Buen tiempo a la vistaaa!!! ¿Operación bikini?

 

Hola!!

¿Cómo estáis?

Bienvenidos una vez más al blog Fitness por Rosa López (un espacio de publicación  dedicado a la salud, al ejercicio y al bienestar).

Ahora que va llegando poco a poco el buen tiempo, a la vez que te planteas hacer un cambio de armario progresivo, quizás se te haya pasado por la cabeza empezar a ponerte en forma.

Esa sería una posibilidad, pero puede ser que pertenezcas al grupo de personas que se cuidan todo el año de una manera regular, sólo que ahora simplemente tienes más interés en ponerte más “a punto”.

La diferencia entre la gente que se plantea empezar a hacer ejercicio cuando se da cuenta de que se acerca el verano y los que se cuidan todo el año, es el motivo de por qué lo hacen.

Los primeros, tienen un compromiso temporal (les puede durar más o menos), y los que realizan ejercicio y se cuidan habitualmente, tienen un compromiso con ellos mismos de por vida.

Image result for botella de agua en forma mancuerna

Si más de una vez has intentado ponerte en forma y consideras que has acabado dejándote llevar por la inercia de la pereza, te voy a dar unos motivos por los cuales deberías empezar a cuidarte bajo mi punto de vista:

Te sentirás mucho mejor contigo mismo, puesto que te darás cuenta de que tú y sólo tú, tiene dominio sobre tu propio ser.

– Tendrás más energía, con lo cual tu actitud será mucho más jovial.

– Estéticamente te verás mejor, y eso hará que suba tu autoestima.

Aumentará tu esperanza de vida y la calidad de la misma.

¿Te convence por lo menos alguna de las razones que te he dado para empezar tu plan de entrenamiento?

Si es así, ya tienes algún pretexto de peso para emprender la marcha.

Pero si el único motivo por el que te quieres cuidar es para gustar a los demás, estás condenado al fracaso, ya que en el momento en que veas que has logrado tu objetivo, abandonarás los buenos hábitos.

¿Por qué? Porque en lugar de hacerlo un estilo de vida, habrá sido para ti una etapa más en tu vida…

A mí no me vale la frase: “En invierno no importa tanto cuidarse, porque como el abrigo tapa…”

Entonces,pregunto yo: “¿Para quién cuidas tu cuerpo? ¿Para ti o para los demás?”

Esa motivación desde luego no es interior, ya que está condicionada por el qué pensarán los demás.

Rosa López (Personal Trainer & Fitness Coach)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Debemos de entrenar a bajas temperaturas?

Hola una vez más, queridísimos lectores:

El tema a tratar en este post, puesto que la estación lo requiere ya que estamos en tiempo gélido y con bajas temperaturas, es cuando menos interesante, puesto que más de uno de nosotros nos hemos quejado cuando al entrar a un gimnasio o a una sala de actividades hacía un poco de fresquito.

En ese momento, no nos paramos a pensar que en el momento en que comencemos con nuestra actividad física y a medida en que vaya subiendo la intensidad de nuestro entrenamiento, las cosas van a cambiar, y la temperatura de nuestro cuerpo va a subir considerablemente.

Pero, ¿realmente puede ser tan malo entrenar a bajas temperaturas?

Muchos inventos realizados por el progreso de la humanidad, son en realidad más capas de aislamiento entre nosotros y la naturaleza. Frecuentemente, el objetivo de estas capas adicionales es hacernos sentir más “confortables”.

Esto en sí no es nada malo, pero cuando nuestro objetivo de vida es sólo estar cómodos, perdemos algo tan valioso como sacar todo nuestro potencial a relucir.

El gran inconveniente de pretender permanecer en la comodidad, es que cuanto más nos aislamos de los elementos naturales, cuanto más dependemos de apoyos externos para realizar actividades que nuestro cuerpo podría hacer por si mismo, más se  resiente nuestra salud y más vulnerables somos ante cualquier adversidad.

Al desconectarnos tanto del frío (con calefacción central, zapatos de suela gruesa, plumones, ropa térmica, mantas eléctricas,…) vamos aislándonos de uno de los elementos con los que evolucionamos, el “estrés térmico”. Y cada vez hay más evidencia avalada por más de un estudio de que esto juega un papel relevante en la epidemia de obesidad que está presente en estas últimas décadas.

Por supuesto que esto va a ser un factor secundario si lo comparamos con la alimentación y el ejercicio físico, los dos pilares fundamentales, pero es un componente más que influye en ello.

“En algún momento del camino, parecemos haber confundido la comodidad con la felicidad”.      (Dean Karnazes)

En nuestro cuerpo se producen dos procesos: la homeostasis y la termogénesis.

Hay muchos tipos de homeostasis, pero en este caso me refiero a la relacionada con la regulación de la temperatura. Se trata de una forma de equilibrio dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Por eso guarda estrecha relación con la temperatura a la que nos encontremos.

Mientras que la termogénesis es la capacidad de generar calor en el cuerpo debido a las reacciones metabólicas.

Nuestro cuerpo prospera cuando rompemos la rutina periódicamente en el ejercicio, en la alimentación, y también en la temperatura.

Es beneficiosa la exposición a bajas temperaturas, y aquí os hago constancia de alguno de estos beneficios probados por diversos estudios:

  • Mejora la quema de grasa y absorción de glucosa por parte de los músculos, en parte debido a la mayor activación de la hormona adiponectina al exponerse al frío. Los niveles bajos de esta hormona están ligados a la obesidad, diabetes, y enfermedades cardiovasculares.
  • Fortalece el sistema inmunológico: Es cierto que una exposición prolongada al frío debilita la función inmunológica (aunque hay controversias al respecto). Pero lo que parece claro es que exposiciones cortas e intensas lo fortifican, a la vez que incrementan la existencia de ciertos antioxidantes, como el glutatión (GSH).
  • Prolonga la longevidad de las células, previniendo la ruta mTOR e incentivando la autofagia (eliminación de la “basura metabólica” de las células).
  • Disminuye el dolor asociado a diferentes situaciones, como la artritis, por mediación de la estimulación de la norepinefrina.
  • Mejora los síntomas en una depresión leve.

Con todo lo expuesto anteriormente, no he querido decir que no haya que resguardarse de los elementos, pero debemos saber que también son saludables las exposiciones breves e intensas a ellos.

En cursos de supervivencia se aprende “La regla de los 3”. Tu vida corre peligro después de: 3 semanas sin comida, 3 días sin agua, 3 horas a la intemperie (a bajas temperaturas), 3 minutos sin oxígeno.

Es decir, para tu organismo, después de obtener oxígeno, conservar la temperatura corporal es lo más importante. Tu cuerpo necesita 36.5ºC (+/- 1ºC), y cualquier pequeña derivación representa una alarma.  Por ese motivo, tiene mecanismos para sustentar esa índole térmica como sea, y la activación periódica de estos mecanismos es beneficiosa. Si nunca se ponen en marcha, se atrofian, y en los últimos años se ha descubierto una interesante relación entre la exposición al frío y nuestro metabolismo.

Un artículo publicado en el Journal of Clinical Investigation, coordinado por la  Universidad de Sherbrooke en Quebec, ha dado este paso en un ensayo en el que participaron seis hombres de entre 23 y 42 años a los que se sometió a frío moderado durante fracciones de dos horas (su temperatura en la piel cayó entre 3,8 y 0,4 grados).

+Desde el Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciber) de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición apuntan que dicho trabajo tiene una gran importancia clínica.

“Un estímulo tan simple como un ambiente frío genera un impacto y pone en marcha el funcionamiento de la grasa buena que consume calorías”, indican. Además, van más lejos: “Se podría inducir una relación entre la obesidad y temperaturas excesivamente altas en las casas”.

Image result for mancuernas en la nieve

El ejercicio físico también activa el tejido adiposo marrón —en sus células abundan las mitocondrias, de ahí su tonalidad—, según un trabajo publicado en Nature entre cuyos autores figura un conocido profesor de Biología y Medicina en el  Dana -Faber Cancer Institute de la Universidad de Harvard.

Este equipo de investigadores ha descubierto (esta vez sí, en ratones) una hormona nueva (que han bautizado como irisina) que genera el músculo cuando se ejercita y activa el consumo de oxígeno y termogénesis en células de tejido adiposo blanco, entre otras muchas misiones.

De acuerdo con  investigadores de la CELAFISCS (Centro para el Estudio del Laboratorio de Aptitud Física de São Caetano do Sul), vinculada al Ministerio de Salud, es precisamente en esta época del año en que la práctica actividad física puede proporcionar una mayor ventaja. Realizar ejercicio en clima frío puede aumentar hasta un 30% la quema de calorías. Con el clima más frío, el cuerpo quema más calorías para mantener el calor y aumentar la sensación de calidez. Por lo tanto, los cambios fisiológicos producidos por el frío puede potenciar los ejercicios y aumentar los efectos de las actividades en el cuerpo. Los investigadores dicen: -Los cambios fisiológicos producidos por el frío, son más saludables y tienen menos riesgos para la salud y las actividades hacen que el corazón sea menos vulnerable a las enfermedades crónicas. Las bajas temperaturas pueden aumentar el ritmo del metabolismo hasta cinco veces para mantener la temperatura normal del cuerpo-.

Image result for mancuernas en la nieve

 

“Ningún hombre es más infeliz que el que no ha sufrido adversidad, porque muere sin probarse a si mismo”.    (Séneca)

Una de las “perfectas” excusas con la que justificamos nuestra falta al compromiso que tenemos con nuestro programa de entrenamiento, es el frío, el mal tiempo…

¿Realmente piensas que es un gran obstáculo o cuando menos un impedimento para dejar de hacer lo que realmente te interesa?

Sinceramente: aunque sé que es típico escuchar que el frío y el mal tiempo es una excusa para no cumplir con nuestro cometido, nunca me he encontrado identificada con ese inconveniente, porque lejos de verlo como tal, lo diviso como un regalo que la naturaleza nos hace en esta época del año.

Independientemente de que a título personal, me puedan gustar más las estaciones en las que el clima sea más cálido, y haya más horas de luz… 

Pero todo esto no nos tiene que influir en nuestro ánimo, porque ahora viene lo mejor!!!!!!

 

 

Tenemos una cita aquí en otro nuevo apartado.

Mientras tanto… ¡¡¡¡ ser felices !!!!

Rosa López (Personal Trainer & Fitness Coach)

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

¿¿Realmente mantendremos nuestro nuevo propósito??

Apreciados lectores:

 

¿Qué tal va todo?

Espero que de maravilla.

Ha llegado el nuevo año y  es posible que lo hayamos comenzado
con propósitos y hábitos renovados.

A priori esto es genial, pero si realmente estas nuevas intenciones van a permanecer lo suficiente como para decir que son unas rutinas que forman parte de nuestra vida, y no unos “descafeinados” caprichitos que se nos han pasado por la cabeza para pretender autoengañarnos.

Si se trata de unos simples antojos , tienen realmente una fecha de caducidad muy corta, porque las hemos decidido incluir por inercia, y no porque verdaderamente hayan nacido de nuestro deseo más profundo.
Ésta sería la clave de todo: que lo que nos propongamos realizar, sea efectivamente algo que nos interese de verdad.
Para que esto se pueda llevar a cabo, debemos ser muy conscientes de que en mayor o menor medida, las cosas cuestan un esfuerzo, e invariablemente hay que poner algo a cambio para obtenerlas.
Siempre y cuando la permuta para conseguirlo nos merezca la pena, estamos en el camino correcto, puesto que esto nos va a dar una satisfacción personal inigualable… no se puede comparar con nada material, que piensas que te llena en el momento, pero es efímero.

  • Si queremos, podemos empezar ya con nuestro programa Fitness:

– Piensa cuánto tiempo vas a dedicar a realizar tu entrenamiento a lo largo de la semana.

– Programa los días que vayas a entrenar.

– Define un horario para realizar tu programa, porque esto ayudará también a que cumplas tu compromiso.

– Es preferible que seas realista y no te engañes haciéndote ver que dispones de más tiempo del verdadero, y a la hora de la verdad, no puedas cumplir con las espectativas que tan ilusamente has programado.
Recuerda que es más eficaz dedicar menos tiempo pero bien programado y con una buena base, que dispersar la actividad divagando en su elaboración.

Retoma tu entrenamiento de una manera progresiva, en función al tiempo que hayas fallado a él.

– Sería conveniente que volvieras a tus hábitos saludables combinando ejercicio físico y nutrición, y si no los tienes ya, nunca es tarde. Pero empieza ahora mejor que luego. Es la mejor forma de sentirse bien tanto por fuera como por dentro.

– Recupera tus horarios de comidas, puesto que cuando asistimos a reuniones culinarias con otra gente, éstas se retrasan de la hora habitual. De esta forma, nos dará tiempo a realizar diariamente el almuerzo y la merienda, ya que es lo ideal.

– Aparca los dulces y el alcohol de una forma frecuente, ya que es posible que estos días hayan estado presentes más de lo debido, y nos conviene perder el uso de “echar mano de ellos” si verdaderamente queremos cuidarnos.

– Recuerda que no hay nada prohibido. Hay ciertas cosas que te convendría limitar, pero de vez en cuando es bueno que te concedas “licencias”, siempre y cuando no interfieran en la búsqueda de tus objetivos.

PARA LLEGAR A LA CUMBRE, VETE SUBIENDO POCO A POCO CON PASO FIRME,              MANTENIENDO LA MIRADA EN LA META.                                                                                                      Rosa López  (Personal Trainer & Fitness Coach)

Bien queramos volver a la rutina o empezar con una nueva, necesitamos una determinación firme. Esto implica que tenemos que ser conscientes de que esos propósitos nos van a ocupar un tiempo, una dedicación y un esfuerzo en mayor o menor grado, pero debemos de tener la convicción de que va a merecer la pena.
Si emprendemos nuestra vuelta o inicio al ejercicio de una manera superficial -dejándonos llevar por modas en este aspecto-, tenemos casi todas las posibilidades de fracasar en el intento.
No nos vendría mal pensar que si hemos llegado a un estado de dejadez, los únicos responsables hemos sido nosotros, y como tales hemos recibido las consecuencias. Asimismo, si queremos lograr algo, deberemos ser nosotros los ejecutores de su realización

Quizás estas fechas nos estén haciendo reflexionar al respecto y aprovechando la entrada del nuevo año, nos planteemos empezar a hacer algo en serio

Rosa López (Personal Trainer & Fitness Coach)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario