No hubo 12+1

Si es que hasta en las matemáticas están que se salen los rojillos este año, oye. Que tocaba prolongar la racha de imbatibilidad hasta la mágica cifra del finado Ángel Nieto, esos 12+1 campeonatos que se calzó el piloto con una motocicleta entre las garras, pero no pudo ser. Ahí, huyendo del mal fario, no queriendo agradar a la afición con esa victoria que iba a dejar en oro molido la cosechada en Córdoba y de paso, por aquello de la tabla que nos gusta mirar el lunes, seguir al acecho de un imparable Huesca. Pero nada. Que ni por esas.

Aridane y Quique se encaran con Álvaro Giménez. Al final los gallitos fueron los alfareros, que nos mojaron la oreja. AZCONA

Aridane y Quique se encaran con Álvaro Giménez. Al final los gallitos fueron los alfareros, que nos mojaron la oreja. AZCONA

Ni corazón ni, sobre todo, cabeza. Que es lo que le pasó a nuestro equipo. Manda rieles que cuando te pegas la semana preparando un partido va y, a los ocho minutos, se te rompen los esquemas porque se te lesiona un jugador. Y no uno cualquiera. El exjugador del rival, un talismán que una semana antes, con el nombre de Xisco, te había dado el triunfo. Que va a ser que Diego Martínez es amigo de dar cancha a los que se enfrentan a su anteriores equipos para que se desquiten, por lo de las cuentas pendientes será…

Lo dicho. Que el pobre Rodri salta para amortiguar un envío largo de cabeza y se lleva el atropello de un camión de Focsa que le descoloca columna, cabeza, sentido y hasta le hace perder la brújula. Cambio y a variar el esquema, cambio y a modificar lo ensayado, cambio y a meter a Mateo por David Rodríguez, a ver si somos capaces de reconducir la cosa. Mientras tanto, los alfareros, viéndolas venir y sin mucho agobio. Hasta que apareció Fran Mérida.

Al centrocampista de Barcelona lo habíamos echado de menos los tres partidos anteriores, sanción cosechada a pulso por no saber tener controlada la sin hueso. Y llegó con ganas. Con tantas que, en un error en la salida de Errasti, el catalán aprovechó el regalo, condujo por la parcela central y terminó soltando un latigazo raso que se coló junto al palo izquierdo, haciendo inútil la estirada de Casto. Casi cuando la primera parte se iba a derramar por el desagüe, con la de puntos de moral que da eso…

Tras el descanso se empezó a ver que el choque no iba a ser normal. Sergio Herrera se llevaba un rodillazo en la cabeza en una salida para evitar la ocasión de Pereira. Atendido en primera instancia, parecía que el menos batido de la competición regresaba a la normalidad. Pero nada más lejos de la realidad. Y es que en un pase no cerrado por el centro del campo y peor leído por la dupla Aridane-Oier, Giménez se plantaba ante Canillas y le batía empalmando cruzado con la zurda. Y aquí se desmadejó el encuentro, se desmontó del todo esa racha del 12+1.

El meta de Miranda abandonaba el verde, dejando el sitio a un desentrenado Manu Herrera. Osasuna tiraba de corazón, viendo que la cabeza no estaba para fiestas y las vendas estaban casi más preparadas que los camilleros de Cruz Roja, hartos de trabajar ellos, pobrecicos míos, que ni se acuerdan de un encuentro con tanto currele. El caso, como os digo, que Mérida se marca un doblete tras un jugadón de Xisco, un tío capaz de pillar el cuero en la izquierda, cortar por el centro, abrir a la derecha, llegar al área y separar las piernas para dejar pasar el chut de Fran que ponía el 2-1. Pero no estaba la cosa para que se quedaran los tres puntos, señal de que esta temporada va a volver a decidirse en la última jornada, en el último minuto, en el postrero chut o centro o córner.

Y le tocó al Alcorcón poner fina la racha de imbatibilidad de Osasuna. A un equipo que rondaba el descenso, que estaba abajo, con problemas. Ello indica la igualdad de esta divertida Segunda División en la que el más modesto te hace un reloj y el más gallito se queda sin plumas. Para escarnio del pobre Manu Herrera, que se quedó como una estatua de sal tras un cabezazo de Giménez que pegó en el travesaño, le cayó a Sangalli y ni olió el disparo blandito que supuso el empate.

Para poner la guinda en este accidentado encuentro estaba el final, ese momento en el que Dorca deja a los madrileños con uno menos y que da aire a la grada, “ahora sí, ya verás”, que la superioridad numérica dicta que el que tiene uno más se lleva el gato al agua. Pero para gatos los alfareros. Gatos y felinos, ante una defensa minina que escondió las uñas en el último momento, cuando el empate se daba por hecho, cuando el rojo imperaba en el área local a una falta del Alcorcón con sólo dos amarillos buscando el 2-3. Sólo dos, pero bastó con uno. Bastó con Burgos. Bastó con la conejada de la defensa, no cerrando un centro de falta en el último segundo, no cerrando el cabezazo del rival cuando la probabilidad indicaba que era nuestro, no viendo la dirección que tomó el testarazo, con el pobre Manu Herrera tirándose para la foto. Miau, miau, miau. De gatos y conejos. Adiós a la 12+1. Contador a cero.

Ahora empezamos una segunda racha de triunfos, de imbatibilidad. Y qué mejor feudo para hacerlo que el del Lugo, rival directo que nos saca un punto. A esperar que Rodri y Sergio se recuperan pronto, que todo quede en un susto y vuelvan a ser de la partida. Con cabeza, pero sin cabezazos. A reponerse de la segunda derrota de la campaña, en la jornada 15. Esperemos que hasta la 30 sólo se pierdan otros dos. Sería la releche en polvo. Aunque yo sigo diciendo que eso del 12+1 da mala suerte, mejor evitar el nefasto número. Así que ya sabéis, rojos. Ganáis 12 y perdéis uno. Ahí está la clave. De nada…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Fú y fá bajo el agua

No, no vengo esta semana acordándome de los anuncios del desodorante aquél que era todo frescor salvaje, ni de ningún maestro de artes marciales de nombre Kung. Lo que ocurre es que tras el partido contra el Granada se me ha quedado el cuerpo tibio, templado, que ni lo uno ni lo otro o, para […]

 

El faro que todo lo ilumina

Vale que no está bien eso de personificar una victoria, un empate o una derrota, porque puede pasar de todo en un encuentro de fútbol. Y además, no soy amigo de centrar en un nombre el encuentro de los rojillos, porque siempre el resultado final no deja de ser la suma de los trabajos individuales, […]

 

Las cuentas claras

Va a ser que desde que el bueno de Enrique Martín subió a Osasuna y comenzó a sanar las maltrechas y heridas de muerte cuentas rojillas que comenzamos a portarnos bien. Va a ser que tras tanto meter el hocico el juez Fermín Otamendi para ver si los otrora mal denominados dirigentes de Osasuna se […]

 

Silencio, balón que rueda…

Como si de una película se tratara, mejor dicho, como si de un rodaje fuera. Así es como vamos a tener que estar esta temporada. En silencio, callandico, sin levantar la voz, sin aplaudirles demasiado, o echarles demasiadas flores, o felicitarles o agasajarles. En silencio, callados, mutismo total. Vamos a tener que estar pensando que […]

 

Todos a una…

… el líder es Osasuna. Así de claro. Y van dos jornadas. Seguidas. Siete sin perder. Otra vez con la portería a cero, 428 minutos seguidicos. Incluso diluyendo el efecto Martín de Albacete, que al exmíster le temíamos más que un nublado. Pero este equipo es una piña, sin colar, en la que no se […]

 

Y paró el Pirón

Se llama Sergio Herrera Pirón, aunque el segundo apellido debería ser desde el partido contra el Cádiz Parón (o Paradón, según evolucione la rama materna). Es alto, largo como un día sin pan o un mes de nómina media en este nuestro país. Moreno, igual como su madre, de mirada intensa y manos fuertes. Se […]

 

Que no era un cero, que era una O

Vaya por Dios. Menudo disgustazo que me traigo, oigan. Que llevábamos en este santo país de marras hablando desde hace meses del 1-0, del dichoso y cansino 1-0, y yo preguntándome una y otra vez a ver qué demonios de partido me he perdido, que no sé quién ha ganado, o perdido, porque claro, en […]

 

Empate de campanillas

(MODO IRÓNICO ON) Ahí es nada, oigan. Contra el todopoderoso Reus, uno de los conjuntos punteros de la categoría, los rojillos lograron empatar y rascar un punto del siempre complicado Estadi Municipal, poniendo el broche perfecto al periplo de una semana en la que los osasunistas regresan a Pamplona con el botín de una merecida […]

 

No hay dos sin tres

La tan manida expresión que solemos utilizar invariablemente para aspectos positivos o negativos me sirve esta semana para aplaudir, hasta con las orejas, a la tercera victoria consecutiva de este nuevo Osasuna. Sí, tercera. Una en Copa y dos, también seguidas, en la más que estrenada LaLiga 1, 2 y 3. Pues eso. Haciendo honor […]