World Mediation Summit 2017

Esta semana hemos estado en Madrid asistiendo al World Mediation Summit 2017. Es un modelo de congreso y en definitiva, un lugar de encuentro de compañeros mediadores en el que compartir por áreas y de manera ordenada nuestra experiencia, nuestro trabajo, nuestras inquietudes y también nuestras perspectivas de futuro.

Han sido cuatro días intensos y muy calurosos en los que hemos tenido la oportunidad de conocer e intercambiar conocimiento.

Comenzamos el martes por la mediación en el ámbito sanitario dinamizada por Paloma Robles, donde nos expusieron la mediación como una necesidad para la mejora de las interacciones personales que se producen en el ámbito de la salud. A continuación, Inmaculada Gabaldón nos habló de las prácticas restaurativas. Después vimos la mediación como opción de intervención en situaciones complejas, es decir, en ámbitos de violencia de género. Más tarde, María del Castillo Falcón nos habló de la escuela integradora, un nuevo modelo de mediación. Y cerramos la jornada con Tomas Prieto, con datos acerca del futuro, de la digitalización, de la evolución de la ciencia y  de activismo digital en mediación.

El miércoles la mañana se abrió con representantes de diferentes instituciones jurídicas y el enfoque de la mediación desde la perspectiva judicial. Le siguió una exposición de un proyecto de mediación financiera dirigido por Roberto Granizo quien contó para llevarlo a cabo, con la confianza del Banco de Santander. Mediación en educación y en el lugar de trabajo cerraron la jornada.

El jueves tuvo como eje central en todas las ponencias, la mediación como elemento de pacificación en conflictos internacionales. Aquí resalto la mesa redonda en la que se abordó la problemática de la sustracción de menores entre progenitores. Hubo testimonios personales que además de ponernos la piel de gallina, nos dio la realidad de que los tratados internacionales no sirven para asuntos como estos, en los que el tiempo es fundamental para esos padres o madres que viven con desesperación la búsqueda de sus hijos.

El viernes hablamos de negociación por intereses, con una dinámica exposición de Christian Lamm, derecho colaborativo y mediación familiar, de cuyo panel, destaco la intervención de Jaime Ledesma y su intervención como mediador en la búsqueda de su origen en personas adoptadas. Posteriormente escuchamos las experiencias de la mediación pre-judicial en 2 países: Italia Y Argentina. Muy interesante, y destaco la visión del profesor de la Universidad de Girona, Raúl Calvo Soler, quien colaboró en Argentina a su implantación y nos dio su visión de las posibilidades de una iniciativa semejante en nuestro país.

A la vista de todo lo expuesto y vivido con mis compañeros durante estos días, he sacado unas cuantas ideas o conclusiones. Son opiniones y por lo tanto opinables, es decir, discutibles. Ahí van:

1.- Son las personas quienes hacen las cosas, no las instituciones, como en la experiencia de mediación financiera de Roberto Granizo. Aprovechemos el impulso de iniciativas como esta, en este caso financiera, para darle a la mediación el lugar que le corresponde en la gestión y resolución de conflictos. Detrás del éxito de la mediación esta la acción de los mediadores.

2.- No podemos ni debemos esperar a que sea el estado o las administraciones las que vengan a salvar a la mediación ni a los mediadores. Puede haber medidas institucionales que nos favorezcan, pero la iniciativa no va a ser de la administración pública. Si los mediadores nos empeñamos en que sean otros quienes nos den trabajo, nunca la mediación va a ser la profesión que queremos que sea, y que tenga el reconocimiento que merece.

3.- La adaptación al futuro y a sus cambios, tecnológicos o científicos, va a exigir nuevas formas de resolver nuestras diferencias o disputas. Es aquí donde la mediación debe encontrar su lugar y cobrar una importancia real.

4.- El mercado de la mediación está entre nosotros y no es otro más que el conflicto. Hablemos más de teoría del conflicto y no solo de escuelas, herramientas o estrategias de mediación.

5.- Las organizaciones, sean o no empresariales, van a necesitar elementos de innovación social para el cuidado de las relaciones entre las personas que las forman. Uno de ellos, tiene que ser la mediación como nueva forma de gestionar y resolver conflictos.

6.- Convivamos con otras formas de pacificación social o de acercamiento a las personas del sistema judicial como es el derecho colaborativo. Serán los clientes quienes tras el conocimiento de cada uno de ellas, elegirán el modelo con el que se sientan mas identificados.

7.- Son varias las escuelas o modelos de mediación, cada una con sus estrategias. Es bueno conocerlas y manejar sus herramientas. Debemos estar abiertos a aprender e incorporar nuevas maneras de abordar el conflicto y a las personas que nos lo traen al despacho. Con profesionalidad y rigor. La negociación por intereses, me parece una de las estrategias que sin duda, debe conocer y manejar el mediador.

8.- Dejemos de llamar mediador a quien no lo es, de la misma manera que no llamamos escritor a todo aquel que sabe escribir. Esto me lleva hacia la necesidad de tener un colegio profesional…

9.- La mediación es una forma de ejercer justicia. Desde las instituciones judiciales debe tener esta mirada para dejar de ser un método “alternativo” y ser una metodología real. Puede haber otras formas y no están reñidas con la mediación, como el derecho colaborativo, pero ofrezcamos todas las opciones al ciudadano y que sea él quien elija.

10.- Desarrollemos la mediación en situaciones novedosas e interesantes como la sustracción de menores o la búsqueda de sus orígenes en personas adoptadas, serán nuestros escaparates de innovación y éxito.

Cierro la lista de conclusiones en 10, aunque podría ampliarla, pero como suele gustarme, los resumo en 2:

1.- La nueva sociedad, las industrias del siglo XXI, la era de la información con toda su carga tecnológica, necesita nuevas manera de afrontar las disputas entre las personas que la integran. La mediación es aquí, una herramienta de innovación social, por permitir una gestión y resolución de conflictos ágil, adaptada a la realidad de las partes, discreta y sostenible.

2.- Queridos compañeros, no nos perdamos en disquisiciones sobre escuelas, estrategias, métodos o dinero público. Demos a la mediación el carácter profesional que tiene y a quien lo ejerce la visibilidad para que los mediadores (que realmente lo son) puedan llevar a cabo su trabajo con el reconocimiento social y económico que esta actividad debe tener. Eso sí, cuidado con identificar o confundir la mediación con otras formas de intervención entre personas….. El mediador es quien conoce la teoría de la mediación, pero también la práctica, y pone todo su expertis al servicio del  conflicto, verdadero cliente de la mediación.

¡Seguimos en contacto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en aprender, conflictologia, congreso, Madrid, mediacion, mediador, WMS | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Vacaciones, hijos y ex pareja: ¿Podremos planificarlas sin problemas?

Llegan las vacaciones de verano y con ellas los problemas entre exparejas que tienen que ponerse de acuerdo y planificar el tiempo de descanso. Los convenios reguladores, recogen unas premisas generales acerca de cómo tienen que organizarse los padres, pero no pueden recoger toda la casuística de situaciones o cambios que se dan en circunstancias personales y laborales de los padres, por lo que en la mayoría de los casos, no queda más remedio que hablar de este asunto, negociar y si es posible llegar a un acuerdo.

Tienen que encontrar una manera de organizar y compatibilizar actividades de padres, actividades de hijos, vacaciones escolares, vacaciones laborales, etc…….¡¡Muchos factores a conjugar!!, lo que requiere unos niveles de dialogo y colaboración que han perdido, y ahora no son capaces de recuperar.

Como decimos, hay un acuerdo de mínimos, aquello que en su día quedó recogido en el convenio regulador, pero está claro que hoy no les sirve. Las edades de los niños, las aficiones, los intereses de todos pueden haber cambiado. Tal vez los menores van al extranjero en el tiempo de uno de los progenitores, y es quien que reclama cambios en el reparto del tiempo porque si se mantiene no podrá estar con ellos. O hay nuevas parejas en uno o ambos progenitores, cuyos deseos, e intereses también se suman……incluso puede ser que eso es lo que no nos gusta, que se vaya de vacaciones con mis hijos y su nuevo/a novio/a…..lo que añade un componente emocional a la ecuación difícil de manejar.

En fin, una “ensalada” de elementos que componen un PROBLEMA que supone un grado de incertidumbre importante en nosotros y en nuestros hijos……., en definitiva, sufrimiento para todos.

Estas situaciones traen a nuestro despacho a personas que nos consultan sobre qué hacer y cómo resolver esta maraña que enrarece tanto las relaciones entre padres que, además comparten la custodia de los hijos y tienen que ponerse de acuerdo por el bien de todos.

Lo primero que hacemos con ellos es revisar las estipulaciones del convenio regulador para ver de dónde partimos. En muchas ocasiones observamos que cuando tuvo lugar la negociación del convenio, no se profundizó en cómo organizarse a medio o largo plazo, porque se encontraban en una situación muy desagradable y su único interés era terminar. Poco más o menos, ¡firmaban lo que fuera!

Partimos de la idea compartida seguramente de que cuando firmaron aquel convenio, no estaban muy seguros de si les iba a servir a largo plazo, pero querían acabar. Así que ya tenemos un primer acuerdo y un punto de inicio: ambos reconocen que lo pactado y firmado en su día en el convenio, hoy no les sirve y tienen que introducir cambios.

La mediación facilita que los dos se reúnan en nuestro despacho, (si es posible de manera conjunta, y si no lo es, de manera alterna) y en las sesiones que mantenemos con ellos, exploramos sus intereses, necesidades o deseos buscando la manera de conjugarlos y que vayan encajando las piezas del puzle. También hablamos de sus miedos, sus sentimientos de culpa, sus pensamientos negativos y son ellos los que los van desmontando. Es habitual que las madres sientan usurpado su sitio por esa nueva novia de papa….que encima es súper maja y les deja hacer lo que quieran….este es un miedo que suele aparecer en las madres. O el miedo de los padres a que sus hijos no quieran ir con ellos de vacaciones porque no puede llevarles al hotel en primera línea de playa al que van con su madre….todo esto esconde miedos al abandono, a la perdida, a que nuestros hijos nos rechacen y nos den la espalda.

De todo esto se habla en la mediación. Cada uno de los progenitores debe conocer y reconocer estos sentimientos en el otro, porque aquí será donde encuentren lo que les une por encima de muchas cosas que les separan, que es el inmenso amor que tienen a sus hijos, y la certeza de que cada uno son el 50% de sus hijos. Nunca van a poder ser el 100%, y no deben intentar serlo, deben respetar el 50% del otro progenitor, y si no lo hacen, someterán a sus hijos a “conflicto de lealtades” que les producirá dolor y sufrimiento.

En la mediación se obtienen niveles de empatía y de cercanía con el que creíamos “enemigo” y somos capaces de llegar a acuerdos, a pactos y sobre todo aprendemos a relacionarnos de manera diferente, a mirarnos a los ojos disminuyendo la tensión y a no estar siempre a la defensiva.

Os dejo un cuento que nos gusta mucho y utilizamos para trabajar con padres divorciados que tienen que organizar sus vacaciones o tienen que modificar algún punto de su convenio regulador, sea lo que sea  y lo que en realidad tienen que lograr, es acabar con una relación de confrontación y pasar a una relación de colaboración.

La ciudad de los pozos

¡Seguimos en contacto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en conflicto familiar, Divorcio, hijos, mediacion, vacaciones, verano | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El mapa del TALENTO y la mediación

La semana pasada, asistimos a unas jornadas organizadas por la Confederación de Empresarios de Navarra  (CEN) y Matukio. Una jornada titulada “el mapa del talento en Navarra” que contó con la participación de responsables de RRHH de importantes empresas navarras.

Se compuso fundamentalmente de 4 mesas de trabajo cuyas temáticas giraban en torno a talento, empleabilidad, futuro de la industria y aquellas claves que cada uno de los ponentes entendían como importantes o necesarias para la atracción, gestión y retención del talento en sus plantillas.

El presidente de la CEN, acompañado por Manu Ayerdi, vicepresidente de desarrollo económico del Gobierno de Navarra, fueron los encargados de abrir la jornada a los asistentes.

  

No vamos a hacer desde este foro un relato de la jornada, pero si me gustaría recoger algo de aquellas ideas o conceptos que me parece de interés y que además, está relacionado con lo que las técnicas y estrategias de gestión y resolución de conflictos pueden hacer por la mejora de la competitividad del capital humano de nuestras empresas.

Se habló en varias ocasiones durante la jornada de las habilidades transversales que deben tener las personas que consideramos líderes o claves por su talento en la actividad de nuestra empresa. Se entienden como habilidades transversales todas aquellas que no tienen carácter técnico, sino más bien humano, como son:

  • Capacidad de trabajar en equipo
  • Comunicación eficaz
  • Liderazgo
  • Responsabilidad
  • Compromiso…

Ya sé que soy sensible al tema, pero me sorprendió que nadie hablara en este momento de gestión y resolución de conflictos.

También varios de los ponentes, en algún momento, se refirieron como algo primordial para la retención del talento en nuestras empresas, al buen ambiente. Todos reconocían la importancia que tiene para los trabajadores esto tan simple pero tan complicado de ir contento al trabajo*.

Así que ya tenemos dos elementos sobre los que incidir: el desarrollo de las habilidades transversales y la búsqueda de espacios de trabajo saludables y agradables. Parece que estos dos elementos sabiamente combinados retendrán el talento que ya hemos sabido atraer hasta nuestras empresas, pero ¿Cómo obtener y mantener niveles de satisfacción suficientes, que consigan que no quieran irse a la competencia, especialmente en aquellos que son especialmente sensibles por ser claves en el desarrollo de nuestra actividad?

Desde luego, para responder a esta cuestión, los responsables de las áreas de gestión de personas (me parece que lo de RRHH, ya está un poco obsoleto), tienen el reto de hacer del lugar de trabajo un entorno amigable y de confianza en el que las personas que allí interactúan se encuentres reconocidas, libres para expresar sus ideas y pensamientos y emocionalmente retribuidas.

Para obtener resultados satisfactorios en este desafío, será necesaria la formación de nuestros líderes en varias disciplinas. Entre otras, en gestión y resolución de conflictos.

Un buen líder debe desarrollar habilidades que hoy ya tienen poco que ver con las competencias técnicas, sino con la capacidad para gestionar personas, relaciones personales y equipos.

Nunca vamos a poder evitar que haya roces entre las personas en un contexto como es el laboral, en el que necesariamente, tenemos que convivir. Así que aquellas personas formadas en estrategias de gestión y resolución de conflictos, serán quienes sepan limar asperezas, lidiar con personas difíciles, identificar fricciones y detectar o solucionar las rencillas que puedan aparecer en un momento determinado.

Tendrán capacidades de las conocidas como transversales, porque sabrán escuchar de manera activa, serán capaces de empatizar con su interlocutor, descubrirán narrativas parciales en la que la percepción de la realidad produce sesgos, sabrán negociar con intangibles como la satisfacción personal, los ideales o los valores.

Alcanzarán un nivel de cercanía y de interacción mayor que hará que nuestro sistema de gobierno empresarial cuente con personas que saben cómo tratar a los demás desde el respeto a la diversidad y el reconocimiento personal.

Serán capaces de obtener de las plantillas unos niveles más altos de implicación, de motivación y de compromiso (otro de los conceptos repetidos en varias ocasiones durante la jornada)

Así pues, la formación en estas estrategias mediadoras, aportará a nuestra organización niveles más altos de satisfacción emocional y dará a nuestros trabajadores talentosos ese plus laboral intangible que les haga rechazar otras ofertas de trabajo, aunque la retribución salarial sea mayor.

¡Seguimos en contacto!

* Desde este blog hace un par de semanas hablábamos de la “felicidad laboral” (Entrada del 19 de mayo de 2017).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en competencias, confianza, empresa, liderazgo, mediacion, trabajo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario