El faro de los jóvenes lectores

¿Es posible “envenenarse” con los libros? Sí, en el mejor sentido de la palabra. Lo harán posible los responsables del Observatorio de Literatura Infantil y Juvenil a lo largo de un picnic literario que han organizado el próximo 21 de julio en Zaragoza. Además del picnic, en la jornada habrá poemas “al gusto”, una exposición fotográfica de jóvenes novelistas, lecturas con manifiestos, y no faltarán los monstruos más literarios que se puedan imaginar.

A leer no se puede obligar, pero sí se puede incentivar la lectura y convertirla en algo atractivo. Esta máxima resulta especialmente adecuada cuando nos referimos al binomio jóvenes y libros. La Asociación Atrapavientos de Zaragoza lo sabe muy bien y en 2013 creó el Observatorio de Literatura Infantil y Juvenil con el propósito de analizar de manera continuada la situación de la literatura para los más jóvenes, así como desarrollar nuevas estrategias culturales y creativas.

Ahora ha dado un paso adelante y se ha constituido como una asociación cultural sin ánimo de lucro representada por una junta multidisciplinar. Profesores, docentes, autores, bibliotecarios y libreros trabajan conjuntamente y ya han preparado una atractiva agenda de actividades para este verano. Harán posible que cualquier persona interesada en asociarse al OLIJ pueda hacerlo puesto que el proyecto pretende ser una iniciativa abierta y colaborativa que tendrá su primera acción dirigida al público general el próximo 21 de julio.

El alma de esta idea es el escritor Jorge Gonzalvo. El es el protagonista en este Sopa de Letras que llega veraniego y lleno de claves y buenas ideas para incentivar la lectura entre los más jóvenes.

Sopa de Letras: ¿Qué es el Observatorio de Literatura Infantil y Juvenil?

Jorge Gonzalvo: El OLIJ es una asociación sin ánimo de lucro zaragozana que acaba de firmar un convenio de colaboración con el ayuntamiento de la capital maña y que inicia ahora una nueva etapa en el Torreón Fortea. Sus principales líneas de trabajo serán la observación del estado de la literatura infantil y juvenil a partir de una mesa de trabajo compuesta por expertos del género literario, y la organización de actividades para niños de cero a cien años, que sirvan para impulsar el fomento a la lectoescritura; todo ello desde un espacio abierto al público y con un marcado carácter integrador.

SDL: ¿Cómo ha sido la dinámica que os ha impulsado hasta aquí, convirtiéndoos en un faro y guía para muchos?

JG: OLIJ nació en el año 2013 impulsado por la asociación Atrapavientos (un colectivo especializado en el fomento a la lectura y en la literatura infantil y juvenil) y permitió reunir a más de 60 actores de la literatura para los más jóvenes que participaron en las mesas de trabajo: escritores, ilustradores, docentes, bibliotecarios, editores, libreros, periodistas y gestores culturales. De esas primeras reuniones nació el borrador que impulsa ahora esta nueva etapa y que se retoma justo en el punto donde se dejó. Se realizaron también una serie de actividades entre las que cabe destacar una conferencia a cargo de César Antonio Molina, presentaciones de libros o charlas con autores de reconocido prestigio. Ahora, gracias al apoyo del ayuntamiento de Zaragoza podemos continuar el trabajo realizado hasta la fecha en un espacio céntrico, accesible y pegado al corazón de la cultura de la ciudad.

SDL: ¿Qué se observa en el mundo de la literatura para jóvenes y niños?

JG: Nuestra opinión, que no es un diagnóstico, es optimista. Creemos que los jóvenes españoles sí leen y, además, leen bien. Los informes y las estadísticas pueden decir otra cosa, pero también habría que ver cómo se interpretan. Nosotros llevamos muchos años realizando actividades con niños y adolescentes y podemos decir que hay muchos jóvenes que se vuelcan por completo en la lectura y en la escritura y que incluso esa experiencia con la literatura les ayuda a conciliar situaciones difíciles como el riesgo de exclusión social o el acoso escolar.

SDL: ¿Se puede establecer un diagnóstico y marcar luego un tratamiento para ese diagnóstico?

JG: Se pueden realizar aproximaciones más o menos certeras, pero pensamos que no hay una solución mágica para fomentar la lectoescritura en los jóvenes. Cada lector es único y sería bueno crear una campaña de animación lectora personalizada para cada chaval, pero eso no es posible. Lo que sí que defendemos es la eficacia de la escritura creativa a la hora de atraer a un chaval a la lectura. Si un niño o un adolescente escribe, y le ayudamos a enfrentarse a la escritura como algo divertido y creativo, si les enseñamos a contar historias, estaremos mostrándoles también el camino para leer mejor y que su comprensión lectora mejore.

SDL: A leer no se puede obligar, pero sí se puede incentivar la lectura, tal y como habéis planeado vosotros en vuestras primeras acciones.

JG: Es verdad, no se puede obligar a nadie a leer, y hay que partir de esa premisa. Nosotros incentivamos a la lectura a través de la escritura, sobre todo, pero también a partir de otras actividades que están muy pegadas a la escritura pero no tienen por qué ser necesariamente literarias. Hablar con los autores sobre su proceso creativo también ayuda mucho a los chavales a que tengan ganas de escribir o de contar sus historias, escuchar a un adolescente e invitarle a que nos cuente algo importante para ellos a través de la escritura, talleres y laboratorios creativos que permitan afrontar estos retos desde otra perspectiva. Dentro de las primeras actividades que hemos pensado para el Observatorio, el próximo día 21 de julio inauguraremos una exposición fotográfica con retratos de jóvenes novelistas, impartiremos un taller de creación de monstruos y hemos invitado a todos los zaragozanos a que acudan a un picnic literario en el centro de la ciudad. Queremos que vengan con su toalla y sus sillas de camping, y que junto con los bocadillos traigan libros en su cesta. Regalaremos manzanas (una de las frutas más literarias de todas) y una de ellas estará “envenenada” con un lote de libros.

SDL: Dulce veneno, Jorge… Mucha suerte y adelante con ese magnífico proyecto.

JG: Gracias.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El faro de los jóvenes lectores

  1. Os felicito. Me alegra mucho, bastante que hayáis emprendido esta tarea de incentivar a leer y escribir de forma creativa. Me llamo Rosa Maldonado soy maestra y escritora de cuentos infantiles/juveniles, creo en lo que hacéis y sé cómo os sentís haciéndolo porque en el compartir está el quid. Me gustaría continuar en contacto con vosotros para intercambiar experiencias. Vivo en Sevilla pero hoy todo está a medio paso con las redes sociales. Ssludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *