Las divas me dan la vida

Adriana Olmedo, Maite Redín y Nerea Bonito son las actrices que interpretan a Greta sin Garbo, Shirley sin Temple y Bibian sin Ley, las tres divas apasionadas, divertidas y entrañables que protagonizan ‘La diva es una tómbola’. El show, un café-cabaret delicioso y divertido hasta la carcajada y la lágrima más dulce, es una producción de Tdiferencia que se acaba de representar por última vez en la sala Zentral de Pamplona. 

Las divas, han dicho hasta luego y se despiden de su público por ahora, pero anuncian que volverán en 2018, y lo harán para llevarnos de viaje a Benidorm. Porque las divas, Adriana, Maite y Nerea, tienen esa capacidad, la de llevar a su público a territorios y experiencias que abarcan el amplio paisaje de la emoción y de la vida misma. “Las divas me dan la vida”, me cuenta Adriana, una de las actrices protagonistas. Y a mí también, le respondo yo en silencio después de reír a carcajadas y emocionarme con ellas, y reconocer, con toda la honestidad y la humanidad que ellas demuestran sobre el escenario, que la vida depende de nuestra capacidad para creer en nosotros mismos y, ¿por qué no? también del hecho de recordar más a menudo que todos llevamos dentro un gran artista, y hasta un gran divo o diva.

Adriana, Maite y Nerea no solo actúan sino que interactúan con el público de principio a fin de la obra, disfrutando y haciendo disfrutar a partes iguales.

Sopa de Letras: En la obra interpretáis a tres divas muy divas. ¿Hay que ser muy diva para saber vivir la vida?

Adriana Olmedo: Depende del divismo.. Nuestras divas son muy humanas… Son vulnerables, honestas. Y para nada están por encima de nadie… Casi al revés, porque nuestras divas tienen mucho que ver con los antiguos comediantes que llevaban su espectáculo de pueblo en pueblo.. Lo que sí tienen es pasión, gran sentido del humor y amor y respeto por el público y su profesión. Y sí, eso viene bien para desenvolverse en la vida y disfrutarla.

Maite Redín: Hay que sentirse divas y divos, muchas veces. Querernos mucho y recordarnos todos lo especiales que somos, digan lo que digan los demás, la sociedad o las modas… De eso hablamos en las divas… queremos que todos se sientas artistas, en la ducha, en la barra del bar…

Nerea Bonito: Bueno, de vez en cuando no viene mal un poco de divismo, igual lo utilizamos para disfrazar un poquito de vulnerabilidad, pero como Shirley nosotras siempre con la cabeza bien alta y el pecho donde nos deje el sujetador.

SDL : ¿Una diva nace o se hace?

Adriana: Nace un poco y se hace un mucho. Como dice Shirley, tienen mucho escenario, mucho tacón corrido.. Y eso en cabaret es imprescindible.

Maite: Se hace, se hace… nacimos calvas, arrugadas y cabreadas… Las divas se quitan el cabreo, optan por la diversión, por las pestañas postizas, las fajas y por los camareros guapos.

Nerea: Se hace, se hace… Nuestras horas de escenario, clases de baile y dinero en rímel nos ha costado.

SDL: ¿Quiénes son Greta sin Garbo, Shirley sin Temple y Bibian sin Ley, las divas de este espectáculo?

Adriana: Tres compañeras ante todo. A pesar de los desplantes, de las burlas. Tres amigas que aman su profesión y que, sobre todo, disfrutan mucho de la compañía del público.

Maite: Son familia, la única familia que tienen y se apoyan, se insultan, se besan, se defienden y se atacan como hacen las familias…Tres locas enamoradas del público y de las luces rojas.

Nerea: Amigas y compañeras que disfrutan tanto en el escenario, que se resisten a bajarse de él, por muy duras que se pongan las cosas… Es lo único que saben hacer.

SDL: ¿Cuánta fragilidad se esconde tras el brillo de las divas? 

Adriana: De estas que interpretamos y que están llenas de nosotras mismas, toda. Si no hubiera fragilidad ni vulnerabilidad no funcionaría. Están cansadas, se sienten mayores, viven un ocaso y no lo esconden. Si escondieran la realidad, sería absurdo. El escenario es una gran lupa.. Y todo payaso asume que en cierta manera hacer reír significa que se rían de sus fracasos y de sus miserias.

Maite: Mucha, por eso necesitamos que el público nos acoja y nos quiera.

Nerea: Muchísima , estas expuesta y eso te hace frágil. Y lo bonito es que se vea esa verdad.

SDL: ¿Y los divos –en masculino- no cuentan…?

Adriana: Claro, pero nuestro universo es eminentemente femenino. Somos compañía de mujeres y no podemos evitarlo...

Maite: Cuentan, cuentan… convivimos con muchos y los queremos mucho.

Nerea: Siiiii, pero nosotras somos muy gritonas y ni los oímos.

SDL: Hacer reír es, desde mi punto de vista, lo más difícil porque implica llevar plenamente al espectador a un terreno que no puede estar contaminado con otros sentimientos o, de lo contrario, no funciona. ¿Cómo entendéis vosotras el arte de hacer reír?

Adriana: Para hacer reír lo primero de todo es saber reírte de ti mismo. Durante todo el espectáculo lo hacemos. Nos mostramos como somos, miedos, fallos, complejos incluidos. No hay sombras ni dobleces, somos transparentes y no mentimos. El humor de nuestras divas radica ahí. Y también en que disfrutamos mucho y lo mostramos. Es una fiesta en la que todos disfrutamos.

Maite: Reírse de uno mismo es muy sano y quitarse importancia más… Mis miedos, los de Maite Redín, son los mismos que los de muchas mujeres y hombres de la sala y compartirlos y reírnos es curativo. Esto sólo viene de la verdad, ser honrado en escena es fundamental. La comedia es un acto de generosidad entre el público y nosotras.

Nerea: No tomarse muy en serio y reírte de ti mismo cuenta mucho. Todos tenemos fallos y en vez de esconderlos nosotras los mostramos y nos reímos con ellos. (Solo hay que ver los vestidos que llevamos).

SDL: ¿Está infravalorada la comedia, con lo difícil que es?

Adriana: Parece que es un subgénero.. Cuando la comedia es fantástica. Además de entretener y pasar un buen rato, la risa permite una relajación y una cercanía que predispone al público. Con la comedia pueden decirse grandes cosas, como en los dramas.

Maite: Está infravalorada sólo por quien no sabe lo importante que es ver sonreír, reír y relajarse al público… El público sí lo valora, esa actitud es más de artistas frustrados o con muy poca formación.

Nerea: Sí, pero es una manera increíble de conectar con el público… Romper una pared y engancharles para poder decir tantas cosas…

SDL: Os vimos cantar, bailar, reír, interactuar con el público… ¿qué es lo que más disfrutáis de todo el abanico de registros que recorréis sobre el escenario?

Adriana: Todo… Sobre todo que cada día es diferente. Depende de cómo estamos nosotras, del público… este cabaret tiene algo de borrachera…es un estado en el que estás a tope, exige mucha energía, pero a la vez es de un disfrute total y tienes, público y actrices incluidas, la sensación de que puede pasar cualquier cosa. Eso en un escenario es maravilloso… A mí las divas me dan la vida… Lo digo cada vez que actuamos.

Maite: A mí el público, yo me lo paso pipa improvisando, observando su actitud, pensando si han tenido mal día o si les gusta la persona con la que han venido… es una cosa muy extraña y muy tonta pero en ese momento, en esa hora y media, les tengo un cariño tremendo y unas ganas de darles mimos muy locas… jajajjaaja… Son ataques de amor. Hay gente que te mira tan bien, se ríe tanto y te ayuda tanto, que yo me despediría del público a besos y pasándonos los teléfonos… Luego se me pasa, no soy una psicópata.

Nerea: Todo, todo y todooooo. Cantar y bailar me encanta pero ya cuando el público se entrega quieres darles todo y que disfruten contigo. Cuando conectas te hacen sentir especial.

De izda a dcha: Nerea Bonito, Maite Redín y Adriana Olmedo, caracterizadas como Bibian Sin Ley, Shirley Sin Temple y Greta Sin Garbo respectivamente.

SDL: Dicen que, como sociedad, reímos poco y eso que dicen también que es algo fundamental para la estabilidad emocional y para la felicidad… ¿Por qué será?

Adriana: Porque nos damos demasiada importancia.

Maite: Totalmente de acuerdo con Adriana y porque nos han dicho que madurar es ser serios…¡Qué faena, nos han hecho!

Nerea: ¿Madurar? ¿Que es madurar? ¡Que importancioso es todo!

SDL: ¿Qué ha supuesto para vosotras poner fin a este espectáculo?

Adriana: Nos da pena porque hemos disfrutado mucho. Pero vamos a por el próximo y eso es excitante.

Maite: Es un hasta luego… yo tengo ganas de saber que será de ellas, que tal les irá en Benidorm… saber si se han comprado ropa y pueden colgar el vestido rosa que les queda fatal, pero no se lo digas.

Nerea: Da pena pero no lo he visto como un fin… Es… ¡a por otra cosa mariposaaa! Y con muchísimas ganas.

SDL: ¿Y cómo nació? ¿con qué objetivos? ¿los habéis logrado…?

Adriana: Queríamos llevar el cabaret a la calle, así nació. Luego lo llevamos a la luz de los focos, al interior. Donde creció y creció. Pero ante todo queríamos provocar, hacer reír.

Maite: De la necesidad de divertirnos en grupo y cuanto más numeroso el grupo mejor, somos de celebrar todo con orgías pero muy perezosas para el sexo, por eso les hacemos reír que es más fácil que hacerles llegar al orgasmo. O no… no sé. Voy a pensar.

Nerea: Queríamos salir a cabaretear… Divertirnos en el escenario, cantar, bailar, provocar y levantar la pierna hasta la oreja… Hemos conseguido todo menos lo de la pierna. Además, tampoco sabemos hacer mucho más.

SDL: ¿Cuál es el próximo proyecto de las divas?

Adriana: ¡Las divas se casan en Benidorm!

Maite: Eso es…

Nerea: Tengo que preparar protección solarrrrrr.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *