.
.

Portada Impresa
------------------

Navarra
------------------

Pamplona
------------------

Tudela
------------------

Estella
------------------

Nacional
------------------

Internacional
------------------

Deportes
------------------

Economía
------------------

Diario2
------------------

Televisión
------------------

Opinión
------------------

deportebase
------------------

Cartas
------------------

Esquelas
------------------

Humor
------------------

El tiempo
------------------

Suplementos
------------------







    1
[Jugar] 

Acerca de...

Club del Suscriptor
------------------

Publicidad
------------------

Quiénes somos
------------------

Contactanos


 Noticias de CARTAS AL DIRECTOR

A cara o cruz en Cascante

Previsiblemente, este miércoles 28 de mayo, la Junta Electoral de Zona de Tudela echará a suertes si es UPN o el PSN el partido que se lleva su quinto concejal en Cascante.
La noche electoral de esta localidad no pudo ser más tensa. Conforme las mesas iban siendo escrutadas, no se atisbaba una tendencia clara a favor de UPN o PSN, y los minoritarios Batzarre y APC (Agrupación para el Progreso de Cascante, del alcalde Jesús García, anteriormente del PSN) iban consolidando cada uno su concejal.
Como pudo comprobarse después, ello conducía a un reparto de concejales 5-4-1-1, pero nadie salía de su asombro al hacer la suma: UPN y PSN empataban a 895 votos.
"íHay que repetir las elecciones!" -argüía un histórico militante de UPN.
"¿Pero cómo va a hacerse por sorteo? íNo puede ser!" -quejábase otro militante del PSN.
El nerviosismo no es para menos. Quien obtenga el quinto concejal puede decidir a quién quiere ofrecer una alianza y, por tanto, asegurarse la alcaldía si el ofrecimiento se materializa en un pacto.
Hay quien dice que la Junta Electoral podría reconsiderar algún voto nulo que no tuviera que serlo, pero la legislación prevé que en el escrutinio general la Junta no entra a valorar esas cuestiones, salvo errores materiales o aritméticos.
Sin embargo, más allá de lo anecdótico del hecho de que la voluntad de los electores sea tan aritméticamente caprichosa, los partidos cascantinos tendrán que analizar seriamente los resultados.
En primer lugar, será la primera vez (partiendo del año 1987; no dispongo de datos anteriores) que los dos partidos mayoritarios bajen de los 900 votos en unas elecciones municipales y lleguen hasta un exiguo 37% de los votos. Ello, aderezado con los 111 votos blancos y 79 votos nulos, cuando menos da que pensar. Por otro lado, se certifica la identidad de votantes entre la IU de 1999 y el Batzarre de 2003, lo que parece ir consolidando el espectro de izquierda-izquierda.
El anterior alcalde, acusado de personalista y de querer perpetuarse en el cargo por el aspirante del PSN, ha conseguido sentarse de nuevo en el salón de plenos, aunque es altamente improbable que lo haga en la silla presidencial. Acusado también de dividir a la izquierda (y por tanto, considerado izquierda por su anterior partido), ahora sentirá la satisfacción de ver refutada esa acusación: la izquierda, definida así por el candidato del PSN, tendrá 6 o 7 concejales, dependiendo del resultado del sorteo, con lo que podría ganar representación proporcional en el salón de plenos. (...)Óscar Alonso Toledo, ex parlamentario Foral del PSN-PSOE

Los españoles somos modernísimos
Desde que las insignias se llaman pins, los maricones gays, las comidas frias lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo mas moderno. Antaño los niños leían tebeos en vez de cómics, los estudiantes pegaban pósters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros, tan ordinarios ellos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware.
Yo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, tonta de mí, creía que hacía gimnasia. Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor. Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que panceta, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que hándicap...
Desde ese punto de vista, los españoles somos modernísimos. Ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, ni tenemos sentimientos, sino feelings. Sacamos tíckets, compramos compacts, comemos sandwiches, vamos al pub, practicamos el rappel y el raffting, en lugar de acampar hacemos cámping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con kleenex.
Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino pantis y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara mucho mas fresca que el tónico.
El español moderno ya no corre, porque correr es de cobardes, pero hace footing; no estudia, pero hace másters y nunca consigue aparcar pero siempre encuentra un parking. El mercado ahora es el márketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ránking: y el representante, el mánager. Los importantes son vips, los auriculares walkman, los puestos de venta stands, los ejecutivos yuppies, las niñeras baby-sitters, y hasta nannies, cuando el hablante moderno es, además, un pijo irredento.
En la oficina, el jefe esta siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la secretaria envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz, y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yogourt light y el body-fitness. El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se jartan a bitter y a roast-beef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne. Ya no ponen anuncios, sino spots que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping. Estas cosas enriquecen mucho.
Para ser ricos del todo, y quitarnos el complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, sólo nos queda decir con acento americano la única palabra que el español ha exportado al mundo: la palabra siesta. íViva España, cohone!Éste es el texto que una señora de Madrid, Ana María, envió a Radio Nacional de España para que lo leyera en uno de sus programas


Aclaración: urgencias en Eslava
El pasado 9 de mayo de 2003 fue publicada en este mismo medio una carta al director firmada por M.ª Esther Ayape Galar, en la que se criticaba la actuación de los sanitarios que el día 26 de abril de 2003 estaban de guardia en el centro de salud de Sangüesa. En ella, esta actuación era descrita de forma que resultaba, como poco, negligente.
Pues bien, los abajo firmantes, médicos y ATS de guardia, queremos dejar bien claro lo siguiente:
-004Que el día 26 de abril de 2003, un grupo de amigos de Francisco Beorlegui lo trajeron al Servicio de Urgencias del Centro de Salud de Sangüesa, con una herida de aproximadamente 1 cm en cuero cabelludo, y que, según manifestaron, había sido producida por caída accidental de una silla.
-004Que fue atendido limpiando la herida y suturándola a continuación y, dado que se trataba de un traumatismo cráneoencefálico, se les advirtió que en las horas siguientes debiera ser controlado para, si aparecían síntomas de empeoramiento, volver o llamar al Centro de Salud, o acudir al Hospital de Navarra, como así lo hicieron.
Pues bien, ante la extrañeza que nos produjo la publicación de la carta de M.ª Esther Ayape Galar y la sospecha de que algo había detrás, pusimos en marcha una investigación que, como resultado, aclaraba que el traumatismo que causó la herida no fue producto de una caída accidental de una silla, sino que Francisco Beorlegui subió sobre el coche de una de sus amigas, quien puso en marcha el vehículo y del que más adelante cayó golpeándose contra el asfalto.
Todos sabemos que la gravedad de un traumatismo es proporcional a la intensidad del hecho que lo produce, máxime si como relata su amiga en su escrito ese día había bebido.
Está claro, pues, que mintieron deliberadamente y así consta tanto en el Centro de Salud como en el Servicio de Urgencias del Hospital de Navarra; suponemos que por evitarse problemas con el Seguro del vehículo o por eludir la factura, en su caso del Hospital de Navarra.
Por lo tanto, ante la ausencia de rectificación por parte de los implicados, nos vemos en la obligación de aclarar los hechos y esperamos que tanto el Hospital de Navarra, como el seguro del vehículo, como la autoridad competente actúen en consecuencia.José Antonio Gil Gil,
M.ª A. del Río Palomera,
M.ª Pilar Salvatierra Vicente
y Raquel Lozano Burguete


Votos por correo
He votado por correo en Navarra y he observado que los sobres en los que se introducen los sobres con los votos y el certificado quedaban abiertos debido a la mala calidad de la goma que cierra el sobre. ¿Quién me asegura que el voto no va a ser manipulado?
Al entregarlo en oficina de correos y preguntar al funcionario de correos me dijo que no se podía poner celo para asegurarlo y que muchos sobres se quedaban abiertos...
Por lo que yo he votado sin saber si mi voto no va a ser manipulado...
También observé que hay que poner el remite en el mismo sobre, por lo que la mesa que lo recibe sabe varios días antes que yo he votado y, como se da la circunstancia que voto en un pueblo pequeñito en Navarra en la que las personas se conocen todas, ya pueden suponer lo que yo he votado, y si quieren pueden cambiar los votos...
El voto por correo no puede estar sujeto a estas dos circunstancias que suponen muchas dudas en la validez del sistema.Beroiz Pérez de Rada
Cavanilles



GRUPO LA INFORMACIÓN

Conoce nuestro grupo | Empresas del Grupo | Sala de prensa | Contacta con nosotros | Apúntate a nuestro equipo


© Diario de Navarra
Carretera Zaragoza s/n. 31191 CORDOVILLA (NAVARRA).
Teléfono: 948 23 60 50. Fax: 948 07 60 65.
Aviso Legal | Política de privacidad | Publicación digital controlada por OJDinteractiva