Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ISRAEL

Simón Peres, el halcón que buscó marcar el camino hacia la paz

El expresidente israelí ganó el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por sellar un acuerdo con los palestinos

Muere Simon Peres, expresidente de Israel

El último superviviente de los fundadores del Estado de Israel fallece a los 93 años.

ATLAS
Actualizada 28/09/2016 a las 10:28
  • EFE
Simón Peres, un peso pesado de la política israelí durante seis décadas que fue primer ministro y presidente y ganó el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por sellar un acuerdo con los palestinos -que no dio resultados-, murió hoy a los 93 años, dejando a Israel sin el último de sus padres fundadores.

Peres se desempeñó en casi toda dependencia política de importancia en el país desde su fundación en 1948. Con su muerte, Israel pierde uno de los exponentes de la élite juvenil cuya historia personal transcurrió de forma paralela a la creación del país.

El político israelí dejó su huella en el sector de defensa, las guerras y los esfuerzos de paz de Israel, y también en política exterior con sus posicionamientos ante la comunidad internacional.

Sus primeros años estuvieron centrados en el Ministerio de Defensa, donde trabajó como empleado civil, fortaleciendo sus arsenales a través de compras en el extranjero. Su trabajo se vio facilitado por la construcción de sólidos lazos con Francia y Estados Unidos. Era visto como el arquitecto del programa nuclear de Israel en los años 50.

Si bien sus inicios estuvieron marcados por la defensa, su foco fue la paz, especialmente como negociador de los acuerdos de paz de Oslo en los 90, que le granjearon reconocimiento internacional en Occidente, incluyendo el título honorario de caballero por parte de la reina Isabel II.

Sin embargo, sus críticos en la derecha israelí lo acusaron de ser ingenuo y fustigaron sus esfuerzos de paz como peligrosos para la seguridad del país, lacerando su reputación en casa.

Por otra parte, sus oponentes en la izquierda mundial, así como muchos palestinos, lo veían como un halcón cuya retórica pacifista carecía de sustancia y apuntaban que había permitido que los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada se expandieran durante su periodo de Gobierno, dañando los acuerdos de Oslo.

Nacido como Simón Persky en agosto de 1923 en Polonia, migró a Palestina durante el mandato británico en 1934 junto a su familia y en 1947 comenzó a trabajar en Hagana, la fuerza que precedió al Ejército israelí.

Su carrera política comenzó en 1959, cuando fue elegido al Knesset (Parlamento) por el Partido Laborista dominante, en ese entonces conocido como Mapai. Lideró el partido hasta su primer derrota electoral en 1977, lo que dio inicio a una serie de fracasos electorales. Una vieja broma política en Israel señala que "Peres puede competir contra él solo y perder igual".

Fue primer ministro por un breve periodo en los años 80, pero perdió el puesto como presidente del Partido Laborista en manos de su rival interno Yitzhak Rabin en 1992.

Los dos parecieron poner fin a décadas de competencia para avanzar en el proceso de paz de Oslo, firmando en 1993 el acuerdo que Peres había ayudado a negociar con el líder palestino Yasir Arafat, y que iba a servir como marco para un tratado de paz duradero.

Sin embargo, el primer ministro Rabin fue asesinado por un extremista de ultraderecha judío en 1995 debido al acuerdo. Peres asumió como primer ministro, pero perdió las elecciones al año siguiente en manos de Benjamin Netanyahu, del partido de centroderecha Likud, un hombre de línea dura que había estado en contra de los acuerdos de paz.

"Dicen que soy un perdedor. ¿Soy un perdedor?", preguntó Peres durante una conferencia de su Partido Laborista tras su derrota de 1996. Se sorprendió cuando algunos de los presentes le respondieron: "Sí!".
Durante su breve periodo como primer ministro tras la muerte de Rabin, se produjo la masacre de Kfar Qana, en Líbano, en la que más de 100 civiles murieron en una instalación de Naciones Unidas, lo que complicó su legado como un hombre de paz.

Perdió las elecciones presidenciales en 2000 en manos de Moshe Katzav, que más tarde fue condenado por violación. Años más tarde, en 2007, el Knesset eligió a Peres para la presidencia. "Permítanme seguir siendo un soñador", "el optimista eterno", dijo Peres al asumir la presidencia.

Además de su trabajo por la paz, y a pesar de su avanzada edad, Peres era un firme defensor de la tecnología y fue el primer premier israelí en contar con una página web.

El proceso de paz de Oslo sucumbió eventualmente ante la violencia renovada y el brote de una segunda Intifada ("levantamiento palestino"). Hoy día, no es posible vislumbrar si habrá paz entre israelíes y palestinos.

En el Foro Económico Mundial de Davos en 2009, poco después de la devastadora Guerra en la Franja de Gaza, Peres enfrentó a un enojado Recep Tayyip Erdogan, entonces primer ministro turco, quien criticó duramente la respuesta militar israelí como "muy equivocada". El enfrentamiento público ante una audiencia mundial dejó en claro cómo habíoa crecido el aislamiento internacional de Israel bajo un Gobierno de centroderecha.

Mientras, Israel sigue enfrentando hoy día muchos de los problemas por cuya solución trabajó toda su vida.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual