Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Medio Ambiente

La ONU intenta revivir el espíritu de la cumbre del clima de París

Más de 170 países firman en Nueva York el acuerdo contra el calentamiento global pese a que tenían hasta el 2020 para hacerlo

La ONU intenta revivir el espíritu de la cumbre del clima de París

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, firma el Acuerdo de París junto a su nieta durante la ceremonia de firma en la sede de la Naciones Unidas de Nueva York (EEUU).

EFE
Actualizada 22/04/2016 a las 21:45
Etiquetas
  • COLPISA. NUEVA YORK
Un rosario de símbolos cuidadosamente pensados para devolver el 'momentum' y la esperanza alumbraron este viernes la ceremonia de alto nivel que organizó la ONU para firmar los acuerdos contra el cambio climático. No se trataba sólo de estampar la firma sobre el papel, sino de resucitar el espíritu de acción que desembocó en París, porque dada la clara insuficiencia de las metas alcanzadas el pasado 12 de diciembre, París no puede ser el final del trayecto, sino apenas el principio.

En el Día de la Tierra, se instó a 170 países a proporcionar a la ONU un récord que se pudiera calificar de histórico para desatar el entusiasmo. "Nunca antes en la historia de la humanidad se había logrado que tantos países firmasen un acuerdo en un solo día, estoy emocionado", señaló conmovido por su propio logro el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Por parte española asistió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. "Lo hemos logrado. Pongámonos en marcha", afirmó.

Pero si de simbolismos se trataba, a esas horas el garaje de la organización estaba lleno de limusinas adictas al combustible fósil que los firmantes abogan por hacer desaparecer y Leonardo DiCaprio quiere "dejar donde pertenece, en el suelo". Ni una bicicleta podrá volver a aparcar en esas instalaciones en las que el mundo confía para salvar al planeta. Con la excusa de las obras que se avecinan, la ONU ha trasladado a seis manzanas de distancia los aparcamientos de las pocas bicicletas que llegaban al rascacielos de Manhattan, donde nunca ha habido cultura ecológica, dejando en evidencia su compromiso real con el planeta "por tiempo indefinido". "El mundo nos observa", recordaba DiCaprio en el hemiciclo de la Asamblea General. "Este cuerpo puede hacer lo que necesitamos. Podemos aprovechar noblemente o perder vilmente la última oportunidad de la Tierra", advirtió el actor. Tras sus viajes durante dos años por el mundo como embajador de buena voluntad de la ONU para documentar sobre "cómo esta crisis está cambiando el equilibrio natural de nuestro planeta", DiCaprio dice estar "absolutamente horrorizado" por la desolación contemplada. "He visto ciudades como Pekín ahogadas por la contaminación industrial, bosques ancestrales de Canadá completamente talados y selvas forestales de Indonesia que han sido incineradas".

Era sólo el principio de la letanía de afrentas que sufre Pachamama, la Madre Tierra de la que habló Evo Morales con un lenguaje ajeno para los presentes. "Las civilizaciones ancestrales e indígenas del mundo nos han enseñado que la Tierra no es un objeto que se vende", recordó. "No es una mercancía que se comercializa en el mercado de carbono. Mis abuelos, mis padres y mi comunidad me enseñaron que la Tierra es nuestra madre, es nuestro hogar, que se debe respetar y proteger".

PALMADITAS EN LA ESPALDA

François Hollande y Ban Ki-moon se daban golpes de pecho y palmaditas en la espalda por los logros de París, pero Morales les recordaba que si el mundo no cumple los acuerdos que estaban firmando, en los próximos veinte o treinta años la temperatura subirá entre cinco y seis grados centígrados, "por lo que seremos testigos de la destrucción del planeta y de la vida", observó. "Inundaciones, sequías, tifones, huracanes... La Tierra sobrevivirá, porque ella puede existir mejor sin el ser humano, pero el ser humano no puede vivir sin ella".

Se trata de qué planeta dejar a las generaciones futuras. Por eso, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry sentó a su nieta en sus rodillas mientras firmaba el acuerdo, que puede quedarse en papel mojado o iniciar el cambio. Más allá de colgarse medallas, los presentes saben que conformarse con limitar a un grado y medio el calentamiento del planeta es claramente insuficiente. "Ya no se trata de quedar bien y hacer lo correcto, sino de sobrevivir", observó el filipino Emmanuel M. de Guzman, que siente la urgencia del mar sobre sus islas.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra