¡Conóceme!

Periodista, columnista y bloguero convencido, acabo de publicar la novela Ayer mismo, que puede adquirirse en las principales librerías de Navarra, País Vasco, La Rioja y Aragón (año 2013, 300 págs. 15 euros). Tengo una vida laboral extensa y equilibrada: en 7 periódicos me vi en la calle porque cerraron y otros 7 siguen vivos, quizá porque me fui. ¿Mi obsesión? escribir bien, a ver si lo consigo. Mis hobbies son la buena literatura y practicar el ciclismo (mejor cuesta abajo).
Nací en Pamplona -no fue decisión mía- a unos 200 metros de la conocida calle Estafeta, por donde corren los toros. También lo hice yo, pero no estoy seguro de qué especie se trataba; eso sí, aquéllos llevaban uniforme. El tiempo transcurrido me dice la edad que tengo, pero no puedo asegurar nada porque es una referencia que no puedo comprobar, así que, para no engañar a nadie, me callo el dato.

La universidad fue como la autoescuela de conducir. A manejar se aprende después.

¡Gracias por leerme!

15 respuestas a ¡Conóceme!

  1. Me ha encantado “más sosa que una tonelada de kartoffel” y otras muchas expresiones que has usado. La verdad es que la señora Merkek nos está ahogando de lo lindo, a ver hasta dónde le dejan poner la hebilla a nuestra cinturón.

  2. Fran Socas dijo:

    Muy buenos tus artículos, buena pluma y mejor contenido, espero que tu tiempo, el del Periodismo , llegue pronto, y nos libremos de la mala publicidad a la que nos han querido acostumbrar.
    Saludos y suerte compañero.

  3. Mpilar dijo:

    Me encantan tus articulos. Hoy he leido el de “a veces me muero” y me ha parecido muy bueno. Sigue asi, somos muchos tus lectores agradecidos por poder leer unas buenas palabras muy bien escritas y naturales como la vida misma.

  4. JON BER ZUBIRI dijo:

    Leyéndote a uno le entran ganas de dejar definitivamente de escribir.
    Eres un artista mezclando -con acierto y mucha gracia- letras, hechos e ideas. Gracias!

    • Francisco Javier Zudaire dijo:

      Dejar de escribir, nunca, Jon. Perseverar es la receta, mucho ánimo y gracias sinceras por tus palabras

  5. JESUS MARIA ARRUIZ AGUIRRE dijo:

    HOLA FRANCISCO JAVIER.
    LO PRIMERO QUE HAGO TODOS LOS DIAS ES LEER TU CRONICA ATRAVES DE INTERNET, ASI QUE ME PERMITO TUTEARTE.
    SOY DE PAMPLONA (DE LA BAJADA CARNICERIAS, QUE QUIZAS TU
    NO CONOZCAS) PERO RESIDO EN BRASIL HACE 40 ANOS Y POR TUS COMENTARIOS LLENOS DE CHISPA PUEDO SEGUIR LOS MACABROS ACONTECIMIENTOS SOCIALES DE ALLI.
    CONTINUA ASI

    • Francisco Javier Zudaire dijo:

      Muchas gracias, Jesús, me imagino que echarás un poco de menos tu tierra y que vendrás de vez en cuando. Un saludo y espero no defraudarte. Suerte.

  6. JAVIER ZARRANZ dijo:

    Le pido perdón por no haberle escrito antes agradeciendo sus entretenidos y enjundiosos artículos y sí escribirle ahora que me he sorprendido al leer en su TIEMPO REVUELTO nº 91 un error, cada vez más extendido, que consiste en confundir el apéndice nasal con los apéndices auditivos. Es decir, la nariz con las orejas, Usted emplea la palabra “orejeras” para indicar que alguien no observar qué ocurre a un lado u otro de su marcha, cuando orejeras son las prolongaciones de algunas gorras que sirve para proteger las orejas del frío. Lo que no deja ver a izquierda o derecha son las “anteojeras”, empleadas por los caballos de tiro y, por supuesto, los caballos del picador en las corridas de toros.
    En cualquier caso, estoy de acuerdo con Vd. en que vamos por la vida sin querer enterarnos de los que pasa a nuestro alrededor. Con anteojeras, con orejeras y con pasamontañas girados 180º de su posición natural. Un abrazo

    • JAVIER ZARRANZ dijo:

      Evidentemente el del error soy yo que he confundido las narices con los ojos. HUMANUM EST

    • Francisco Javier Zudaire dijo:

      Muchas gracias por sus palabras, muy agradecido. En cuanto a las orejeras o anteojeras, yo me ciño a esto. Un abrazo.

      orejera
      4. f. En las guarniciones de las caballerías de tiro, cada una de las piezas de vaqueta que se ponen al animal para impedir que vea por los lados.

      Real Academia Española © Todos los derechos reservados

  7. Juan Marcelo Cañal dijo:

    EL LIBRO GORDO DE MONTORO (La Regadera)

    El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, (cuyo perfil magnético y seductor levanta vivos deseos eroticos y pasiones en nuestras féminas) amenaza, puño derecho en alto, con hacer público los datos de los morosos que pululan en nuestros País y que no contribuyen precisamente al enriquecimiento del mismo, sino a dejarlo peor; en pañales.
    Es de imaginar que el señor Montoro ya habrá pensado que la Guía de Teléfonos, al publicar esos datos, iba a permanecer como un mero libro de bolsillo.
    También que la lectura del Quijote, quedaría para lectores de “ojeo rápido”
    Puede ser también que decida hacerlo por partes dividiendo el mismo por ediciones o indicar preferencias de interés en las Páginas Amarillas.
    Tampoco nos dice si la publicación va a ser incluidos en periódicos reseñando los más “suculento” por fascículos (con el regalo añadido de un ping de Hacienda) o en suplementos semanales. Hacer una quiniela y premio para quien acierte al más moroso semanal. Se barajarían ciertos nombres en cuanto a fortuna, medios de conseguirla y grado de morosidad. (Para el Ministro, hasta el acertante seria sospechoso).
    Habría que tener sumo cuidado en la adquisición del libro/guia ya que si es de pago y optamos por no pagarlo, es muy posible que tarde o temprano nos incluyan en ese libro deteriorando así nuestra imagen de ciudadano deudor, pero poco activo. No podemos despertar ningún recelo al hacernos con el sin abonar su precio. La sombra de Cristóbal Montoro es tan alargada que el ciprés quedaría como un decorativo bonsái.
    No especifica ni aconseja emplear el dichoso tomo como Libro de Cabecera.
    El Libro Gordo de Montoro tiene visos de ser, cuando se publique, un bombazo literario. Fuentes autorizadas del Gobierno sopesan la traducción a 198 Países de nuestro Cosmos. Entre ellos al idioma isi-Zulú muy apegado a nuestro ministro cuando estudiaba el Bachillerado. (De ahí sus enrevesadas palabras cuando no se le entiende al aplicar nuevos recortes y muestra una lanza-tijera como fidedigna referencia).
    El tinte de las páginas del libro, es de presumir que no sea de color salmón. Blanco inmaculado seria el apropiado implorando futuras transparencia a los incluidos en el mismo. ¡Evade, pero por favor, infórmanos antes…!
    En mi opinión, creo que lo más difícil del libro va a ser con el nombre o titulo del libro y su carátula con el que se dará a conocer al público.
    Mostrar en la portada breves reseñas de hazañas y gestas de los morosos incluidos en su interior, más que un libro pasaría a ser un extenso pergamino. No digo más si nos coloca fotografías tamaño carnet de los aludidos. Ocuparía tanto espacio y volumen que hasta para visarlas con ayuda de un atril resultaría engorroso. (Un andamio seria lo más aconsejable) También podría reflejar pequeños recuadros de vistas panorámicas de Países donde nuestros morosos decidieron colocar “su” dinero: Suiza, Andorra, Seychelles, Isla Feroe, Villanueva del Trabuco etc. (Aludo Villanueva por que uno de ellos, observando la masificación de evasores reinante en esos Países, inexperto y novato en Instalación de Capitales, decidió colocar su dinero en ese pueblo granadino. Hoy en día, cumpliendo condena, y maldiciendo su escaso conocimiento geográfico, estudia el Atlas Mundial con verdadero interés y devoción.)
    En fin. Ardo en deseos de conocer la fecha de su publicación. Mientras, no puedo evitar mirar a mis vecinos con cierto recelo. Lo que no hace mucho era un amable y cordial ¡Buenos días!, la voz se me entrecorta y me sale un premonitorio ¡Ya te veré…!
    Siento que mi buena predisposición hacia los demás, va cambiando. Noto que mi semblante bonachón, optimista y extravertido, se esta volviendo desconfiado y suspicaz.
    Mi entorno amigable y a veces afectivo, me indican que quizás el Libro Gordo de Montoro no sea publicado debido a la controvertida ley del derecho de imagen, intimidad de las personas dañando su moralidad así como la ética de los mismos.
    Yo me digo que Sócrates en su tiempo, podía haber hecho mas extenso su pensamiento y haber incluidos, golfos, randas y zánganos vividores dotándolos de cierta decencia y proceder. Al no ser así, estoy convencido de que la iniciativa de Montoro saldrá a la luz aunque para ello necesite mostrar a los que sangran este País dotándolos de un fugaz halo de dignidad cuando enfilen el camino de la trena.
    Mientras, me dedicare a vigilar a cualquier vecino que haga una mudanza.

    Juan Marcelo
    juan.marcelo.canal@hotmail.com

    • Francisco Javier Zudaire dijo:

      Sabias palabras que he leído con gusto, saludos

      • Juan Marcelo Cañal dijo:

        Gracias Javier: Te iré mandando alguna “inspiración” de vez en cuando. No conozco otro medio de enviártela que a través del apartado comentario. Si tienes otra forma de recibirlas, me lo comunicas. Gracias por regalarnos la vista con tu ingenio literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *