La cena de los locos

El 28 de diciembre se celebra el Día de los Inocentes pero en algunos lugares de Europa como Francia o el Reino Unido se sigue también la tradición pagana y se festeja el día de los locos. De ahí la Fools´ dinner o la cena de los locos que cada año organizan un grupo de emprendedores de Navarra, dispuestos a disfrutar de un encuentro festivo de Navidad a la vez que premian la mejor idea de negocio y se lo pasan en grande. Ayer me invitaron y fue toda una experiencia.

Bienvenidos a la VI edición de la Fools´dinner Pamplona. Una cena de locos más en este 28 de diciembre de 2017 en el que volveremos a escuchar ideas locas de emprendedores que competirán esta noche por hacerse con el premio y que, sobre todo, compartirán con todos nosotros sus proyectos e ideas”. Con estas palabras Ana Cortaire inicia la velada. Una noche que es una mezcla de fiesta, coworking, encuentro de profesionales, sesión de networking y cena navideña. El cocktail es casi tan loco como la noche y promete ser interesante. En la sala, más de 30 profesionales entre los que se cuentan abogados, investigadores, traductores, profesores, músicos, economistas, periodistas, creativos, diseñadores gráficos, ingenieros, filólogos y hosteleros. Sobre la mesa, en una caja, cerca de 900 euros que acaban de aportar entre todos. La mitad de esa cantidad servirá para pagar la cena y la otra mitad, para premiar la mejor idea de la noche.

En esta ocasión se presentan cinco proyectos que los autores deberán ser capaces de explicar al grupo y defender en un máximo de tres minutos. Tras la ronda de intervenciones, todos podrán votar y una de las ideas, la que cuente con un mayor número de votos, se llevará los 450 euroscomo impulso testimonial y primer empujón para echar a andar el proyecto o seguir desarrollándolo”, me cuentan los organizadores.

Los organizadores Ana Cortaire y Xabi Casimiro, con el cartel de este año de la Fools´dinner Navarra.

Ana Cortaire y Xabi Casimiro son los culpables de que este peculiar encuentro se venga celebrando sin interrupción en los últimos seis años. Todo empezó como empiezan muchas veces las cosas buenas: por casualidad. Porque casual fue que Ana Cortaire pasara unos años de su vida en Escocia trabajando como asesora financiera y tuviera ocasión de disfrutar allí de las pantagruélicas cenas de empresa navideñas que tienen por costumbre organizar los galeses. Casual fue también que, a la vuelta y ya trabajando en Pamplona como autónoma, se sintiera sola al no tener compañeros de empresa con los que celebrar la cena de Navidad y un día fuera de invitada a la fools´dinner de Vitoria. Lo que probablemente no fue tan casual es que aquello le gustara como idea para exportar a Navarra y, con Xabi Casimiro y algún otro amigo más, decidiera impulsarla en Pamplona y ver qué pasaba. El éxito ha sido claro y la prueba está en la cena de esta noche, donde un gran grupo de profesionales, autónomos y emprendedores han venido dispuestos a pasarlo bien y a aprender.

La idea era esa: organizar una cena de empresa de Navidad para freelances, emprendedores y empresas muy pequeñas que no tienen capacidad para organizar una cena grande, juntarnos todos y conseguir además sacarle un partido interesante a la noche. De ahí que reservemos la mitad de los 30 euros que cuesta participar en la cena de hoy para premiar a la mejor idea que se presente, con lo que impulsamos un proyecto creativo. Y de paso, en la cena o tras ella, hacemos networking“, me dice Ana.

La cita es a la ocho de la tarde, pero para cuando todo el mundo se sienta a la mesa son cerca de las nueve. Es el momento en que Eneko, gerente de ‘Napargar’ el restaurante donde se celebra la cena de los locos, saluda y cuenta que él también se siente un poco representado por la idea de loco emprendedor: “Este local también nació fruto del coworking y de la pasión por echar a andar un proyecto, en este caso basado en la cerveza artesana. Apostamos por lo natural y la elaboración artesanal desde el inicio y a día de hoy estamos muy satisfechos por el camino que hemos recorrido como emprendedores, así que es un placer acoger este evento“, explica. Ana y Xabi añaden que los fools o locos son los protagonistas de la noche. “Por si no os habéis parado a pensarlo, la letra F de fools nos define bastante bien a los emprendedores porque, cuando uno tiene una idea de negocio lo primero que necesita es dinero y lo habitual es pedirlo a los tres grandes grupos de población que empiezan en inglés por esa letra: Family (familia), Friends (amigos) o Fools (algún loco que se anima a prestarte dinero y confía en ti)“.

Así, con una sonrisa tras otra, comienza la velada y los cinco locos que presentarán sus proyectos esta noche comienzan a explicar sus ideas.

Idoya Sanmatías es abogada, especializada en derechos de autor y gestión cultural. Su proyecto se llama ¿COMPARTIMOS? y aboga por explorar nuevos territorios que protejan a los artistas y pongan en valor su talento: ” Los artistas siempre quieren proteger su obra, pero no se dan cuenta de que su obra bebe de las fuentes de obras previas a través de la inspiración o de la cultura adquirida. Mi proyecto se basa en enseñarle al artista todas la posibilidades que tiene a la hora de compartir su obra y crear una guía de derechos de autor para el artista“.

Idoya Sanmatías

Laura Arnedo, filóloga y diseñadora gráfica, presenta en segundo lugar su proyecto titulado OH CAPITÁN, MI CAPITÁN. “Quiero inundar el mundo de poesía, sacar versos clásicos de la Literatura Universal y plasmarlos en objetos cotidianos como tazas o bolsas, que los amantes de la poesía tengan un soporte. Se trata de dar a alas a la poesía y que esté en la calle y en la vida de mucha gente. He creado una web y es el primer paso para poder comercializar los productos y que el proyecto llegue lejos“.

Laura Arnedo

El que sigue es Alberto Labarga. Ingeniero y ex concejal, presenta WECARE, un proyecto pensado para el cuidado de las personas mayores que viven solas: “Una de cada cinco personas mayores de 75 años viven solas. La tecnología ayuda y ahí están los sensores domóticos, pulseras de emergencia, etc, pero mi aportación puede ayudar a ir un poco más lejos y a poder hacer un seguimiento de una forma continuada a las personas mayores que viven solas. Se trata de un enchufe que detecta patrones de comportamiento y transmite cualquier anomalía que se detecte en esos patrones a través de un sms o alarma a los familiares o persona al cargo. Funciona a través de patrones eléctricos y sigue sus rutinas. Me falta desarrollar una app móvil para que pueda estar listo“.

Alberto Labarga

Raquel Virto es investigadora científica y microbióloga y su proyecto lleva el original nombre de LA PATATA SE HIZO PLÁSTICO, que se encarga de explicar a los asistentes: “Hay bacterias que son buenas, por ejemplo las que surgen de los residuos vegetales. Si cogemos los residuos después de limpiar una patata, un cardo o cualquier verdura de la que en Navarra tenemos en abundancia, esos residuos con el paso del tiempo terminan generando unas bacterias y un caldo parecido a una sopa. Pues bien, resulta que esas bacterias producen en su descomposición una sustancia igual al plástico, pero natural y totalmente reciclable porque no genera residuos. Estamos a punto de probar que ese polímero plástico que generan los residuos vegetales es un plástico limpio y natural”.

Raquel Virto

La última propuesta se llama BESTF, y es la idea que defiende la coach emocional Sonia Pascual. “Quiero dignificar los Sanfermines y demostrar a través de la elaboración de una guía que el desenfreno no es nuestra forma de relacionarnos. ¿Por qué desvariamos así en Sanfermines?¿Por qué nuestras fiestas terminan atrayendo a gente que viene a relacionarse con los demás de una forma indeseable? Creo que necesitamos crear un libro blanco que mejore la idea de las fiestas de Pamplona, transmita nuestra verdad y logre atraer al tipo de turismo que sea respetuoso y que es el que necesitamos“.

Sonia Pascual

Tras las presentaciones llega el momento de votar. Qué difícil, me dice mi compañera de mesa. Mucho. Y cuánto talento y buenas ideas, le respondo yo. Sobre todo para tratarse de una cena de locos. Pero no hay tiempo que perder, los organizadores realizan el recuento de votos y ya hay una ganadora. El premio se lo lleva Raquel Virto con su proyecto capaz de generar plástico natural a través de los residuos de la verdura. “Gracias a todos, de verdad. Esto es una sorpresa para mí –dice Raquel-, porque esta misma mañana no sabía nada de este evento y me han animado a participar. Estoy muy contenta de haber venido y agradecida porque además me llevo el premio. Lo que haré con estos 450 euros es dar pasos adelante en la preparación de una muestra en pequeña escala que demuestre la viabilidad de este polímero plástico que se puede generar con los residuos vegetales“.

Tras la cena, tiempo para las fotos, las felicitaciones y el networking. Nos vamos del encuentro un poco más locos de lo que hemos venido. Sobre todo si por loco entendemos la capacidad de ilusionarnos, sorprendernos, aprender, compartir ideas y ser capaces de seguir creando cosas nuevas, proyectos interesantes y no tirar la toalla por difícil que parezca el camino. La clave, como dice Ana Cortaire: “No olvidar que los locos emprendedores a veces caminan solos, pero al menos una vez al año salen juntos de cena a celebrar la Navidad. Y cada año somos más”.

La próxima cita ya está marcada en el calendario: 28 de diciembre de 2018.

Yo no me la pierdo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *