.
.

Portada Impresa
------------------

Navarra
------------------

Nacional
------------------

Internacional
------------------

Deportes
------------------

Economía
------------------

Cultura y Sociedad
------------------

Opinión
------------------

Cartas
------------------

Esquelas
------------------

Humor
------------------

El tiempo
------------------

Suplementos
------------------







    1
[Jugar] 

Acerca de...

Club del Suscriptor
------------------

Publicidad
------------------

Quiénes somos
------------------

Contactanos


 Noticias de CARTAS AL DIRECTOR

Urge la variante de Sesma
ESTA es la pregunta que yo me hacía el pasado sábado cuando me dirigía a Lodosa.
Salgo de Estella y me encuentro de repente en una oscuridad inmensa, en cuyo centro se encuentra la rotonda, que será el primero de los obstáculos en mi recorrido nocturno.
Después de superar el momento de incertidumbre y más tranquilamente, ya que la carretera no me suena del todo desconocida, me dirijo a Allo.
Aquí me encontraría la segunda sorpresa de la noche, la carretera está cortada por arreglo de la travesía que comunica Allo con Sesma.
Me veo obligada a volver sobre mis pasos, o mejor sobre mis ruedas, y meterme en la carretera que pasa por la parte baja de Dicastillo, para circular por una ¿carretera?, por llamarla de algún modo, en la que difícilmente pueden encontrarse dos turismos en el mismo tramo, no digamos nada si uno de ellos es un camión y sin comentarios si ambos vehículos lo son.
Estos desvíos, si son para dos o tres días se pueden soportar, pero si tenemos en cuenta que la obra anterior realizada en la travesía de Allo-Lerín se sufrió durante seis meses, nada más pensarlo se me pone la carne de gallina.
Bueno, seguimos la carretera y llegamos a Sesma, y entonces pienso en cuándo se decidirán a hacer la variante de Sesma y no tener que estar esperando a que un semáforo, que se puso midiendo el tiempo que le cuesta a una mula mecánica llegar del 1§ al 2§, me autorice a cruzar tan bello pueblo.
Llegué a mi destino, pero la verdad me pareció una odisea, para recorrer solamente 32 kilómetros que separan Estella de Lodosa.
Ana Martínez Cabañas

El Servicio Navarro de Salud: ¿un problema de diálogo o de criterio?
NO existe una forma adecuada de cometer un error. Tampoco de perseverar en él". ¿Qué pensar de una empresa en la que al responsable de un departamento, no se le permita opinar sobre la plantilla o participar en la selección de su personal? ¿O que el gerente de esa misma empresa se dirija a sus empleados a través de la prensa?
En el Diario de Navarra correspondiente al 19 de Enero, don Víctor Calleja, gerente del Servicio Navarro de Salud, responde a una noticia publicada el 15-1-02. En ella se informaba sobre una carta dirigida al Consejero de Salud por más de cien facultativos del Hospital de Navarra reclamando el cese de los Sres. Calleja y Gómez -Director de Asistencia Especializada-. El motivo: una descomunal metedura de pata sobre jornada laboral, publicada en el BON, que tuvieron que rectificar de inmediato.
Lejos de reconocer su error, el Sr. Calleja bordea en su escrito la cuestión principal y reparando en apenas tres, de entre casi doscientas líneas, "desenmascara la auténtica naturaleza del problema": la pretensión, por parte de cierto Servicio, de convocar dos vacantes con un perfil específico.
El Sr. Calleja tiene derecho a lanzar cortinas de humo, si considera que con ello puede contribuir a disimular sus múltiples errores, máxime cuando cientos de facultativos cuestionan con su firma su trayectoria y piden su dimisión. Lo que no es de recibo es que para ello retuerza la realidad con argumentos tan peregrinos como poco rigurosos, arremetiendo contra parte de la normativa legalmente establecida en Navarra para la provisión de puestos de trabajo, precisamente con la excusa de estar defendiendo esas mismas normas y, de paso, contra un Servicio determinado.
Como Jefe del Servicio de Cirugía del Hospital de Navarra, tengo pleno derecho e inexcusable obligación de proponer todas aquellas medidas que considere más convenientes para mejorar la calidad de la asistencia a los enfermos. Basándome en esta premisa, en el mes de febrero de 2001, demandé del SNS, a través del cauce reglamentario, la cobertura de dos vacantes mediante el procedimiento excepcional establecido por Ley Foral 11/92. Los argumentos que sustentan dicha propuesta coinciden, punto por punto, con los planteamientos establecidos en el Plan Navarro de Salud y en el Plan Oncológico de Navarra, además de estar universalmente aceptados y avalados por la comunidad científica, incluidos los comités técnicos a los que hace referencia el gerente en su escrito.
La ley y las más elementales normas de cortesía, establecen el derecho a que se respete mi capacidad de iniciativa y a que, compartiéndolos o no, se atienda y responda razonadamente y en plazo, a dichos planteamientos por cualquier medio ordinario. Sin embargo he tenido que conocer la respuesta por la prensa, íonce meses después!.
En el núcleo del artículo del Sr. Calleja, subyacen tres cuestiones cuya importancia habrán de valorar instancias superiores:
1: Si el Gerente considera que con esta iniciativa, estrictamente sujeta a la legalidad y previamente consensuada con la Dirección del Hospital, pretendemos que se incumpla la ley, se vulneren las normas, o se tome alguna decisión injusta, ¿por qué no se dirige al juzgado en lugar de al periódico?
2: ¿Cómo puede argumentar, de forma tan extensa como espesa, sobre la inconveniencia del procedimiento excepcional para, a renglón seguido, autorizar dicho procedimiento en una vacante de otro servicio del mismo hospital?
3: El Sr. Calleja se lamenta: " nadie se ha dirigido a mí para tratar este asunto y tengo que responder por la prensa ". ¿Qué ha ocurrido con los documentos relacionados con el tema que, fechados y con registro de entrada, han sido enviados al SNS en los meses de Noviembre y Diciembre de 1.998, Febrero, Abril, Octubre, Noviembre y Diciembre de 2001 y Enero de 2002? ¿No le informan sus colaboradores o es que se han perdido?
A pesar de que dice no conocer del asunto, el Sr. Calleja no duda en mostrar su total desacuerdo con mis argumentos, motivo por el cual sugiere que quizás lo correcto sería cambiar a quien gobierna el Servicio. Confío en que este aparente intento de intimidación, no sea expresión de la voluntad de que sea el propio Gerente quien decida "qué personas son valiosas para la organización". De confirmarse esta teoría, urge explicar a los pacientes sobre las consecuencias que tendría semejante cambio de responsabilidad. En cualquier caso, mi impresión es que las directrices sobre gestión sanitaria actual, van exactamente en la dirección contraria.
En el esfuerzo, dedicación y capacidad de la mayoría de los médicos, en este caso de todos los miembros del equipo de Cirugía, radica el origen de unos buenos resultados en términos de cantidad, calidad, producción científica y satisfacción de los enfermos. Así lo perciben los ciudadanos navarros y, mal que le pese, nadie puede impunemente poner ese capital en entredicho, sólo por que no tiene un discurso mejor.
¿También somos nosotros los culpables de que, de los dieciséis cirujanos que trabajan en el Hospital de Navarra, nueve sean interinos, algunos desde hace mas de ocho años, y se hayan convertido en parte esencial de la organización? Esta situación afecta a toda la Sanidad y, más pronto que tarde, habrá que plantear la solución a un problema que, desde luego los perjudicados, no han contribuido a crear.
Desgraciadamente la experiencia se adquiere a veces cuando ya no se necesita. Hace 12 años, en las páginas de este mismo periódico, me permití recomendar a los entonces responsables del SRS, que abandonaran el castillo en el que se habían encerrado y cultivaran el diálogo, si no querían perder el contacto con los profesionales. El Sr. Gerente se queja de una anónima acusación de falta de diálogo. Perdone que refuerce esa impresión: en los últimos cinco años he intentado tener una conversación con usted o con el Director de Asistencia Especializada en más de 16 ocasiones, algunas de ellas a instancias del propio Departamento y del Consejero de Salud -sin ninguna duda mucho más accesibles que usted-. Sigo esperando.Dr. José Miguel Lera Tricas, Jefe de Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital de Navarra

Un mundo en paz en Berriozar
EN referencia al artículo "La paz en la puerta del colegio" publicado en su periódico el pasado lunes, 21 de enero, a raíz de una entrevista que me realizaron con motivo del proyecto "Mundo en Paz" que en nuestro centro estamos trabajando, quisiera puntualizar varios aspectos en los que creo no se recoge ni el espíritu ni la letra de lo que en esta entrevista manifesté:
1. Lo central del proyecto "Mundo en paz" es la dimensión educativa que apenas aparece reflejada en el artículo. Estamos trabajando en educar para la convivencia y la paz con numerosas actividades: vídeo-forums, análisis de conflictos y formas de solucionarlos, conocimiento de la diversidad como riqueza, estudio sobre situaciones de injusticia en el mundo que generan ausencia de paz...
2. Lo que queremos que nuestros jóvenes aprendan como eje central del proyecto es que podemos convivir y trabajar juntos, más allá de las diferencias, y a veces gracias a ellas, como elemento de enriquecimiento. Crear lazos de conocimiento y aprecio mutuo a partir del trabajo en equipo en un mismo proyecto. Aspecto central y que tampoco se ve reflejado en el artículo tal como fue publicado.
3. Queremos crear desde el ámbito educativo un punto de encuentro y de aceptar las diferencias, superando heridas, creando puentes. Es un proyecto educativo que no quiere ir en contra de nadie, sino que tiene como eje la educación de las personas en él involucradas.
4. En ningún caso es un proyecto personal, como en gran medida parece traslucirse del artículo. El claustro de profesores y el consejo escolar lo están impulsando conjuntamente y el planteamiento educativo es analizado por todo el equipo de profesores, llevando la coordinación el área de A.E.O. (Actividades Educativas Organizadas) y de religión.
Si la brevedad que exige un medio de comunicación como el suyo obliga a seleccionar la información, creo que es obligado subrayar lo que es central y recoger con ello el verdadero espíritu de la noticia. Si no puede dar lugar a deformaciones que acaben tergiversando la realidad.Javier Segura Zariquiegui

Ibáñez Martín y Sainz Rodríguez
SOBRE el artículo "Volvo" de J.J. Testaut publicado en el Diario de Navarra del 13 de enero de 2002, una precisión.
Conforme, por ser un bachiller de hace 50 años, con las afirmaciones de Testaut sobre el magnífico bachillerato de 1938 (el llamado Plan del 38) que nos hizo a quienes lo estudiamos más cultos e informados que a los bachilleres posteriores, precisamente por la amplitud y variedad de conocimientos que infundía en relación con éstos. Ciertamente un ingeniero de entonces, por haber estudiado, aunque sumariamente, griego, sabía que la épsilon, la pi, etc., que emplea en sus fórmulas matemáticas son letras griegas. Ahora creen que una épsilon es una e pequeñita.
Pero además de congratularme con sus afirmaciones deseo corregir la referencia que hace a Ibáñez Martín como autor o promotor del Plan del 38. El artífice, y a quien hay que agradecérselo, es a Pedro Sainz Rodríguez, ministro de Educación en 1938 y autor del Plan. El Sr. Sainz Rodríguez, muy inteligente, y muy gordo físicamente, acabó pronto su vida ministerial porque Franco desconfiaba de él, le sucedió Ibáñez Martín que mantuvo el plan de estudios del bachillerato de 1938. Quienes lo hemos estudiado tendemos a dar por supuesto que nuestro bagaje cultural es superior al de los demás, y cuesta convencernos de lo contrario.Javier Martínez de Murguía Besné


El derecho del contribuyente y otras cosas
EL ciudadano normal, es decir de a pie, como contribuyente al erario público, tiene unos derechos que exigir a los responsables de nuestras administraciones, provincial y local, con la ecuanimidad y justicia que, como, repito, contribuyente, exige.
Y me explicaré, en estos momentos, Pamplona es una ciudad que está "levantada" por obras y rehabilitaciones, y lo podemos apreciar día a día cuando el viandante o el conductor de un vehículo lo va sufriendo con mucha paciencia y con buen talante.
Hay un tema, a mi juicio, que es de preocupar, primero, el circular con coche en la ciudad y poder "aparcar" en un lugar para ello y en muchos casos con "derecho", llámese Casco Viejo, por ejemplo, con riesgos de grúa, multa, etc. y otro es la impotencia que tenemos la ciudadanía ante medidas injustas y completamente arbitrarias de los responsables del Consistorio pamplonés, en este asunto. No hay derecho. Cuando, por ejemplo, se construye una casa ¿por dónde se empieza? pues sinceramente aquí, se está sangrando injustamente al contribuyente, que está aportando en sus impuestos algo que Vds. los ediles, olvidan, sus sueldos de primera, y nuestro voto. No lo olvidemos.José Miguel Olave



GRUPO LA INFORMACIÓN

Conoce nuestro grupo | Empresas del Grupo | Sala de prensa | Contacta con nosotros | Apúntate a nuestro equipo


© Diario de Navarra
Carretera Zaragoza s/n. 31191 CORDOVILLA (NAVARRA).
Teléfono: 948 23 60 50. Fax: 948 07 60 65.
Aviso Legal | Política de privacidad | Publicación digital controlada por OJDinteractiva