La cebolla de los lectores

¿Qué pasa cuando pelas una cebolla? Que lloras. ¿Y cuando te limpias las lágrimas mientras pelas la cebolla? Que te arden los ojos, lloras mogollón y, de paso, te reafirmas en tu torpeza (a mí me pasa…).

¿Que qué tienen que ver las cebollas con los libros? Todo. Porque… ¿qué ocurre cuando una editorial te dice que va a dejar de traer a las librerías esa saga con la que los ojos te hacen chiribitas?

llora

Cuando te lo cuentan.

Cuando te enteras de la noticia, atraviesas las 5 fases del duelo:

  • 1. Primero lo niegas. Lo niegas todo, porque no puede ser que esté pasando eso. ¿Cómo van a dejar de traducir esa saga que te ha cambiado la vida?, ¿y para colmo sólo queda un libro por publicar, como ocurrió con ‘Los diarios de Georgia Nicolson‘, de la locamente divertida Louise Rennison?, ¿es que vas a tener que comprarte la edición original, para lo que deberás saber leer en inglés, chino o klingon como un nativo?
  • 2. Después llega la ira. La editorial, con la que hasta ahora no tenías ningún problema, empieza a caerte mal. Que tiemble, si tienes redes sociales, porque vas a compartir tu disgusto con otros lectores como si no hubiera un mañana.

Bob

Esta fase se te puede ir de las manos, así que te aconsejo que tomes medidas: guarda el móvil bajo llave durante un par de días y tira la llave al mar (o por el váter si no tienes el mar cerca), pide a alguien de confianza que cambie la contraseña de tu Twitter / Facebook y no te la diga, informa a ese alguien de que puede que le amenaces con frotarle una cebolla en los ojos si no te revela la  nueva contraseña…

  • 3. Negocia. Al igual que en esa película de 1998 (¿un poco viejuna la referencia?), conviértete en un negociador como Samuel L. Jackson y Kevin Spacey. Establece un diálogo con la editorial y dile que es bonita, que la apoyas, que entiendes los riesgos de publicar, que ‘madremías’ cómo está el mercado, que cómo va a abandonar esa gran serie, que te comprometes a darla a conocer al mundo en tu blog, que mira que la cebolla está barata y no te cuesta nada acercarte a las oficinas (uy, esto mejor no)…
  • 4. Luego llega la fase en la que te deprimes. La editorial no es una ONG ni los Reyes Magos trabajan en ella, así que no hay nada que hacer. ¿Para qué seguir leyendo?, ¿qué va a ser de esos personajes a los que has aprendido a querer como si fueran tus amigos?, ¿a qué huelen las nubes?

brad fase

A mí me pasó esto con los diarios que os he comentado antes, y con ‘Los diarios de la princesa’ que escribió Meg Cabot (dieron el salto al cine con Anne Hathaway en el papel de la insuperable Mia Thermopolis), y con el fabuloso ‘El trono envenenado’ que escribió Celine Kiernan, y con…

Y después me medio sucedió con la saga ‘El trono de cristal‘, de súper Sarah J. Maas, que Alfaguara decidió continuar sólo en eBook. Y yo no tenía ni libro electrónico, ni iPad, ni iNada, ¡¡socorro!!

  • 5. El duelo termina con la aceptación. Asumes que no vas a aprender coreano, alemán o élfico de forma nativa y que eso significa que nunca leerás el final de la historia, y te das cuenta de que gira el mundo gira aunque parezca menos brillante y los ojos hayan dejado de hacerte chiribitas.

Es tiempo de pasar página, de imaginar que los buenos ganaron y los malos ardieron en las llamas del infierno, y de buscar otra gran historia con la que rellenar ese hueco frío y vacío de la estantería. ¿Me recomendáis alguna? Y contadme, ¿con qué saga inacabada pasasteis por las fases del duelo?

Ahora debo irme.

despedida

En el gif, una cosita achuchable.

Acerca de Alba Úriz Malón

Filóloga, periodista, música, bloguera, gatuna, vegetariana, chocolatera y del precioso norte que me parió (el orden de los factores no altera las cosillas).
Esta entrada fue publicada en Editoriales, El trono de cristal, El trono envenenado, Los diarios de Georgia Nicolson, Los diarios de la princesa, Sagas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La cebolla de los lectores

  1. Gizotso/Hombre lobo/Lobisome dijo:

    Interesantísimas reflexiones. En mi caso, hay cinco antiguos cuentos de la saga del brujo Geralt de Rivia, de Andrzej Sapkowski, que no se han traducido al castellano. Pero voy a hacer como Unamuno, que aprendió danés para leer a Kierkegaard. ¡Polaco, allá voy!

  2. Mara Oliver dijo:

    Mi dolor empezó hace mucho, de pequeña, hace como 25 años ya, cuando empece a leer a María Gripe y no pude encontrar completa la saga de Los escarabajos vuelan al atardecer (no sé si por no estar traducida o descatalogada o qué).

    Ahora que leo en inglés, sufro menos. Tengo la suerte de poder leer a Richelle Mead y Laini Taylor, que escriben maravillas, y también a Clive Barker (que ahora por fin traducen Abarat).

    Comprendo que si no hay mercado, no se edite el resto de las sagas, pero me ha parecido una idea genial lo de que se continuasen en ebook, que renta mucho y cuesta muy poco.

    Me despido con un abrazo y una cebolla especial, la de las nanas de Miguel Hernández 😉

    Desperté de ser niño.
    Nunca despiertes.
    Triste llevo la boca.
    Ríete siempre.
    Siempre en la cuna,
    defendiendo la risa
    pluma por pluma.

    • Alba Úriz Malón dijo:

      Esa nana me ha sacado unas cuantas lágrimas… Qué bonita.

      ¡Los escarabajos! No sabía que había más de un libro O____O. Eso tengo que mirarlo.

      ¡Besicos, Mara!

  3. Brizz dijo:

    Yo estoy con un sin vivir con respecto a Vampire Academy, van por el libro 4 y les faltan 2 por publicar, pensé que con la peli habría un pequeño empuje pero nada de nada, sólo han anunciado el libro 5, pero fuera de eso ni rastro del 6. ¡Ay mi corazón de melocotón! 🙁

  4. Iria dijo:

    Coincido contigo: amaba a Georgia Nicholson y me hundieron en la miseria cuando la cancelaron…

    Y aquí has hablado solo de la postura del lector, pero AY, el temor de los escritores de saga a que de repente su editorial diga que “oh, espera, no has conseguido los resultados que esperábamos” es muy real. Se lo hicieron a Cotrina, se lo hicieron a Sofía Rhei… Todos los días rezo a algún ser superior por que “Cuentos de la luna llena” vaya bien y no sea una de esas sagas interrumpidas de repente.

    ¡Buen artículo y felicidades de nuevo por este espacio, Alba! ¡Un besazo!

    • Alba Úriz Malón dijo:

      Esa otra visión de la cebolla es interesantísima… Me la apunto :P.

      ¡Que vaya muy, muy bien con el libro nuevo <3!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *