Acción voluntaria, más de lo que se da.

Cuando una persona se acerca a una entidad para ofrecerse para realizar una acción voluntaria muchas veces acude con miedo e incertidumbre sobre si la acción que va a llevar a cabo servirá, será suficiente, etc.

Muchas veces esa labor voluntaria, realizada a pequeña escala, supone un tsunami posterior en la familia, la entidad y la sociedad en general. Pequeños granos de arena crean playas enormes, y eso es la acción voluntaria, pequeños cambios en vidas concretas que mejoran la realidad de muchas personas.

Porque el valor de la persona voluntaria es enorme para nosotros.

Muchas veces las personas voluntarias señalan que no saben que aportan, que muchas veces ellos se llevan más que lo que dan, pero ¿esto es así?

Traemos las palabras de las dos partes implicadas en el voluntariado de ADACEN, las familias y las personas directamente beneficiarias, porque ellos expresan lo que supone más que cualquiera de nosotros.

Jose Luis Herrera, presidente de ADACEN y padre de una persona con daño cerebral expresa;

“El daño cerebral, normalmente es un “problemas” que vemos desde lejos, protegidos por una barrera invisible que nos hace sentirnos a salvo. Es un “problema” que parece que no nos van a afectar nunca. Pero de pronto, abrimos nuestros sentidos, levantamos los ojos, miramos a nuestro alrededor y somos conscientes de que son parte de nuestra realidad y están ahí: junto a nosotros, e incluso tal vez, en nosotros mismos. 

Por eso, porque nadie estamos libres, qué importante es la sensibilización: recordar, informar, reivindicar… no dejar que sean temas que se lleve el viento, trabajar día a día para darlos a conocer, insistir en aportar soluciones, trabajar para el cambio, de forma persistente… Y en este camino, vuestra labor es fundamental e imprescindible.

Hoy, es un día especial, por el reconocimiento que hacemos a las personas voluntarias de ADACEN, un reconocimiento a la impagable labor silenciosa que decenas de personas voluntarias realizan en las Asociaciones navarras. Solo tenemos palabras de agradecimiento ya que gracias a vuestro trabajo, nuestros usuarios y usuarias pueden disfrutar de actividades de ocio y esparcimiento que, de otra manera no podrían realizar. La sociedad está en deuda con vosotros por eso queremos destacar vuestra labor en una época en la que la colaboración es especialmente importante, con el verano y las vacaciones.

Los Voluntarios/as son esos seres singulares, cuya dedicación a los demás les hace merecedores de todo un reconocimiento, y un sincero agradecimiento.

Para mí, los/as voluntarios/as son el imperdible que nos permite mantener la causa en alto, gracias a vuestro compromiso y a vuestra participación activa.

Quisiera poder poner los nombres de todos y cada uno de los voluntarios/as que aportan su trabajo desinteresado, su valioso tiempo, que ponen su corazón y todas sus ganas en cambiar el mundo.

Lógicamente es imposible poder escribir uno a uno esos nombres. Pero sí que quiero deciros a cada uno: Gracias por ser… y gracias por estar, compartir, colaborar.”

 

Y ¿Quién mejor que los propios beneficiarios del acompañamiento para expresar lo que supone contar con persona voluntarias?

“¿Qué se puede decir de ellos que no sean halagos? Muchachos y muchachas que humanitariamente dan su preciado tiempo para hacernos felices a nosotros, que no nos conocen de nada , si, ellos dicen que nosotros les aportamos mucho pero la balanza no está equilibrada puesto que es mas lo que nos aportan ellos: su tiempo (poco valorado en estos tiempos), su sonrisa (nunca veras a uno de estos triste), su alegría, su presencia, su disponibilidad (yo veo como cuando aparecen cualquiera de ellos a alguno se les cambia la cara a más felices) y encima les debe gustar porque algunos repiten.

La ventaja de tener un buen cuadro de voluntarios es que hay para todos los días; Alicia, Macarena, Jesús, Fausto, Peio, Iosune, Jose, Iker, Fernando, Rafa, Maria, Bea, Alberto, Alba, Marijo, Luis, Raquel, Rosa…

Según las demandas así se necesitaran y así acudirán.” David.

Así que sí, la acción voluntaria, el acompañamiento, estar, escuchar, es mucho para todos ellos.

Solo es cuestión de acercarse a probar y conocer.

 

Usua Purroy Bermejo

Trabajadora Social y Coordinadora de Voluntariado en ADACEN

Publicado en ADACEN, Humanidad, Solidaridad, Voluntariado | Deja un comentario

HOMENAJE AL VOLUNTARIADO DEL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS PAMPLONA-TUDELA

Hoy nos toca hablar en este blog y queremos acercar la realidad de nuestro trabajo diario en el ámbito hospitalario a todos los lectores desde la visión de una voluntaria y también como coordinadora del equipo quiero aprovechar la oportunidad para agradecer el trabajo de los voluntarios en nuestra Entidad y en todas aquellas organizaciones donde dan lo mejor de si mismos y ponen en valor la importancia de la solidaridad.

En el hospital San Juan de Dios de Pamplona y en nuestra Unidad Asistencial de Tudela contamos con un equipo de voluntarios sensibilizados con los valores de nuestra Orden Hospitalaria y sobre todo son personas dedicadas al cuidado del paciente en coordinación con el personal asistencial.

Es difícil acompañar a un paciente, hacerse presente desde el respeto y la discreción, transmitirle que no está solo, que todos estamos ahí con él y cuando él nos necesite. El equipo de voluntarios se prepara para ello. Desde su incorporación empieza un itinerario formativo que hará cambiar su vida. No es tan importante el “hacer” sino el “ser”, y eso tratamos de llevar a la práctica en el Hospital San Juan de Dios. Con los pacientes, las familias, los trabajadores y los voluntarios.

Mi función en éste centro es la coordinación del equipo de voluntarios. Hoy tengo la oportunidad de poder hablar de ello y expresar lo que significa, que creo que será trasladable a todas aquellas personas que tienen la “suerte” de trabajar con personas voluntarias.

Mi trabajo ha sido y es la coordinación de la Unidad de Voluntariado en un Hospital. Todo un reto y sobre todo en el día a día un privilegio que ha ido formándome en lo que hoy soy. Mi relación con los pacientes y las familias me han permitido compartir conversaciones, abrazos, ilusiones, alegrías, tristezas, risas, lloros y un sin fin de sentimientos que me han hecho crecer como persona y ayudado a enfrentarme a mis propios miedos y dudas.

Pero el acompañamiento a los voluntarios y el compartir el día a día con mis compañeros me han fortalecido y ayudado a afrontar situaciones difíciles y momentos de esperanza e ilusión. Han sido años de subidas y bajadas pero siempre con la idea de seguir recorriendo mi “camino”. Me están enseñando a vivir conmigo misma, a intentar entender a los otros y respetarlos desde ellos mismos, no solo teniendo en cuenta en como se relacionan conmigo. La relación con los voluntarios me está enseñando que hay que trabajar internamente con uno mismo y hay que seguir y vivir con nuestros defectos y virtudes, aprendiendo cada día. Por ello, hoy quiero rendir un homenaje, con el permiso de todos los voluntarios que llevan a cabo un gran trabajo en todas las entidades, al equipo de voluntarios de San Juan de Dios, por su cariño y dedicación, por hacer de nuestro hospital un lugar más cercano y humanitario y por enseñarme día a día el valor de la solidaridad.

 

Mª Pilar Huarte Artigas.

Coordinadora Unidad de Voluntariado

Hospital San Juan de Dios Pamplona-Tudela

 

TESTIMONIO VOLUNTARIA DEL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS

Como si fuera mi primer día de Acompañamiento, llego de nuevo, como invitada, al Edificio de San Juan de Dios, ubicado en Pamplona.La Orden que un buen día me acogió, sigue confiando en mí y continúa formándome.  De esa manera, en su hospital, vivo la hermosa experiencia de acompañar a los pacientes que lo han solicitado.

Ha llegado la tarde del Servicio de Acompañamiento. Envuelta en mi bata blanca y recorriendo el luminoso pasillo, me preparo para el especial encuentro preguntándome:

¿Cómo será su mirada…?

Tal vez compartamos esa receta de bacalao al pilpil, o me enseñe la foto de su boda, o me hable de su precioso pueblo,  o tal vez compartamos sencillamente…el silencio.

Así, cada día, despacito, voy descubriendo en esos compañeros de la vida su dignidad desde la enfermedad, su grandeza desde la sencillez, su vulnerabilidad, su sabiduría, su infinita tristeza o su espontánea alegría, el sentido de su vida y a veces el de su acechante muerte.

Formo parte de una Entidad que ha trabajado enfocando su atención especialmente al entorno social y sanitario y preocupada por adaptarse a las necesidades de las personas más vulnerables.

Como siempre ha sido…desde su Fundación  en el año 1.572.

 

MI AGRADECIMIENTO POR  FORMAR PARTE DE MI VIDA.

Cristina Goya Garriz

Voluntaria Hospital San Juan de Dios Pamplona

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

TODOS TENEMOS ALGO QUE APORTAR

 

Sin entrar en detalles extensivos, la ONCE tiene como objetivo general la consecución de la autonomía personal e integración social de las personas con ceguera o discapacidad visual grave, y los voluntarios refuerzan ese objetivo con sus actuaciones.

Cuando son las propias personas afectadas las que ejercen el voluntariado, la sensación de participación, de formar parte de la entidad de una manera bidireccional es muy gratificante.

Entre los muchos voluntarios y voluntarias comprometidos y excelentes que ONCE Navarra tiene, hoy presta su testimonio Jose Luis PEREZ. Él es usuario del Programa Deportivo en la Actividad de Montaña, y a su vez es facilitador de un English Club compuesto por varios afiliados que contertulian en ese idioma.

Él se va a presentar y os va a contar su experiencia…y su conclusión.

 

Me llamo José Luis y estoy afiliado a la ONCE.

Siempre he sentido una gran admiración por todas esas personas que de forma altruista y desinteresada comparten con los demás lo más precioso que tienen: tiempo, conocimientos, habilidades.. Desde  mi condición de invidente, siempre me vi más como un beneficiario de esta colaboración que como una persona capaz de ofrecer algo de sí mismo.

Esta idea cambió, de alguna forma, cuando desde la propia Organización se me brindó la posibilidad de coordinar un grupo de conversación en inglés, integrado por afiliados que habían manifestado su deseo de profundizar en este idioma.

Acepté con ciertas reticencias y hoy , después de varios años, la actividad goza de buena salud y aceptación. Una vez a la semana, nos reunimos en la Sede para charlar en la lengua de Sakespeare.

Creo que todos somos buenos en algo que podemos compartir con los demás; si lo guardamos para nosotros , sólo para nosotros existe. Cuando este “algo” se oferta en el mercado alcanza un precio; pero cuando se ofrece de manera generosa sin esperar una compensación, entonces el valor es incalculable.

En lo que a mi experiencia personal se refiere, ha supuesto una enorme satisfacción y un gran enriquecimiento.

Cierro la puerta de la biblioteca y tras ella queda Jose Luis hablando la lengua de Shakespeare, como él dice, con pasión, con ganas de hacer bien las cosas, como es él; con generosa conciencia de que quien recibe tiene que devolver, comprobando que la participación es un sentimiento de implicación social y de deber cívico en relación con la comunidad, con la pequeña o gran comunidad en la que te toque estar inmerso.

 Ahí se queda  el grupo entusiasmado y sonriendo, y yo me voy con el cálido saludo a que me tienen  acostumbrada las pocas veces que les visito. 

Y ya os dije que Jose Luis también es montañero. Con amor a la montaña y los montañeros; y con respeto por la montaña y por el grupo con el que muchos fines de semana se acompañan (con voluntarios videntes)  y surcan en tantos espacios de la montaña navarra.

La foto que acompaña este texto corresponde al modo en que la mayoría de los ciegos caminan por el monte, con barras direccionales que les facilitan el guiado.

 

Quiero poner en valor aquí a los otros voluntarios, a los que acompañan a Jose Luis y al resto de montañeros. Y también a los que están en otros programas de la ONCE. Son voluntarios a los que les impulsa no sólo el deseo de hacer algo más que ser solidarios, que también; piensan que esta tarea del voluntariado lleva inherente la interiorización, el ejercicio y refuerzo de los valores humanos. Y lo que en mi opinión excede a todo, es que lo ejercen libremente y de manera natural, con la sana intención de contribuir a hacer un mundo mejor.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario