Suelo pélvico: es el momento de ponerse en serio

Suelo Pélvico :: ¿Cómo reforzarlo?

Ya sabemos lo importante que es mantener nuestro suelo pélvico en buen estado y que ello va a hacer que consigamos muchos beneficios y evitemos muchos problemas.
Cinco minutos. Cinco minutos al día. Eso sí todos los días, eso es lo que necesitamos para realizar los ejercicios que nos van a mejorar tantísimo a muchos niveles.
Y aún así muchas de nosotras o no los hacemos o lo dejamos hace ya un tiempo. Bueno, pues ánimo. Sólo se trata de volver a empezar y este puede ser un buen momento para coger de nuevo ese hábito importantísimo. Ahora en las vacaciones, con un poco de relax que a veces no encontramos para centrarnos. O justo después, con esa sensación del “empezar de nuevo” tras haber cogido fuerzas.

Vamos a recordar un poco los problemas que da un suelo pélvico debilitado (la cosa se va poniendo seria año a año)

¿Qué es el suelo pélvico?
Es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal como una especie de “puente colgante”.
•  Contiene los órganos pélvicos correctamente en su sitio y que además así funcionen correctamente. Son: vejiga, útero, vagina y recto;
•  Da estabilidad a nuestra columna y a nuestra pelvis.
Por ello es importantísimo tonificarlo y fortalecerlo para nuestro bienestar físico y psíquico.
Más relevante en la mujer
Existen dos grandes acontecimientos en la vida de muchas mujeres que son muy lesivos para su suelo pélvico: el embarazo y parto vaginal. Otro momento que debilita y daña es en la llegada de la menopausia.
En el embarazo esta musculatura soporta el aumento de peso que conlleva el bebé y los cambios hormonales; por ello se vuelve más laxa y disminuye su capacidad de contención, por lo que muchas mujeres en este periodo tienen pérdidas de orina.
Al llegar el parto, esta musculatura tiene que estirarse tanto que sin los mecanismos de defensa del propio embarazo el daño sería irreparable. Pero el impacto sobre el suelo pélvico después es diferente en cada caso. Si además el parto se complica y se interviene con instrumental o episiotomía, la lesión es mayor.
El embarazo, el parto y la menopausia son momentos clave en los que el suelo pélvico puede debilitarse.
En la menopausia y los cambios físicos que se dan en nuestro cuerpo también afectan a esta musculatura, sobre todo si ya llega debilitada o lesionada. Por eso en esta etapa es muy frecuente que aparezcan los problemas asociados: la incontinencia, el descolgamiento de algún órgano…
A estos momentos clave pueden unirse otras razones que debiliten el suelo pélvico como pueden ser: la obesidad, el estreñimiento, o la práctica de determinados deportes (running, …).

Fortalecer y tonificar el suelo pélvico.
La prevención es la mejor fórmula. Los ejercicios de Kegel, son fundamentales para fortalecerlo. Cuanto antes nos demos cuenta de lo importante que es para nosotras y comencemos a trabajar esta musculatura, mejor podremos minimizar los inconvenientes del embarazo, del parto y, sobre todo, de la menopausia.
Si queremos ganar calidad de vida debemos conocer mejor nuestro cuerpo y, sobre todo, nuestro suelo pélvico, y fortalecerlo a cualquier edad. Si no hay problemas previos, cinco minutos al día son suficientes para mantenerlo tonificado.

¿Qué consecuencias tiene que nuestro suelo pélvico se debilite?
Los efectos y consecuencias que a corto o largo plazo pueden darse son:
Incontinencia urinaria o fecal.
Prolapsos o trastornos que se producen al descender alguno de los órganos que sostiene esta musculatura pélvica como: la matriz (prolapso uterino), la vejiga (cistocele) o el recto (rectocele); suelen requerir intervención quirúrgica en los casos más avanzados.
Disminución de la sensibilidad sexual, empeoramiento de la calidad de las relaciones sexuales y disfunciones sexuales (dispaurenia o dolor en las relaciones sexuales, vaginismo, disfunción erectil).
Estreñimiento crónico.

Ejercicios de Kegel
El doctor Arnold Kegel en 1948 ideó unas contracciones del músculo del suelo pélvico. Hoy siguen utilizándose por sus beneficios.
¿Quién los puede realizar?
Mujeres adultas, sanas y con un mínimo de fuerza en la musculatura pélvica.
Mujeres deportistas que realicen ejercicios de impacto para compensar.
Durante las etapas de menopausia, embarazo y post parto para fortalecer este suelo pélvico.
Los hombres también pueden realizarlos.
Personas con estreñimiento.

¿Cómo realizar los ejercicios de Kegel?

¿Cómo se realizan? 

  •    La postura para realizarlos es importante, debemos comenzar siempre por la que nos resulte más fácil y cómoda y que nos ayude a coger la técnica correcta para realizarlos.
    Cuando comenzamos la postura inicial puede ser tumbadas boca arriba y con las piernas flexionadas (conforme mejoremos la técnica podríamos realizar otras posturas); estando tumbadas es más fácil contraer la musculatura, ya que ejercemos una menor presión abdominal y así la técnica se realiza de forma más correcta.
  • Los pasos son los siguientes:
    1.   Contracción y elevación de forma voluntaria de la uretra, vagina y ano durante 10 segundos; probablemente al principio no consigamos llegar a contar hasta 10, pero poco a poco iremos progresando y cogiendo práctica.
    2.   Mantener la contracción.
    3.   Soltar esa contracción.
    4.   Descansar y relajar progresivamente.

Es muy importante descansar entre ejercicio y ejercicio para que la musculatura se relaje y lo hagamos correctamente.

  • En el momento de hacer esta contracción no debemos contraer los glúteos, tampoco cerrar las piernas, ni contraer los aductores, la parte interior de los muslos.
  • La respiración no debe interrumpirse durante la contracción.
  • Hay que localizar la musculatura que se trabaja. Si no sabemos situarla es recomendable acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico que nos informe, nos enseñe a identificar y contraer correctamente este músculo pélvico y el músculo transverso del abdomen que también interviene junto a la musculatura del suelo pélvico.
  • La pauta de repeticiones se puede individualizar en cada persona. Aunque normalmente consiste en tres series. En cada serie realizaremos entre unas 8 y 12 contracciones Con un intervalo de 10 segundos entre las series para que el músculo se recupere.
  • Intentar planificar el momento que vamos a dedicar a ello y mantenerlo sin variar durante la semana,esto nos ayudará a que cogamos el hábito de hacerlo.
    Existen distintos dispositivos comercializados (farmacia) y medidas fisioterapéuticas (fsioterapéuta) para realizar estos ejercicios. Pueden utilizarse cuando no tenemos problemas si queremos mantener en buen estado nuestro suelo pélvico o también como tratamiento de ayuda junto a la rehabilitación que hagamos y bajo las indicaciones del fisioterapeuta. En el mantenimiento del suelo pélvico una vez rehabilitado también se utilizarán.
  • Ejercitadores en forma de bolas y conos vaginales de distintos pesos. Ahora existe llamado ejercitador personal inteligente” que ofrece una forma completamente innovadora de realizar tus ejercicios, proponiéndote una rutina fácil de seguir, segura y adaptada a tus necesidades personales. Podéis consultarnos por ellos en Farmacia Martínez Eslava en San Juan de la Cadena, 3, Pamplona, ya que disponemos de todos estos tipos.
  • KegelSmart :: El entrenador del suelo pélvico

    También existen dispositivos que se utilizan en consulta de fisioterapia o en ginecología que integran un visualizador de presiones, biofeedback, que sirve para comprobar que los ejercicios se hacen correctamente. También ayudan para que veamos nuestro progreso y motivarnos.

  • Neuromodulación y estimulación eléctrica para que la musculatura pélvica progresivamennte se fortalezca. Técnica utilizada por profesionales en casos concretos (incontinencia severa) en que la musculatura es muy débil y no es posible provocar la contracción voluntariamente. También cuando otras técnicas no han dado resultado o para complementar la terapia habitual.
  • Recordad:
    • Si lo haces todos los días, notarás mejoría si tienes problemas de incontinencia de esfuerzo (toser, reir, correr…). También mejoran mucho las relaciones íntimas.
    • Mientras realicemos los ejercicios no se debe contraer los glúteos, ni la parte interior de los muslos, ni tensar el abdomen.
    • Con sólo 5 minutos al día realizas el entrenamiento de tu suelo pélvico. 

Esta entrada fue publicada en Bienestar, Cuidados de la piel, Productos, Sexualidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *