World Mediation Summit 2017

Esta semana hemos estado en Madrid asistiendo al World Mediation Summit 2017. Es un modelo de congreso y en definitiva, un lugar de encuentro de compañeros mediadores en el que compartir por áreas y de manera ordenada nuestra experiencia, nuestro trabajo, nuestras inquietudes y también nuestras perspectivas de futuro.

Han sido cuatro días intensos y muy calurosos en los que hemos tenido la oportunidad de conocer e intercambiar conocimiento.

Comenzamos el martes por la mediación en el ámbito sanitario dinamizada por Paloma Robles, donde nos expusieron la mediación como una necesidad para la mejora de las interacciones personales que se producen en el ámbito de la salud. A continuación, Inmaculada Gabaldón nos habló de las prácticas restaurativas. Después vimos la mediación como opción de intervención en situaciones complejas, es decir, en ámbitos de violencia de género. Más tarde, María del Castillo Falcón nos habló de la escuela integradora, un nuevo modelo de mediación. Y cerramos la jornada con Tomas Prieto, con datos acerca del futuro, de la digitalización, de la evolución de la ciencia y  de activismo digital en mediación.

El miércoles la mañana se abrió con representantes de diferentes instituciones jurídicas y el enfoque de la mediación desde la perspectiva judicial. Le siguió una exposición de un proyecto de mediación financiera dirigido por Roberto Granizo quien contó para llevarlo a cabo, con la confianza del Banco de Santander. Mediación en educación y en el lugar de trabajo cerraron la jornada.

El jueves tuvo como eje central en todas las ponencias, la mediación como elemento de pacificación en conflictos internacionales. Aquí resalto la mesa redonda en la que se abordó la problemática de la sustracción de menores entre progenitores. Hubo testimonios personales que además de ponernos la piel de gallina, nos dio la realidad de que los tratados internacionales no sirven para asuntos como estos, en los que el tiempo es fundamental para esos padres o madres que viven con desesperación la búsqueda de sus hijos.

El viernes hablamos de negociación por intereses, con una dinámica exposición de Christian Lamm, derecho colaborativo y mediación familiar, de cuyo panel, destaco la intervención de Jaime Ledesma y su intervención como mediador en la búsqueda de su origen en personas adoptadas. Posteriormente escuchamos las experiencias de la mediación pre-judicial en 2 países: Italia Y Argentina. Muy interesante, y destaco la visión del profesor de la Universidad de Girona, Raúl Calvo Soler, quien colaboró en Argentina a su implantación y nos dio su visión de las posibilidades de una iniciativa semejante en nuestro país.

A la vista de todo lo expuesto y vivido con mis compañeros durante estos días, he sacado unas cuantas ideas o conclusiones. Son opiniones y por lo tanto opinables, es decir, discutibles. Ahí van:

1.- Son las personas quienes hacen las cosas, no las instituciones, como en la experiencia de mediación financiera de Roberto Granizo. Aprovechemos el impulso de iniciativas como esta, en este caso financiera, para darle a la mediación el lugar que le corresponde en la gestión y resolución de conflictos. Detrás del éxito de la mediación esta la acción de los mediadores.

2.- No podemos ni debemos esperar a que sea el estado o las administraciones las que vengan a salvar a la mediación ni a los mediadores. Puede haber medidas institucionales que nos favorezcan, pero la iniciativa no va a ser de la administración pública. Si los mediadores nos empeñamos en que sean otros quienes nos den trabajo, nunca la mediación va a ser la profesión que queremos que sea, y que tenga el reconocimiento que merece.

3.- La adaptación al futuro y a sus cambios, tecnológicos o científicos, va a exigir nuevas formas de resolver nuestras diferencias o disputas. Es aquí donde la mediación debe encontrar su lugar y cobrar una importancia real.

4.- El mercado de la mediación está entre nosotros y no es otro más que el conflicto. Hablemos más de teoría del conflicto y no solo de escuelas, herramientas o estrategias de mediación.

5.- Las organizaciones, sean o no empresariales, van a necesitar elementos de innovación social para el cuidado de las relaciones entre las personas que las forman. Uno de ellos, tiene que ser la mediación como nueva forma de gestionar y resolver conflictos.

6.- Convivamos con otras formas de pacificación social o de acercamiento a las personas del sistema judicial como es el derecho colaborativo. Serán los clientes quienes tras el conocimiento de cada uno de ellas, elegirán el modelo con el que se sientan mas identificados.

7.- Son varias las escuelas o modelos de mediación, cada una con sus estrategias. Es bueno conocerlas y manejar sus herramientas. Debemos estar abiertos a aprender e incorporar nuevas maneras de abordar el conflicto y a las personas que nos lo traen al despacho. Con profesionalidad y rigor. La negociación por intereses, me parece una de las estrategias que sin duda, debe conocer y manejar el mediador.

8.- Dejemos de llamar mediador a quien no lo es, de la misma manera que no llamamos escritor a todo aquel que sabe escribir. Esto me lleva hacia la necesidad de tener un colegio profesional…

9.- La mediación es una forma de ejercer justicia. Desde las instituciones judiciales debe tener esta mirada para dejar de ser un método “alternativo” y ser una metodología real. Puede haber otras formas y no están reñidas con la mediación, como el derecho colaborativo, pero ofrezcamos todas las opciones al ciudadano y que sea él quien elija.

10.- Desarrollemos la mediación en situaciones novedosas e interesantes como la sustracción de menores o la búsqueda de sus orígenes en personas adoptadas, serán nuestros escaparates de innovación y éxito.

Cierro la lista de conclusiones en 10, aunque podría ampliarla, pero como suele gustarme, los resumo en 2:

1.- La nueva sociedad, las industrias del siglo XXI, la era de la información con toda su carga tecnológica, necesita nuevas manera de afrontar las disputas entre las personas que la integran. La mediación es aquí, una herramienta de innovación social, por permitir una gestión y resolución de conflictos ágil, adaptada a la realidad de las partes, discreta y sostenible.

2.- Queridos compañeros, no nos perdamos en disquisiciones sobre escuelas, estrategias, métodos o dinero público. Demos a la mediación el carácter profesional que tiene y a quien lo ejerce la visibilidad para que los mediadores (que realmente lo son) puedan llevar a cabo su trabajo con el reconocimiento social y económico que esta actividad debe tener. Eso sí, cuidado con identificar o confundir la mediación con otras formas de intervención entre personas….. El mediador es quien conoce la teoría de la mediación, pero también la práctica, y pone todo su expertis al servicio del  conflicto, verdadero cliente de la mediación.

¡Seguimos en contacto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en aprender, conflictologia, congreso, Madrid, mediacion, mediador, WMS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *