Las cuentas claras

Va a ser que desde que el bueno de Enrique Martín subió a Osasuna y comenzó a sanar las maltrechas y heridas de muerte cuentas rojillas que comenzamos a portarnos bien. Va a ser que tras tanto meter el hocico el juez Fermín Otamendi para ver si los otrora mal denominados dirigentes de Osasuna se pasaron con el latrocinio que los actuales dirigentes se han vuelto más legales que un currito de a pie. Va a ser que con eso de tener las cuentas saneadas, que no corremos peligro de desaparición y que hacemos las cosas bien no queremos oír nada de cobrar en B. Tal es así que cuando viene un filial, que juegan en B, somos incapaces de ganarles. Aunque tampoco perdemos, ojo…

David Rodríguez refleja con su gesto por qué empató Osasuna el 0-2 del Barcelona B. Por hue...s. MIGUEL LOZANO

David Rodríguez refleja con su gesto por qué empató Osasuna el 0-2 del Barcelona B. Por hue…s. MIGUEL LOZANO

Y es que con el Barcelona B nos pasó que no pudimos ganarles, igual que con el Sevilla Atlético, a la postre Sevilla B. Y es que tener un filial en la Liga 123 se lleva, oigan. Que da lustre y color y que nosotros encantados estaríamos de tener al Promesas en esta liga y estar nosotros un peldaño por encima. Por aquello de tener recambios de garantías y, de paso, darles en el morrete a bilbaínos y donostiarras de ser tal el caso. Pero no lo es.

Es el que es. El filial culé vino a casa del líder con la intención de jugar a fútbol. Y eso es lo que caracteriza a un filial, más si son de la Masía. Que les mola mimar el cuero y van a ir de frente. Para lo bueno y para lo malo. Son chavalillos que quieren seguir creciendo para poder dar el salto y poder jugar, o por lo menos entrenar, con los Messi, Iniesta, Suárez y Ney… Ah, no, que el carioca está en París. Bueno, con las figuras del primer equipo. Y por eso tienen calidad, porque para llegar al filiar del B hay que tener calidad.

Pero a este Osasuna la calidad no le falta. Ni la lucha. Ni la entrega. Ni la afición, manda bemoles, que es pasar por El Sadar en día de partido y se le ponen a uno los pelos como escarpias. Y eso una hora antes, que el menda lerenda con eso del running no varía de ruta y lo comprobó este viernes. Y durante el encuentro ya es la caña. Pero ¿cómo no va a serlo? ¿Habéis visto cómo juegan los nuestros? ¿Habéis visto qué manera de sacar los córners, de mandar balones a los palos, de hacer jugadas de tiralíneas, de presionar, saltar, correr y todos a una? Así no queda otra que animarles.

Animarles aunque Herrera no calcule el despeje y se la dé al mejor de ellos, el tal Arnáiz que hizo un eslalon para marcar y que, cuando los de rojo le habían cerrado de perlas, un rebote le cae a Concha y marca el 0-1. Y nueve minutos después Aleñá, un tipo que lleva camino de dar el relevo a Busquets en el equipo A, coloca el cuero donde le brotan los rizos para hacer el 0-2. Minuto 32 y con una losa muy grande. Habíamos remontado antes, pero un gol en contra. ¿Dos?

Sí, dos. Este Osasuna está hecho de otra pasta. Y así lo demostró Quique al empalmar un jugón de Carlitos Clerc quien orientó a la larga un pase de Mérida, ganó línea de fondo y metió ese pasecito raso de la muerte que pilló a Quique libre de marca por obra y gracia de Xisco, que hizo de arrastre. Empalme y 1-2, justo poco después del segundo culé. ¡Impossible is nothing!, que decían los de la marca esta deportiva que no voy a mentar, salvo que me regalen zapatillas, claro…

El caso es que este Osasuna es legal. No le van los B, vale, pero tampoco pierde contra ellos. Y ahí que saltaron en el segundo tiempo a meterle el miedo en el cuerpo a Ortolá y compañía. Y vaya si se lo metieron. Tanto que Mérida, en un balón rebañado, disparo y tras dar en un defensa, pilló al meta visitante de estatua de sal y mirando cómo le cascaban el empate. 2-2. Once contra once, Espadas en todo lo alto. ¡Remuntarem!, que cantaban los culés tras el 4-0 de París del pasado año.

Pero el pitolari, riojano para más señas y recién descendido de la Primera, que eso debe escocer lo suyo, venía avisando con detalles que indicaban que no estaba el rasero puesto a la misma altura para unos y otros. Y en una jugada de amarilla clara por agarrón, pero que se la podía haber ahorrado y aplica el sentido común ya que era la segunda, se calzó a Fran Mérida y, por ende, a la remontada rojilla.

A remar, a achicar aguas y a tratar de salvar un punto. Un punto que pudieron ser tres si el empalme de Xisco a gol no lo saca la punta de un defensa. Un punto que pudieron ser tres si el poste no se cruza en el zambombazo de Quique en una falta desde la frontal. Un punto que pudieron ser tres si Fausto, en el penúltimo segundo, cabecea con un pelín más de mala leche que la que lo hizo en este envío de oro que le puso Oier Sanjurjo, otro que está que se sale.

Al final no se pudo. Segundo filial al que nos enfrentamos, en El Sadar, y segundo empate. No les ganamos los equipos B, pero tampoco perdemos contra ellos. Nueve jornadas sin conocer la derrota, aunque dos empates seguidos. Y ahora viajecito a las Islas Afortunadas la próxima jornada, a Tenerife, sin Torres sancionado pero con Aridane, canario para más inri, recuperado. ¿Mantendremos la racha de imbatidos? Ojalá, y encima sumemos tres, porque las cuentas claras siempre son mejor que las oscuras y el dinero en B…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la mmuerte!

 

Silencio, balón que rueda…

Como si de una película se tratara, mejor dicho, como si de un rodaje fuera. Así es como vamos a tener que estar esta temporada. En silencio, callandico, sin levantar la voz, sin aplaudirles demasiado, o echarles demasiadas flores, o felicitarles o agasajarles. En silencio, callados, mutismo total. Vamos a tener que estar pensando que […]

 

Todos a una…

… el líder es Osasuna. Así de claro. Y van dos jornadas. Seguidas. Siete sin perder. Otra vez con la portería a cero, 428 minutos seguidicos. Incluso diluyendo el efecto Martín de Albacete, que al exmíster le temíamos más que un nublado. Pero este equipo es una piña, sin colar, en la que no se […]

 

Y paró el Pirón

Se llama Sergio Herrera Pirón, aunque el segundo apellido debería ser desde el partido contra el Cádiz Parón (o Paradón, según evolucione la rama materna). Es alto, largo como un día sin pan o un mes de nómina media en este nuestro país. Moreno, igual como su madre, de mirada intensa y manos fuertes. Se […]

 

Que no era un cero, que era una O

Vaya por Dios. Menudo disgustazo que me traigo, oigan. Que llevábamos en este santo país de marras hablando desde hace meses del 1-0, del dichoso y cansino 1-0, y yo preguntándome una y otra vez a ver qué demonios de partido me he perdido, que no sé quién ha ganado, o perdido, porque claro, en […]

 

Empate de campanillas

(MODO IRÓNICO ON) Ahí es nada, oigan. Contra el todopoderoso Reus, uno de los conjuntos punteros de la categoría, los rojillos lograron empatar y rascar un punto del siempre complicado Estadi Municipal, poniendo el broche perfecto al periplo de una semana en la que los osasunistas regresan a Pamplona con el botín de una merecida […]

 

No hay dos sin tres

La tan manida expresión que solemos utilizar invariablemente para aspectos positivos o negativos me sirve esta semana para aplaudir, hasta con las orejas, a la tercera victoria consecutiva de este nuevo Osasuna. Sí, tercera. Una en Copa y dos, también seguidas, en la más que estrenada LaLiga 1, 2 y 3. Pues eso. Haciendo honor […]

 

Saque y volea

Como en el tenis, ahora que andan Nadal y Muguruza en el número uno del mundo y se han pegado en el US Open con todos. Osasuna hizo en Vallecas un partido similar a la técnica ganadora en pista en el deporte de la raqueta. Saque fuerte y remate tras la devolución. Así de básico. […]

 

Tuvo que ser a la cuarta la vencida

¿Os acordáis un anuncio que había hace años con una canción que era “¡Por fin llegó la cosecha. Alegría, llega la fiesta!”. Pues tras el encuentro copero es lo que sucedió. Llegó. A la cuarta, Osasuna consiguió la victoria. A la cuarta se comenzó ganando, como siempre. A la cuarta fallamos en la estrategia en […]

 

Mente y corazón

Vale. Bien. Bueno. Que conste que este año hay equipo, este año hay entrenador, este año hay dinerito y, o lo que es lo mismo, no hay deudas. Que conste que este año hay un proyecto deportivo que se estrena y que hay que tener paciencia. Que conste que hemos jugado sólo tres jornadas en […]