Me divorcio o me separo

Esta es una cuestión bastante recurrente que se nos plantea cuando alguien viene a nuestro despacho y nos manifiesta su intención de ruptura de pareja.

Parecen conceptos muy diferentes. Desde el punto de vista emocional son pocas las diferencias, y desde el punto de vista jurídico, tampoco parece haber muchas. En lo que se refiere a la ruptura de la convivencia, la libre elección de domicilio, el reparto del tiempo en el cuidado de los hijos, o las aportaciones económicas para cubrir sus necesidades, no hay diferencias entre separación o divorcio. A nivel patrimonial, tampoco hay diferencia alguna. En ambos casos, los cónyuges deben abordar la liquidación de la sociedad conyugal, sea cual sea el régimen matrimonial que hayan tenido (conquistas o separación de bienes).

La única diferencia entre ambos estados civiles, es que en la separación se mantiene el vínculo matrimonial y en el divorcio no. Es decir, la persona separada no puede volver a casare o constituir pareja de hecho, porque mantiene su situación de matrimonio, mientras que el divorcio permite que las personas puedan contraer nuevo matrimonio o formar pareja de hecho.

La legislación acerca de estos asuntos, ha evolucionado mucho. Con la primera ley del divorcio en España que data de 1981, además de tener que dar una causa que justificara la ruptura matrimonial, no permitía que las personas pasaran de casadas a divorciadas sin estar antes un periodo de tiempo separadas. Parece que el legislador consideraba que para llegar a divorciarnos necesitábamos un periodo de reflexión.

Afortunadamente, la sociedad moderna reclamaba cambios en la legislación, y con la aprobación de la ley del divorcio del 2005, conocida popularmente como ley de “divorcio exprés”, se introdujo la opción de llegar al divorcio sin pasar por el periodo de la separación y ahorrando así a los ciudadanos el coste económico y emocional de duplicar la ruptura matrimonial.

Con este panorama legal, cuando en nuestro despacho nuestros clientes nos plantean esta cuestión de divorcio o separación, damos la información que necesitan y desde nuestro punto de vista, si la decisión de la ruptura de pareja es definitiva y descrita así por ellos, entendemos que lo idóneo y más barato, es proceder directamente al divorcio.

Esto parece claro y nuestros clientes lo entienden y toman su decisión. En alguna entrada anterior, ya hablamos de la importancia de las palabras y del poder que tienen sobre los conceptos que van implícitos en ellas, y en este asunto concreto, detectamos que en nuestra sociedad, evolucionada y moderna, todavía la palabra divorcio tiene un peso específico propio que la palabra separación no tiene. Está claro que nadie se escandaliza porque una persona este divorciada, pero sí que percibimos que verbalizar nuestro nuevo estado civil tiene matices que hacen que nos suponga cierta incomodidad.

Lo importante y verdaderamente serio es que las personas tomen una decisión responsable y por supuesto informada para que decidan libremente qué es lo que quieren tras su ruptura de pareja.

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en abogado, Divorcio, matrimonio, mediacion, ruptura de pareja, separacion y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Me divorcio o me separo

  1. Excelente artículo.
    La verdad que es una de las preguntas que muchas parejas se hacen. Sobretodo cuando llegan a una etapa donde los problemas son a diario y las peleas y discusiones se vuelven abundantes.
    Sinceramente artículos como este, ayudan muchisimo para que las parejas reflexionen.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *