Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
IGUALDAD

Las opciones de que una mujer dirija la ONU, cada vez más reducidas

El ex primer ministro portugués António Guterres se ha consolidado como el gran favorito para suceder a Ban

La búlgara Irina Bokova, una de las mujeres que aspiran al puesto.

La búlgara Irina Bokova, una de las mujeres que aspiran al puesto.

La búlgara Irina Bokova, una de las mujeres que aspiran al puesto.

ARCHIVO
Actualizada 04/09/2016 a las 08:56
  • EFE. NACIONES UNIDAS
Decenas de países, multitud de organizaciones y hasta el propio Ban Ki-moon demandan que el próximo jefe de la ONU sea por primera vez una mujer, pero las opciones parecen cada vez más remotas justo cuando el proceso entra en su fase decisiva.

Tras tres votaciones en el Consejo de Seguridad, el ex primer ministro portugués António Guterres se ha consolidado como el gran favorito para suceder a Ban.

Guterres ha sido el candidato con más respaldos en todos y cada uno de esos sondeos, que sirven para cribar nombres y tratar de avanzar hacia un consenso.

Mientras tanto, las mujeres que aspiran al puesto no han logrado buenos resultados, a pesar de los repetidos llamamientos en su favor.

De las diez personalidades que se mantienen en la carrera -cinco de cada sexo-, las tres con peores registros en la votación más reciente fueron mujeres.

Dos de ellas -la costarricense Christiana Figueres y la moldava Natalia Gherman- están prácticamente descartadas salvo un gran vuelco, pues sólo obtuvieron 2 votos a favor, mientras que la neozelandesa Helen Clark logró 6 positivos, 8 en contra y una abstención a pesar de que partía como una de las favoritas.

La situación es algo mejor para la ministra de Exteriores argentina, Susana Malcorra, que tuvo 7 votos favorables, 7 en contra y una abstención, y para la búlgara Irina Bokova, que tuvo 7, 5 y 3, respectivamente.

Sus cifras, en todo caso, están muy lejos de las de Guterres, que tuvo el apoyo de 11 países y sólo 3 en contra y una abstención.

Inmediatamente detrás del portugués han ido moviéndose distintos candidatos, pero siempre hombres.

Entre las mujeres, sólo Bokova y únicamente en la primera ronda, ha logrado alguna vez los 9 votos que se consideran el mínimo necesario.

"Los sondeos han mostrado que el Consejo está discriminando abiertamente a las mujeres", asegura a Efe Shazia Z. Rafi, responsable de una campaña que busca la elección de una mujer al frente de la ONU.

Rafi apunta que no hay "ninguna excusa" que pueda justificar que en estos sondeos las mujeres copen el fondo de la lista, cuando objetivamente están igual o más preparadas que ellos.

A su juicio, la situación es reflejo de la aún escasa representación de la mujer en las instituciones en la mayor parte del mundo.

Es algo que se aprecia claramente en el propio Consejo de Seguridad, donde actualmente sólo se sienta una mujer, la estadounidense Samantha Power.

De los quince miembros, además, el Reino Unido es el único que tiene a una al frente del Gobierno.

Mientras tanto, los partidarios de elegir a una mujer defienden que la ocasión es ideal para que la ONU tenga a su primera secretaria general, pues hay candidatas que cumplen perfectamente con el perfil requerido.

Entre las cinco que continúan en liza hay exjefas de Gobierno, ministras de Exteriores y responsables de organismos internacionales, varias con gran experiencia dentro de la propia organización, y que además representan a distintas regiones del mundo.

"Nunca antes ha habido tantas mujeres fantásticamente preparadas aspirando a este puesto. Tenemos la oportunidad de elegir a una líder que abra la puerta a un nuevo capítulo en la lucha por los derechos de las mujeres, desde lo más alto", opina la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

Las esperanzas de quienes quieren que una mujer ocupe la Secretaría General pasan ahora, en gran medida, por que alguno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad vete la candidatura de Guterres.

"Creo que la única oportunidad en este punto sería un veto", admite Rafi, que defiende la necesidad de aumentar la "presión" sobre los gobiernos para que apuesten por una mujer.

La activista recuerda que los Estados tienen "obligaciones" en lo referente a la lucha contra la discriminación de género y que deben respetarlas, también en este caso.

Colombia lidera un grupo de más de cincuenta países que reclaman la elección de una mujer y su embajadora ante la ONU, María Emma Mejía, advierte de que "sería lamentable" que se dejase pasar la actual ocasión.

"Significaría que tenemos que esperar cinco o incluso diez años. ¡Imagínese que en el año 2027 estemos en esto nuevamente!", señala a Efe.

Mejía considera que, pese a la ventaja que ha tomado Guterres, aún hay opciones, dado que todavía se están desarrollando muchos juegos estratégicos y geopolíticos en la elección.

El Consejo de Seguridad tiene previsto llevar a cabo dos nuevos sondeos secretos este mes, mientras que a primeros de octubre habrá otro en el que por primera vez se marcarán con un color diferente las papeletas de los miembros con derecho a veto, lo que en gran medida debería despejar el panorama.

"Todavía hay tiempo de corregir una injusticia histórica", insiste la embajadora colombiana.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual