Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Podemos

Errejón cierra filas para no perjudicar las opciones electorales de Podemos

El número dos del partido morado aparca sus diferencias con su jefe de filas y se declara incluso dispuesto a pactar con IU

Errejón cierra filas para no perjudicar las opciones electorales de Podemos

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, en su escaño poco antes de que comenzara el último pleno de la XI Legislatura.

EFE
Actualizada 30/04/2016 a las 18:51
  • COLPISA. MADRID
Iñigo Errejón se mantiene fiel a Podemos y a Pablo Iglesias contra viento y marea. Lo dejó claro el día de su reaparición tras permanecer 15 días ausente como respuesta a la destitución de Sergio Pascual como secretario de Organización. "Soy leal a un proyecto político que es muy bonito", afirmó.

El número dos de la formación ha perdido importantes batallas a lo largo de las últimas semanas que le han restado poder dentro del partido y le han alejado de su jefe de filas. No obstante, Errejón no iniciará ninguna guerra interna que pueda poner en peligro las expectativas electorales de Poemos de cara a las elecciones del 26 de junio. Ni siquiera si, en contra de su criterio, se cierra una coalición nacional con Izquierda Unida.

La fulminante defenestración el 15 de marzo de su amigo Pascual fue el primer sapo que debió tragarse Errejón. El hecho de que acto seguido Iglesias asumiese en su lugar la dirección de las negociaciones con el PSOE no hizo sino confirmar que la relación entre los dos viejos compañeros de Ciencias Políticas atravesaba sus horas más bajas. Este desenamoramiento no pasó desapercibido en el resto de fuerzas políticas, especialmente en el PSOE. El aprecio de los socialistas por Errejón es directamente proporcional a su animadversión hacia Iglesias. Tanto que Pedro Sánchez no se ha cansado de repetir a lo largo de la última semana que con el primero al frente de Podemos hoy habría nuevo inquilino en la Moncloa.

Pero, más allá de simpatías personales, el PSOE vio la posibilidad de echar sal en la herida y acrecentar las divisiones internas dentro de su gran rival en la izquierda. Lejos de dejarse seducir por sus aduladores, el miércoles Errejón rompió una lanza en favor de su secretario general y la unidad en Podemos. Primero afirmó que nunca ha estado a favor de apoyar un Ejecutivo PSOE-Ciudadanos y después acusó a los socialistas de usarle de manera intencionada para tratar de desestabilizar su partido.

De cara al futuro el dirigente podemista está dispuesto a mantener la tregua que alcanzó con Iglesias dos semanas después de la destitución de Pascual para no perjudicar al partido, aunque para ello deba encajar nuevas afrentas. La mayor cesión a la que ha de hacer frente es la alianza con IU.

MÁS ALLÁ DE LA IZQUIERDA 

Iglesias ha dado un giro de 180 grados respecto a diciembre y ahora aboga sin fisuras por una coalición con la formación de Alberto Garzón. Errejón es contrario a una alianza que, cree, puede hacer perder muchos votos moderados. A pesar de ello, el número dos de Podemos se ha abierto a la confluencia, siempre y cuando se cierre en unos términos adecuados. Con esto se refiere a construir una candidatura que trascienda de la tradicional apuesta de la izquierda. El viernes hizo patente su posición a través de su cuenta de Twitter: "Los momentos de (re)fundación democrática y construcción de nuevo interés general comienzan siempre por 'we the people' (Nosotros, el pueblo). Nunca 'we the left' (nosotros, la izquierda)", advirtió.

El problema para Errejón es que tiene escaso margen de maniobra en las negociaciones que se producirán a lo largo de esta semana. Su distanciamiento con Iglesias ha llevado al secretario general a encomendar la tarea de pactar a Pablo Echenique, mucho más proclive al acuerdo que el secretario político. Por ahora tampoco se ha ratificado si será el jefe de campaña a pesar de haber conducido las anteriores de forma brillante. Iglesias aseguró el miércoles que repetiría en el puesto, pero Errejón se niega aún a confirmar nada, tal vez a la espera de ver en qué queda el acuerdo con IU.

Con unas nuevas elecciones por delante el joven politico ha optado por cerrar filas. Lo hace por la lealtad a su jefe de filas y por no provocar una guerra civil en un momento en el que el proyecto que ayudó a poner en marcha aspira a convertirse en la primera fuerza de la izquierda. La cuestión es qué ocurrirá después de las elecciones si las diferencias entre pablistas y errejonistas vuelven a aflorar por unos malos resultados.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra