa sin formar parte de ella

El juez de Gürtel investiga el papel del expresidente de las Cortes valencianas en la adjudicación de contratos para el encuentro mundial de las familias de 2006

Anticorrupción pide 11 años de cárcel para Cotino por los amaños durante la visita del Papa

J. J. Guillén (Efe)
Actualizada 17/05/2016 a las 08:32
  • COLPISA . MADRID
El expresidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino, tuvo un importante protagonismo en la adjudicación de contratos para la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006. El entonces consejero de Agricultura del gobierno de Francisco Camps no solo fue un "elemento nuclear" para que una empresa pantalla del grupo Correa se llevara el suministro audiovisual del V Encuentro Mundial de las Familias, según el juez José de la Mata, instructor del 'caso Gürtel'. También participó "activamente" en el reparto de contratos para otros servicios del macroevento religioso, cuyas previsiones de asistencia (dos millones de peregrinos) se quedaron, finalmente, por debajo, pero el gasto final se elevó a 22 millones de euros. Para promover, organizar y apoyar estos grandes fastos se creó una fundación en 2005 en la que estaban representados la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia, la Diputación Provincial y el Arzobispado de la ciudad. La presidencia efectiva del patronato fundacional la ejercía el actual obispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, los presidentes de honor eran Francisco Camps y el cardenal Agustín García-Gasco, ya fallecido, y estaban un representante del consistorio, el vicepresidente de la Generalitat, Víctor Campos, y un vocal de la Diputación valenciana, presidida entonces por Alfonso Rus.

Asimismo, las dos personas que tenían amplios poderes para la contratación de servicios eran los comisionados Enrique Pérez Boada, exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas, y Antonio Corbi Copovi, sacerdote y secretario personal de García-Gasco. Según las pesquisas judiciales, desde la constitución de la fundación en enero de 2005 hasta finales de febrero de 2006 no consta que el patronato tuviera alguna reunión. Durante ese periodo previo a la visita papal, las decisiones y acuerdos acerca de la organización y contratación de servicios y suministros, que controlaba la fundación, "se tomaron en un grupo de naturaleza irregular autodenominado 'grupo de trabajo'". Constan 16 reuniones previas a la primera reunión del patronato en febrero de 2006. Este 'grupo de trabajo' se organizó en varias áreas de actuación, promoción pastoral, infraestructuras, comunicación, congreso, finanzas y alojamientos, que se reunían de forma periódica. Pese a no tener ninguna responsabilidad en el patronato ni formar parte de sus competencias como consejero, Juan Cotino asistió a ocho reuniones preliminares entre 2005 y 2006. Allí no solo se negoció el ya judicializado contrato con el ente público RTVV (7,5 millones de euros) que acabó en manos de los cabecillas de Gürtel (se quedaron con tres millones en comisiones ilegales). También se acordó la contratación y venta de mochilas, gorras y otros utensilios religiosos o espectáculos musicales como un concierto del grupo Il Divo. El 'pack' del peregrino Los patronos encargaron a la firma Cronosport S. L. casi medio millón de mochilas del peregrino por 3,46 millones de euros, 390.000 mochilas senior y 110.000 junior, que incluían un lote de artículos (gorra, abanico, camisa de manga corta, plano, acreditación, banderita, chapa y plano). La fundación quería que el gasto revirtiera acordando un precio por mochila de 7,60 euros para adultos y 4,50 para niños. Asimismo, la empresa se comprometió a donar 90.000 euros a la fundación. Sin embargo, las previsiones hicieron aguas. Ya sin Cotino presente en el 'grupo de trabajo', que se sepa por las pesquisas judiciales, la entidad presidida por el Arzobispado de Valencia contrató con Acciona cerca de 7.000 urinarios portátiles, cuyo coste se elevó a 2,65 millones. A cambio, la compañía de servicios se comprometió a donar 550.000 euros a la fundación, según el sumario del 'caso Gürtel'. En los gastos también se incluyó la confección de 900 casullas y 500 mitras para las autoridades religiosas por importe de 84.500 euros y la compra de una réplica del Santo Cáliz en plata dorada por 6.055 euros.

Finalmente, para el evento religioso de dos días en Valencia se destinó un presupuesto de 1,3 millones a la liturgia, 1,2 millones a alojamiento de autoridades, un millón a la web y la producción audiovisual, 1,2 millones a medios técnicos, 4,1 millones a infraestructuras (seguridad, asistencia médica, etc.) y 7,7 millones a publicidad y promoción del V Encuentro Mundial de las Familias. La previsión es que la fundación nació para que se autofinanciara, pero cuando se extinguió en 2014 acabó con una deuda de 1,3 millones, pese a que las administraciones públicas inyectaron dinero en varias ocasiones.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra