Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Nuevo atentado en Francia

Un tunecino sin pasado yihadista conducía el 'camión de la muerte'

El transportista asesino causa 84 muertos, incluidos diez niños y adolescentes, y 202 heridos en un ataque no reivindicado

Un tunecino sin pasado yihadista conducía el 'camión de la muerte'

Un tunecino sin pasado yihadista conducía el 'camión de la muerte'

Varias personas rinden un homenaje a las víctimas de Niza en el lugar del accidente.

EFE
Duelo en Niza por las víctimas del atentado 19 Fotos

Duelo en Niza por las víctimas del atentado

Centenares de personas se acercaron al paseo marítimo de Niza a deporsitar flores en recuerdo de los fallecidos atropellados por un camión.

AGENCIAS
Atentado con un camión en Niza 63 Fotos

Atentado con un camión en Niza

Decenas de personas fallecieron este 14 de julio durante los actos del Día Nacional de Francia en Niza cuando un camión se lanzó a por una multitud.

AGENCIAS
16/07/2016 a las 06:00
  • COLPISA. PARÍS (FRANCIA)
Un tunecino de 31 años, fichado por delitos comunes y sin antecedentes yihadistas, es el conductor del camión que la noche del 14 de julio mató en Niza a 84 personas, incluidos diez niños y adolescentes, de una docena de nacionalidades y causó 202 heridos, de ellos 25 ingresados en reanimación, según el parte hospitalario provisional comunicado a media tarde de ayer. Las autoridades francesas consideran los hechos un atentado terrorista ya que, a falta de una reivindicación por parte de organizaciones yihadistas, su modo de operar, desacostumbrado en Europa, se ajusta a los llamamientos a causar el mayor número de víctimas entre la población civil a los simpatizantes de la guerra santa con los medios a su alcance. El transportista asesino, con permiso de residencia en Francia y domiciliado en la capital de la Costa Azul, fue abatido a tiros por los policías de una patrulla contra los que abrió fuego con una pistola automática encontrada junto a su cadáver acribillado a balazos en la cabina del semirremolque alquilado esta misma semana con sus verdaderos documentos de identidad.

El 'camión de la muerte' forzó a las once menos cuarto de la noche del jueves las barreras que cortaban a la circulación uno de los accesos a la zona peatonal del paseo de los Ingleses, la avenida marítima que circunda las playas de Niza (sudeste de Francia) donde unas 30.000 personas asistían a una exhibición de fuegos artificiales con motivo del 14 de Julio, día de la fiesta nacional francesa. Según fuentes policiales, el dispositivo de seguridad era suficiente y los espectadores fueron sometidos a cacheos y registros de sus pertenencias. "La gente tiene que comprender que no se puede impedir que un camión eche abajo las barreras de seguridad y embista a la multitud. A menos que se instalen muros de hormigón en el paseo. Ningún dispositivo de seguridad puede impedir ese tipo de ataque", valoró Luc Poignant, delegado del sindicato policial de Fuerza Obrera.

El vehículo pesado, un tráiler frigorífico de 19 toneladas, recorrió un par de kilómetros entre los portales 11 y 147 del paseo marítimo zizagueando y subiéndose a la acera para causar el mayor número posible de víctimas e incluso se desvió hacia un tiovivo en el que se divertían numerosos niños acompañados por sus familiares. Un motociclista trató de abrir la cabina pero finalmente fue arrollado, según el testimonio del periodista alemán Richard Gutjahr, que presenció la escena desde el balcón de un hotel.

El conductor, que viajaba solo al volante, disparó varias veces con una pistola contra tres policías que le salieron al paso a la altura del hotel Negresco antes de ser abatido a tiros de sus armas reglamentarias 300 metros más lejos, cerca del Palacio del Mediterráneo, un lujoso complejo hotelero. Con las ruedas pinchadas, el parabrisas y la puerta del lado del copiloto presentaban gran cantidad de impactos de bala.

El chófer fue identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, nacido el 3 de enero de 1985 en la localidad tunecina de Sousse y con permiso para residir en Francia durante veinte años en vigor desde el 15 de enero de 2009 y con autorización para trabajar. Desde hacía un par de años vivía solo en un piso de un barrio popular del este de Niza situado en la carretera de Turín que fue registrado por la Policía, que se incautó de material informático y telefónico así como diversos documentos.

Alquilado con su identidad Sus vecinos lo retrataron como un individuo solitario y silencioso que trabaja como repartidor con una camioneta que estacionaba cerca de su domicilio. No era en apariencia una persona religiosa, le gustaba bailar salsa y tenía carácter huraño. Conocido de la Policía por actos de violencia doméstica, amenazas, robo y destrozos entre 2010 y 2016, se encontraba separado de su mujer, detenida ayer por la Policía, con la que había tenido tres hijos.

El pasado 24 de marzo había sido condenado por única vez a seis meses de prisión con dispensa de cumplimiento por un altercado de tráfico a finales de enero tras quedarse dormido al volante. Hasta el día de la sentencia había respetado las medidas cautelares impuestas consistentes en fichar una vez a la semana en la comisaría de Niza y depositar una fianza de mil euros. El pasado lunes alquiló el 'camión de la muerte' con su verdadera identidad en una agencia de Saint Laurent du Var, localidad de las afueras de Niza, a la que tenía que devolverlo el miércoles. En el interior del tráiler se encontró una bicicleta con la que a las 21:34 horas del jueves llegó solo al lugar donde estaba aparcado como refleja una cámara de vigilancia existente en el sector.

En la cabina del vehículo pesado se descubrieron su permiso de conducir auténtico, una tarjeta de crédito a su nombre y un teléfono móvil. También se encontraron un arma corta del calibre 7,65 milímetros, un cargador, cartuchos y casquillos, otra pistola de plástico y dos réplicas ficticias de fusiles de asalto así como una granada de mano desmilitarizada.

El fiscal-jefe de París, François Molins, responsable de la investigación abierta por asesinatos y crímenes terroristas, afirmó que Mohamed Lahouaiej Bouhlel era totalmente desconocido de los servicios de información y no estaba fichado por radicalización islamista. "Si el atentado no ha sido reivindicado hasta ahora, este tipo de acción se ajusta con mucha exactitud a los llamamientos al crimen de las organizaciones extremistas islamistas", subrayó tras indicar que los investigadores tratan de averiguar si contó con cómplices.

Círculos policiales antiterroristas se mostraron prudentes sobre las motivaciones reales del camionero asesino. En estos medios se recuerda el precedente de 2014 en Dijon (región de Borgoña) cuando un automovilista atropelló a trece personas al grito de 'Alá Akbar' (Dios es grande). La Fiscalía consideró que no se trataba de un ataque yihadista tras comprobar que el autor presentaba en su historial médico 157 estancias en hospital psiquiátrico.

Las víctimas A media tarde, 52 heridos muy graves se debatían entre la vida y la muerte, 25 de ellos ingresados en unidades de reanimación. La mayoría de los fallecidos son franceses que asistían en familia o con amigos a la exhibición de fuegos artificiales como un comisario destinado en el aeropuerto local, un estanquero de París que pereció protegiendo a su esposa embarazada de siete meses, el presidente y entrenador del club de atletismo de Marcigny o tres generaciones de una familia de Lorena de vacaciones: el hijo, profesor de instituto de 28 años, su madre de 55 años y sus abuelos de 82 y 78.

Entre las víctimas mortales, hay ciudadanos de Estados Unidos, Canadá, Rusia, Alemania, Armenia, Ucrania, Suiza, Argelia, Marruecos, Túnez y otros países. Entre otros, se dan los casos de un padre y su hijo texanos enrolados en un club de béisbol que se encontraban de vacaciones en Niza tras haber pasado por Barcelona y los sanfermines de Pamplona; dos alumnos y una profesora de un instituto berlinés que participaban en un viaje de fin de curso; una marroquí de 60 años, domiciliada en Niza y madre de siete hijos; una inspectora de aduanas suiza y un niño de esa nacionalidad. No hay constancia de víctimas españolas.

En los hospitales se trataron de manera prioritaria los traumatismos craneales, las lesiones pulmonares, viscerales o vasculares y las fracturas abiertas de extremidades. El personal sanitario atendió en segundo lugar a los heridos por aplastamiento o impacto directo y las lesiones de miembros, cadera y cabeza. "Los médicos de urgencias estaban conmocionados por la carnicería. Cuando se ve llegar tantos pacientes con heridas graves se piensa en una escena de guerra", comentó un portavoz hospitalario. Entre los heridos hay un británico, dos rumanos, un portugués y dos niños holandeses.

Comentarios

Noticias relacionadas
  • Galería de imágenes:
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual