Un oso panda "chillón" que grita con fuerza desde el primer momento

Oso panda en el Zoo de Madrid