El carro de la compra

¿Seleccionamos debidamente lo que introducimos en el carro de la compra? Observando el carro de la compra uno puede hacerse una idea del estado nutricional de quien lo empuja hacia la salida; si éste tiene un excedente de grasa también está en relación directa con el contenido de ese carro. Si quien lo traslada por el supermercado es padre o madre de familia también se puede intuir el estado nutricional y la composición corporal de gran parte de los miembros de esa familia. ¿Están todos los nutrientes esenciales en las proporciones adecuadas en ese carro de la compra? La vitalidad de esa familia va a depender de la correcta elección de lo que con frecuencia se introduce en ese carrito y esto es crucial para el desarrollo de los más pequeños.
Se pierde mucho tiempo en hacer la compra y eso es porque nos entretenemos demasiado en zonas que se deberían pasar de largo. La solución está en llevar la compra anotada con anterioridad, de ese modo la pérdida de tiempo será mínima y en un cuarto de hora ya puedes tener toda la compra realizada. Por lo tanto sería muy recomendable llevar la lista de la compra bien ordenada y afinar en la elección de los alimentos antes de la llegada al supermercado.
Verduras, frutas, frutos secos, semillas, aceite de oliva virgen extra, huevos, pescados, carnes, embutidos magros, yogures naturales, requesón, legumbres, algunas conservas y especias; esos deberían ser los alimentos mayoritarios de nuestras cestas. No hace falta mucho más. Algún que otro cereal integral para los jóvenes (que no tengan sobrepeso), para los adultos con metabolismos activos y para los que con frecuencia practican deporte.
Frutas diversas, maduras, dulces y ácidas; decenas de verduras y hortalizas diferentes, tanto frescas como ultracongeladas, cuyos colores nos indican la riqueza en antioxidantes que poseen; más de una docena de frutos secos y semillas distintas; pescados blancos, azules, mariscos, crustáceos y moluscos; carnes rojas y blancas de animales jóvenes y adultos; jamón serrano, ibérico, lomo de caña, cecina; huevos de todos los tamaños, principalmente de gallinas en libertad; lácteos fermentados naturales; varios tipos de leguminosas, lentejas, garbanzos, alubias de distintos colores, guisantes, pochas; múltiples especias que sirven para realzar el sabor de la infinidad de combinaciones posibles que pueden darse con estos alimentos y todavía nos quejamos de que comer sano es aburrido, de que hay poca variedad.
¿Poca variedad? Ojalá la mitad de la población mundial dispusiera de la cuarta parte de los alimentos que acabo de mencionar. Haríamos felices a cientos de millones de personas si les proporcionaríamos de por vida estos alimentos. Todos ellos gozarían de un estado de salud óptimo con un menú diario repetitivo. Unos huevos y unas nueces para desayunar, fruta variada para almorzar, unas verduras salteadas con carne para comer, unos yogures naturales con semillas para merendar y una ensalada mixta con pescado para cenar; ¿les haría falta algo más? Ahí están todos los nutrientes esenciales que las células requieren para optimizar su funcionamiento.
Y nosotros que disponemos de cientos de combinaciones con los alimentos sanos que he nombrado y, sin embargo, no nos conformamos. Todo nos parece poco, nos cansa. No es que todos estos platos que podemos elaborar a diario con estos alimentos sean aburridos, quizá los aburridos seamos nosotros. Queremos estar delgados y a la vez fuertes, con gran energía a lo largo de todo el día y para ello nuestras células han de disponer de todas las moléculas esenciales que no pueden fabricar y que se encuentran en los alimentos que comemos, digerimos y absorbemos. Es por ello por lo que la elección de lo que introducimos en las cestas a lo largo de cada semana es sumamente importante para conseguir todas estas moléculas vitales.
Tenemos la gran suerte de poder comer cinco veces al día, cada tres horas y aún así muchos no pueden aguantar y deciden picar constantemente, pues según quien lo hace “pasa hambre”. Y terminan de cenar y te preguntan: ¿qué puedo picar después de cenar? Mi respuesta siempre es la misma: “Nada”. Deja reposar a tu aparato digestivo que ya está cansado de tanta tralla. Recomendaría la lectura de un artículo que ya escribí sobre esta temática a comienzos de año: http://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2017/03/25/picamos-demasiados-dulces-y-snacks/.
Muchos dicen que pasan hambre comiendo del modo que propongo, lo cual es imposible si se mastica como es debido, se disfruta cada bocado y se seleccionan correctamente los alimentos. Quizá estas imágenes sirvan para reflexionar, para quienes dicen pasar “hambre” al poco rato de haber comido. El hambre se percibe hasta en la cara.

Un carro mal seleccionado día a día, semana a semana, mes a mes, a la larga generará problemas de diversa índole, no sólo relacionados con el exceso de peso graso, sino con patologías más serias a nivel metabólico, a nivel cardiovascular e incluso a nivel emocional. Si ciertos nutrientes esenciales dejan de estar presentes un largo tiempo, las consecuencias de esas carencias cuando se manifiestan tardarán en revertirse y sólo se podrán “solucionar” si es que das con ellas a tiempo (la mayoría de estas carencias no se detectan con un análisis rutinario de sangre, hace falta mucho más). Sólo tenemos que mirar y analizar nuestro próximo carrito para intuir lo que nos sucederá a largo plazo si es que nuestra elección habitual no es la correcta y así reflexionar para prevenir estas peligrosas situaciones (http://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2017/06/01/alimentados-pero-desnutridos/).
Animo al lector a que haga esa tarea con frecuencia y que el próximo carrito tenga una mejor elección de alimentos con alta densidad nutricional.
¿Nos hemos parado a pensar, tras hacer la compra y llegar a nuestros hogares, si realmente lo que hemos adquirido es lo que realmente necesitamos?
Vivimos en una sociedad consumista y, lo que prima, por encima de todo, es comprar. Muchas veces caemos en “trampas” muy bien estudiadas para adquirir productos que no vamos a necesitar pero se presentan “tan apetecibles” que lo hacemos. Es una lucha continua contra diversos elementos que nos entorpecen a la hora de comprar productos sanos. Me refiero al marketing, que se utiliza para mejorar la comercialización de un producto.
Utilizan varias estrategias para conseguir su propósito, comprar lo más posible. Inducen al consumidor a comprar más productos de los que realmente necesitan. Todo está minuciosamente estudiado.
Desde antes de acceder a los supermercados ya estamos bombardeados por medio de la publicidad sobre “hermosos” productos para consumir. Una vez dentro, se nos sigue bombardeando con ofertas de todo tipo, bien colocadas, con agradables diseños, bonitos coloridos… en definitiva, bien estudiadas para que nos los llevemos a nuestros hogares.
No hay más que entrar, intentar acceder a productos de primera necesidad y no encontrarlos hasta después de recorrer varias estanterías. De este modo, visualizamos varios productos antes de comprar lo que verdaderamente necesitamos y caemos en la tentación de coger algo que no teníamos pensado.
No solo esto, sino que caemos en tentaciones de ofertas de 2 por 1, 3 por 2, porcentaje de descuentos, vales, sorteos… ¿Realmente necesitamos estos productos o podemos prescindir de ellos?
Y no termina aquí. Una vez que hemos llenado nuestro carro, satisfechos de haber adquirido la compra que llevamos, nos dirigimos hacia la caja para pagar y así poder disfrutar de toda esta variedad, llegamos a la misma línea de caja y nos encontramos con varios productos precisamente a la altura de los ojos de un niño. No son frutas, ni verduras, ni frutos secos, sino golosinas, chucherías llamativas para que, mientras hagamos cola para pagar, los niños pidan a sus padres comprar alguno de ellos.
Podría seguir escribiendo más líneas sobre estrategias de marketing, pero no voy a extenderme más en este asunto. Simplemente quería hacer reflexionar al lector sobre estos hechos.
Entonces, ¿qué debemos hacer para hacer una compra inteligente? En primer lugar planificar aquello que vamos a comprar, no improvisar cuando lleguemos al supermercado. Para ello, observamos lo que ya tenemos en nuestra despensa y elaboramos una lista con los productos que vamos a necesitar. De este modo, al llegar al supermercado, ya vamos a tiro hecho.
Una muy buena opción es comprar productos de temporada, los cuales suelen ser más baratos que productos fuera de ella. También una buena opción son los productos ultracongelados, cuya calidad organoléptica y de seguridad alimentaria es indiscutible (http://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2014/12/08/son-buenas-las-verduras-ultracongeladas/).
Convendría informarse sobre la composición de los productos que queremos adquirir. Aunque parezca un poco absurdo, deberíamos de fijarnos en las etiquetas de los productos para saber qué es lo que contienen. Alguno se llevará más de una sorpresa al comprobar que ciertos productos están repletos de azúcares, aditivos químicos y grasas de mala calidad, que no son necesarias en una alimentación saludable y racional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se aconseja comprar cuando tenemos el estómago lleno porque cuando se va con hambre se puede caer en la tentación de comprar alimentos “dañinos” y que no estaban en nuestra lista inicial. En la imagen superior, ¿creéis que este carro es nutritivo? No hace falta ser experto en la materia para dar con la respuesta.
Gran parte del marketing está preparado para los niños. Hemos de enseñar a nuestros hijos a realizar la lista de la compra, de tal modo que lleguen a ser parte de esa elaboración, educándoles desde pequeños para que en edades más avanzadas gocen de buena salud y tengan la calidad de vida que se merecen. No es de extrañar que por el modo en el que comen estén tan cansados cuando van a la escuela, con falta de concentración, apatía, alergias diversas, problemas articulares, sobrepeso y un sinfín de patologías que a esos años no deberían aparecer; algunos tienen la energía de niños del tercer mundo que apenas tienen nada que llevarse a la boca, están alimentados pero desnutridos.
Quienes están en etapa adolescente deberían aprender a hacer una compra con indicaciones claras por parte de las familias, de esa forma tendremos asegurado su futuro nutricional. Lo que aprenden a esas edades queda marcado de por vida.

 

Ahora que vienen las Fiestas Navideñas, es un buen momento para no dejarnos influir por tanta absurdez de productos que invaden los mercados y seleccionar los productos que merecen la pena. Desde hace tiempo ya están los supermercados repletos de productos ricos en azúcares, grasas de dudosa calidad y aditivos químicos. No convirtamos cinco días festivos en dos meses de locura alimentaria. Dicen que le Navidad es una época de fe y lo que los medios de comunicación, la industria alimentaria, el marketing, etc., hacen es potenciar la gula, algo contrario al mensaje difundido por Cristo. ¡Seamos más sensatos! y reflexionemos más sobre todo este asunto.

 

 

Publicado en General | 34 comentarios

Obesidad infantil en aumento

En estas últimas cuatro décadas las cifras de obesidad en jóvenes y niños se ha multiplicado por diez, algo impresionante. Los conocimientos actuales en materia de Nutrición superan con creces los de antaño y, sin embargo, en la práctica no sirven, no ayudan a prevenir una epidemia que cada vez va a más. Algo hacemos mal. España es el país de Europa con mayor evolución en las tasas de obesidad, donde cada vez son más los niños que la presentan y parece ser que este problema va en aumento.

Desde comienzos de los años 80 hasta hoy se ha producido un enorme incremento del sobrepeso y de la obesidad, lo que constituye un gran problema de salud, de modo que la OMS ha denominado a la obesidad como una “epidemia del siglo XXI”. El problema de esta prevalencia no se limita a los países desarrollados del mundo occidental, sino que también se observa en países en vías de desarrollo que están adoptando estilos de vida habituales en el mundo industrializado. Las políticas actuales no solucionan este problema que desgraciadamente va a más. Por ello hay que ser serios y las primeras recomendaciones deben girar en torno a la base de la Pirámide de la Salud: más movimiento, mayor control del peso (mejor aún de la grasa total), beber exclusivamente agua como vehículo de hidratación, descansar como es debido, gestionar adecuadamente el estrés y fomentar el uso de tecnologías culinarias adecuadas (sin harinas y sin aceites de mala calidad). Los refrescos, las chucherías y los alimentos ricos en azúcares simples son en gran parte los culpables de esta epidemia en los niños. Alimentos altos en harinas, “suculentos” y malsanos. Y el jarabe de maíz alto en fructosa que figura en tantos alimentos es también responsable de tal aumento. Estos cambios dietéticos y de estilo de vida tienen consecuencias dramáticas.

Estudios recientes señalan que un 28% de los menores españoles sufre de obesidad, cifra que convierte a esta enfermedad crónica en la más dominante en la población infantil y adolescente en nuestro país. Lo peor es que esta patología trae consigo problemas de salud a todos los niveles en la edad adulta (la obesidad es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, trastornos metabólicos, diabetes, fatiga, trastornos del aparato locomotor como artritis, artrosis y algunos cánceres como el de mama y el de colon, entre otros), por lo que no queda otra que empezar a tratarla desde cuando antes. Actualmente, aproximadamente un 40% de la población adulta española tiene sobrepeso y cerca de un 20% presenta obesidad. El estudio Enrica (Estudio de Nutrición y Riesgo cardiovascular en España) ya señalaba hace unos años que en la población adulta de entre 18 y 65 años el 39,4% de los españoles sufría de sobrepeso y el 22,9% ya padecía obesidad, es decir que un 62% tenía un excedente de peso. Y esto es lo que transmitimos a nuestros hijos.

Creo que ya es hora de que frenemos esta tendencia y que los gobiernos de todas las comunidades se unan y trabajen en conjunto para revertir este problema que ya es de una magnitud enorme. Y la solución pasa por cambiar los hábitos que nos han llevado a padecer esta epidemia que desgraciadamente va en aumento.

Un niño no debe tener un exceso de grasa nunca. Es responsabilidad de los adultos alimentarlos y sobre todo nutrirlos y para ello la selección de los alimentos que entran en el carro de la compra debe ser más acertada. Con el paso de los años, uno debe tener la madurez suficiente como para saber qué es lo que debe seleccionar en su carro de la compra, cada día, cada semana, cada mes.

En muchas ocasiones no elegimos bien esos alimentos y los padres somos quienes debemos de educar en una alimentación diferente a la actual, puesto que algo está fallando, al menos en una parte importante de la población más joven.

Gran parte de los individuos incrementan de peso a medida que cumplen años y en realidad ello no debería ser así, puesto que lo natural es perder peso con la edad. A partir de los 30-35 años se produce un descenso de la masa muscular que va agravándose con el paso del tiempo. A partir de los 45-50 años culpamos a la menopausia y a la andropausia como responsables de dichos cambios, nada más lejos de la realidad. Estas transformaciones corporales que se producen a partir de entonces son causadas por una disminución de la musculatura (lo que conlleva a un descenso en el ritmo metabólico del organismo), la lógica caída de determinadas hormonas que tiene lugar a partir de edades maduras, la disminución en el gasto energético derivado del ejercicio, la peor tolerancia a los alimentos ricos en hidratos de carbono que se produce a medida que aumenta el perímetro de la cintura y, sobre todo, al asentamiento de malos hábitos nutricionales que se repiten constantemente a lo largo del tiempo.

Soy consciente de la dificultad que supone cambiar de hábitos y sobre todo adherirlos en un estilo de vida de forma regular; pero no hay otra solución que “aprender a comer” desde cuanto antes; de no ser así, las tendencias que se producen en la mala distribución de la grasa corporal seguirán aumentando y, con el tiempo, resultará más difícil el poder disminuirlas.

Los niños obesos serán adultos muy obesos. La grasa excesiva en la región abdominal implica grasa infiltrada en muchos órganos, en el hígado, en el páncreas, en el riñón, en el corazón, en el músculo y todos ellos van perdiendo funcionalidad. No es cuestión sólo de estética sino es cuestión de salud. Hablando del músculo, la grasa excesiva infiltrada en esta región es lo que se conoce como mioesteatosis, la cual aumenta con la edad, el estrés, el sedentarismo, pero sobre todo con la mala elección de alimentos, lo que implica que quien tiene una mioesteatosis exagerada no sabe usar esa grasa excesiva y ello a la larga suele acompañarse de una resistencia anabólica que explica que un músculo con mucha grasa infiltrada es un músculo poco desarrollado y poco activo en su metabolismo. Con el tiempo también ese músculo se resiste a la captación de glucosa y al no saber utilizar ni grasas ni glucosa comienza a fallar. Todos los órganos de quien es obeso van perdiendo de forma progresiva su eficacia metabólica y bioquímica y los adultos no queremos eso para nuestros hijos; debemos de actuar desde ya.

Hemos de dar con la solución que resuelva el problema. Menos quejarse y más actuar. Tenemos todas las herramientas a nuestro alcance para no permitir que esto vaya a más. Es cuestión de educación y ésta comienza en las familias y se continúa en las escuelas. Nadie gestiona la salud de otro, ésta depende de uno mismo; nadie va a hacer por mí lo que debo hacer yo. Parece ser que todos saben lo que hacer, pero a la hora de la práctica fallan o quizás sea que realmente “no sepan lo que hacer”, es decir, disponen de información desordenada, están confundidos, incluso las políticas conservadoras de siempre no funcionan y sus problemas de sobrepeso u obesidad nunca terminan de solucionarse, es más, se cronifican y agravan.

Perder grasa es principalmente cuestión de actitud, esfuerzo, constancia, disciplina y querer, siempre querer. Valores fundamentales en la vida, primordiales en el deporte, en el trabajo, en la familia, en la pareja, en todo.

Este incremento de sobrepeso y obesidad que se ha producido en la mayoría de los países “desarrollados” es atribuible a dos factores: a una modificación en los hábitos alimenticios, con una marcada tendencia al aumento de la ingesta de alimentos muy calóricos, ricos en grasa y azúcares y con escasa proporciones de nutrientes esenciales y a una tendencia en alza de disminución de la actividad física debida a la naturaleza cada vez más sedentaria del estilo de vida (tipo de trabajos, cambios en los medios de transporte, creciente urbanización, tiempo frente al televisor, abuso de las nuevas tecnologías y cada día más y más comodidades). Ello se traduce en una pérdida de movilidad y una ganancia de grasa corporal. Para luchar contra ello qué mejor herramienta que cambiar los hábitos nutricionales y fomentar la práctica de ejercicio realizado de forma regular que, además, va a aportar muchos beneficios como: ganancia de fuerza, flexibilidad y resistencia, mejora del sentimiento de bienestar y de la autoestima, regulación en las cifras de tensión arterial, colesterol y triglicéridos, aumento de masa muscular, sensación de adquirir más agilidad y vitalidad. Es decir, una mejor calidad de vida y salud.

Mientras que millones de personas están muriendo de hambre en gran parte del mundo, muchos otros lo están haciendo por las consecuencias indirectas de la mala elección de alimentos y de la inactividad física. ¿Y quiénes van a sufrir más a medio plazo? Los niños, siempre los niños. Si nos alimentamos bien, hacemos ejercicio regularmente e incorporamos hábitos saludables en el estilo de vida de toda la familia, proporcionaremos a nuestros hijos un buen ejemplo a seguir de por vida. Los padres siempre debemos de transmitir con el ejemplo, pero con hechos, no con dichos.

La población deportista, los niños delgados y fibrosos y los que tienen un mecanismo eficaz en el metabolismo de los hidratos de carbono (de modo que el cociente entre su perímetro abdominal y su altura medida en centímetros sea inferior a 0,47) deben llevar un tipo de alimentación bastante diferente a la recomendada para niños obesos. Este es el grupo de los privilegiados; popularmente suele decirse que comen mucho y nunca engordan.

Pero para quien está con un exceso de grasa corporal y el cociente entre su perímetro abdominal y su altura medida en centímetros es superior a 0,52, la cosa cambia y la “Pirámide de la Salud” recomendada debe ser muy diferente, al menos hasta que consigan niveles de grasa saludables y un menor cociente. En la imagen de abajo se aprecia la Pirámide recomendada para este grupo de población.

Son aproximadamente mil doscientas (1200) personas las fallecidas en España por accidentes de tráfico en el año 2016. Multitud de consejos publicitarios en prensa, radio y televisión tratando de concienciar a la población del uso del cinturón de seguridad, de la disminución de la velocidad frente al volante, de no tomar alcohol y determinados fármacos y/o drogas en la fase previa a la conducción, de bajar el estrés y estar atentos a la carretera, de no usar el móvil mientras se conduce, etc. Pero lo que no se trata con tanta fuerza es que los españoles que mueren por patologías cardiovasculares (en mayores de 18 años) son casi 70 veces más, es decir, más de ochenta mil (80000) personas. Son aproximadamente un 50% los españoles mayores de 18 años que padecen alguna patología relacionada con enfermedad cardiovascular (sobrepeso, obesidad, arterioesclerosis, lipoproteínas altas en sangre, diabetes, hipertensión,….) a causa de los malos hábitos nutricionales y un estilo de vida inapropiado. Y son cada vez más los jóvenes quienes padecen estas patologías que antes sólo eran típicas en población adulta.

Ya es hora de concienciar a todos; nadie gestiona la salud de nadie, sólo uno mismo y los padres debemos ser el ejemplo a seguir y hemos de transmitir a nuestros más allegados ese estilo de vida en el que debemos de creer con firmeza. Uno puede comer mal un día, pero no dos seguidos y no tenemos que ser tolerantes con ello, a no ser que queramos generar patologías cardiovasculares en nuestros más jóvenes allegados.

Así que, como consejos para reducir estas cifras de obesidad y de futura patología cardiovascular: comer de la manera en la que está programado un ser humano, beber lo mismo que hidrata a cualquier animal sediento, procurar tener un buen descanso diario, realizar ejercicio de intensidad moderada de forma regular, estar bien emocionalmente y tener una actitud favorable hacia el cambio de hábitos. Y no hay más solución. Todas las políticas deberían trabajar en esta línea, pues no hay otra más segura, ni la habrá.

Si quieres y te lo propones, lo consigues.

Publicado en General | 33 comentarios

Los hábitos de un campeón mundial

Entrevisto a Ioseba Fernández, el patinador más veloz del mundo. Referente del deporte navarro, nacional y mundial. Meticuloso en todo lo que hace, con los genes de un guepardo, trabajador incansable y con una actitud envidiable que le permite conseguir todo aquello que se propone.

En los Campeonatos del Mundo (World Roller Games) celebrados en Nanjing (China) entre los días 3 y 9 de este mes, Ioseba consiguió medalla en todas las pruebas en las que participó: oro en los 100 metros sprint, plata en los 300 metros contrarreloj, bronce en los 500 metros sprint y plata en la vuelta sprint. Quien todavía ostenta el récord mundial de los 200 metros sprint con un tiempo inferior a los 16 segundos es un deportista ejemplar, único, sin ninguna duda el Usaint Bolt del patinaje de velocidad. En los últimos seis años ha demostrado ser, sin lugar a dudas, el mejor velocista del mundo, y tenemos la suerte de tenerlo en Pamplona.

Natural de Iturmendi, lugar donde creció hasta los 14 años. Su currículum deportivo es tan extenso que requeriría varias páginas para exponerlo, sólo destacar sus 12 medallas en Campeonatos del Mundo, 3 de ellas son de oro y sus 20 medallas en Campeonatos de Europa, de las cuales 9 son de oro.

Fecha de nacimiento: 22-10-1989

¿Qué estudios tienes?: Estudié FP1 y por diferentes motivos me inicié en el mundo laboral muy pronto, así que ya más tarde saqué títulos relacionados con el deporte. Soy Monitor de Sala, entrenador personal, monitor de ciclo indoor y técnico de patinaje.

¿En qué has trabajado?: Trabajé en el almacén de Decathlon, en Volkswagen, de técnico de la sala de musculación en el C.D. Anaitasuna (donde conoció a quien hoy es su mujer, Ana Llorens) y de entrenador de patinaje.

¿De niño practicabas otros deportes?: He practicado muchísimos. Natación, escalada, judo, fútbol-7, atletismo y patinaje, entre otros tantos.

¿Siempre destacaste en patinaje?: Ya empezaba a patinar a los 4 años y a entrenar en el pueblo con 7. Incluso estuve unos años compitiendo en la Sakana y no me iba nada mal, pero cuando pasé a entrenar en Pamplona la cosa fue distinta. Tenía miedo a competir. Mis inicios en Pamplona fueron horribles, quedaba el último en todas las pruebas. Me doblaban en las pistas de 200 metros y siempre me retiraban, así que nunca terminaba las carreras. La última prueba de ese año se celebró en Antoniutti y al ser la pista mucho más larga no me doblaron. Al acabar esa carrera me sentí muy bien y fui hacia mis padres con la sensación de haber realizado una gran carrera, ya que fue la primera vez que no me retiraron (doblar en una pista de 400 metros es prácticamente imposible). Ese fue mi primer gran paso hacia este deporte.

¿Y a partir de ahí?: Ya con 12 años comencé a venir a entrenar a Pamplona 3 días a la semana. El resto de los días entrenaba con la bici. A los 15 años estuve en la selección nacional juvenil y ya a esta edad entreno 5 días a la semana. Con esos años destacaba más en pruebas cortas de fondo, hasta los 3.000 metros.

¿Cómo pasaste a la velocidad?: Padecí de síndrome compartimental en los cuádriceps. Incluso calentando suave cuando pasaba de los 10 minutos patinando se me ponían durísimas las piernas y no podía continuar, por lo que empecé a entrenar para distancias más cortas. Es ahí donde decido pasar a la velocidad.

¿Y cuándo llegan los éxitos?: En el 2006, mi último año de junior participo en mi primer campeonato del mundo y quedo 4º en los 300, 5º en los 500 y 2º en los 1000. Y en el año 2007 participo en mi primer mundial en categoría absoluta, tenía 17 años y quedo el 11 en los 200 con un tiempo de 17”1.

Y a partir de ahí todo va sobre ruedas: Pues no creas. Al año siguiente no soy convocado para el mundial que se celebra en Gijón. Y en el 2009 quedo subcampeón de Europa en Bélgica en la prueba de 200 con un tiempo de 16”7.

¿Cuándo consigues el primer campeonato de Europa?: En el 2011 entreno para ganar el europeo y me propongo ser campeón. Consigo 2 títulos europeos en los 200 en circuito y en los 500 en circuito y además 2 bronces en los 300 y 500 en pista. Ese año me convocan para el mundial y en las series de 200 bato el récord del mundo con 16”1 sin ser consciente de lo que había hecho. Tuve muchas felicitaciones y hasta pasar a la final ese maremágnum de gente y tantos cumplidos me descentran un poco. Tenía la impresión de que podía mejorar los primeros 3-4 pasos en la final y la transición de la recta a la curva en esa carrera. Pero no llego con la concentración necesaria y me presento a la final de ese campeonato del mundo y quedo 4º. Así que me voy de ahí con un récord del mundo pero 4º. Una amarga sensación y para mí un fracaso.

¿Cuándo ganas el primer campeonato del mundo?: Al año siguiente y desde que volví del mundial de 2011 me propongo ser campeón del mundo. A finales de junio ya se sabe y me voy con Ana a San Benedetto una semana a entrenar coincidiendo con las fechas de sanfermines. Al pisar ese circuito de San Benedetto mis sensaciones son fantásticas y me entra una enorme seguridad en que allí voy a hacerlo bien. A primeros de agosto in extremis deciden celebrar el campeonato de Europa en Hungría sólo de pista no de circuito. La pista no estaba homologada, tenía menos de 200 metros y quedo 4º en 300. Lo paso mal, ese mes se me hace duro y es ahí donde Ana me ayuda muchísimo en todos los niveles, a centrarme, a creer en mis posibilidades, a seguir entrenando con la misma intensidad e ilusión para lo que faltaba por llegar. Y a primeros de septiembre en el campeonato del mundo en San Benedetto en la primera carrera quedo 2º en los 300. En la serie clasificatoria de 200 me dejé llevar los últimos 50 metros puesto que me encontraba muy bien y no quería repetir lo del año pasado de quedar primero y salir el último en la final. Aun así finalizo la serie con un tiempo de 16”0, nuevo récord del mundo. No quiero tensarme, ni que me abrumen de felicitaciones, por lo que decido ir al hotel y hago todo lo contrario a lo que hice en el anterior mundial. Como en el hotel y me voy con Ana a la playa a relajarme un poco, meterme un poco al agua, pisar la arena y desconectar. Y una hora antes de la final me presento en la pista. Calentando ya sabía que iba a ganar, no tenía ninguna duda. Me pongo tapones para no escuchar el tiempo con que finalizaban mis rivales y cuando me toca arranco con fuerza y bajo de los 16 segundos, nuevo récord del mundo con un tiempo de 15”879.

(Pie de foto: Ioseba bate el récord del mundo en 200 metros con un tiempo de 15”879 el 12-9-2012. Todavía nadie ha conseguido bajar de 16 segundos en esta prueba).

¿La forma en la que entrenas ahora ha cambiado respecto a los últimos años?: Entreno con más calidad, menos volumen de entrenamiento y sigo siendo tan minucioso como siempre. Las lesiones que he tenido en los 2 últimos años me minaron psicológicamente y ello hizo que no disfrutara de la competición.

¿De qué lesiones hablamos?: De una rotura en los adductores, otra en la inserción del gemelo y de problemas continuos en la zona lumbar, que terminaron con una operación.

Pero este año 2017 lo has conseguido todo: Así es. Con menos horas de entrenamiento y con más calidad y un mayor seguimiento. Llevo varios años siendo asesorado por los del CEIMD (Centro de Estudios, Investigación y Medicina Deportiva). Tanto Esteban, como Luis, Igor y Saioa me han ayudado muchísimo por lo que sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ellos. Me asesoran en la planificación, me ayudan en la programación de los entrenamientos de fuerza, me preparan los trabajos de prevención y todo ello me ha dado mucha confianza; esta ha sido una de las razones que me han llevado a presentarme este año mejor que nunca. Me han ayudado e entrenar menos pero mejor. Ahora descanso los domingos, realizo doble sesión 2 días a la semana y sólo hago 8 sesiones de entrenamiento semanales, lejos de las 14 que hacía en otras épocas.

¿Ha sido tu mejor año?: El mejor año de mi vida en todos los sentidos.

¿Qué has conseguido a nivel deportivo en este 2017?: En el europeo en junio 2 oros, uno en 100 y otro en la vuelta al circuito y una plata en los 500. En julio, en los Juegos mundiales en Polonia, que se celebran cada 4 años, gano el oro en los 200 y en los Campeonatos mundiales celebrados en China este mes consigo el oro en los 100 y otras 3 medallas y todo ello ante 8 finalistas distintos, fueros 4 fantásticos pódiums. En este último mundial en las pruebas de velocidad nadie consiguió más de un pódium excepto yo.

Ioseba lleva desde el año 2012 consiguiendo pódiums en todos los mundiales, una regularidad increíble, que sin lugar a dudas le convierte en el patinador más rápido del mundo.

¿Quién es ahora tu entrenador?: Mi verdadera entrenadora es Ana. Al ser una deportista excepcional que trabajó mucho la técnica en los movimientos de la gimnasia rítmica, lo coge todo muy rápido, es muy observadora y me corrige en todo momento. Ana es muy detallista y muy exigente y yo necesito alguien así como entrenador. Cuando me descentro, Ana me dice 4 palabras y eso me ayuda a concentrarme de nuevo. Me conoce muy bien.

¿Ana te acompaña a los campeonatos?: Por supuesto y me dirige los calentamientos incluso introduciendo elementos lúdicos en ellos, me ayuda muchísimo a centrarme en cada prueba. Ana siempre me dice que patino mejor yendo al 90% que al 100% y a ella siempre la escucho. Ana sabe lo que necesito y estoy encantado de tenerla cerca en las competiciones.

¿Qué comes a lo largo del día?: Lo que tú me indicas, Javier. Seguir tus principios ha sido un gran acierto y es algo que me tranquiliza el no tener tanta presión. Seguir tus indicaciones donde todo tiene una gran lógica y no es necesario pesar nada.

¿Picas entre comidas?: No tengo necesidad de picar, soy bastante regular en las comidas.

¿Qué bebes habitualmente?: Agua.

¿Desde cuándo te preocupas por la alimentación?: Desde siempre.

Respecto a tu alimentación, ¿la has modificado últimamente?: Sí, desde que empecé contigo, me parecen sistemas muy racionales y fáciles de llevar. Antes me pesaba todo lo que comía, demasiada presión. Me encuentro fuerte y con mucha energía.

¿Tienes en cuenta lo que comes si vas a hacer deporte de baja, media y alta intensidad?: Si, básicamente mi alimentación está basada en la actividad que realizo.

¿Crees que el aspecto nutricional es importante en tu rendimiento?: Mucho.

¿Cómo lo notas?: A medida que pasan los años eres más consciente de su importancia. Necesito cuidarme más conforme voy cumpliendo años.

¿Has tenido alguna deficiencia nutricional a lo largo de tu vida deportiva?: No.

Aquí se muestra el menú que llevó Ioseba el mes antes del Mundial:

¿Cómo es vivir con Ana Llorens, una mujer luchadora, inagotable y con una actitud única en el deporte?: ¡Qué te voy a decir Javier, es fantástico!

¿Cómo te apoya Ana en tu vida deportiva?: Me apoya constantemente y hace tanto de entrenadora como de psicóloga. Sus consejos me ayudan y siempre está cuando tiene que estar.

¿Cómo has llevado el embarazo de tu mujer en este año tan fantástico?: Disfruté más del embarazo que ella. (Ana, que está a su lado, me dice que la cuidaba muchísimo). Me cambió la mentalidad durante el embarazo, ya somos tres y mis responsabilidades me hacen reflexionar mucho más.

¿Te ha ayudado a nivel personal y deportivo el nacimiento de Marc?: Muchísimo. Más de lo que pensaba en un principio.

Eres inconformista, tengo entendido que para ti sólo vale el oro. ¿Es eso cierto?: Eso ocurre desde que gané por primera vez. Jamás salgo a quedar segundo. Siempre quiero ganar.

¿Se puede vivir económicamente de este deporte?: Sí, pero ganando, sólo ganando. Siempre a expensas del resultado y eso me genera cada vez más presión. Si te lesionas, si un rival te gana por una centésima, ese año es un fracaso a nivel económico. Somos 3 en casa y la llegada de Marc todavía me ha hecho reflexionar más al respecto, por lo que necesito una estabilidad económica y eso me genera muchas dudas sobre mi continuidad en el patinaje. Mi jornal actualmente sólo depende de las medallas en los grandes campeonatos.

No me lo puedo creer y más ahora que estás en tu mejor momento: Ya, Javier, pero necesito siempre hacer un buen europeo, eso es lo que me tranquiliza, para ir al Mundial con más seguridad y menos presión. Las ayudas económicas vienen sólo cuando ganas y eso es más duro cuando vas cumpliendo años y tienes más responsabilidades. Mi apuesta por ser padre me ha cambiado y ayudado en todos los sentidos, ha sido un gran acierto, puedo decir que tengo todo lo que quiero y ahora más que nunca necesito una estabilidad económica. Ojalá ello no dependiera sólo de las medallas.

¿Aptitud o actitud? Sé que es difícil responder a esta pregunta, pero sin mucho de la primera no se puede llegar tan lejos. ¿Qué porcentaje tienes de cada una?: Pues, Javier, yo te diría que un 70% de aptitud y un 100% de actitud. Ya sé que la gente puede pensar lo contrario, pero hago todo lo que me mandan, estudio cada prueba y a cada rival de forma meticulosa, no pierdo ningún detalle, me alimento siempre como me aconsejas, sigo las indicaciones del CEIMD al 100%, descanso lo que tengo que descansar y todo lo que hago gira en torno a cada competición. Sin todo ello no sería capaz de estar entre los primeros.

Teniendo este increíble currículum y estas extraordinarias marcas, ¿por qué crees que no se te conoce como se debería?: Cuando conseguí el primer título mundial se me conoció mucho, la prensa me reconoció éxito y durante un tiempo estuvo ahí. Pero al año siguiente quedé segundo y la cosa no fue igual, fue como un fracaso. (Ana comenta que internacionalmente es más conocido y reconocido que a nivel nacional). Ahora que he conseguido estar arriba en los mundiales vuelve a suceder lo mismo, pero eso sólo depende de los grandes éxitos y me gustaría que eso no fuera así.

Tener al mejor velocista mundial de patinaje es un lujo para esta comunidad y creo que deberían dedicarte más espacio en la prensa, no sólo cuando ganas un campeonato sino en otros momentos precompetitivos. ¿Opinas lo mismo?: Pues creo que sí. La preparación es larga, muy dura y nadie sabe de ti cuando no compites y menos si no ganas. Cuesta muchísimo estar cada año en el pódium mundial y el que te sigan, te reconozcan, te pregunten sobre cómo te va y como llevas la preparación ayuda y motiva.

¿Cuáles son tus próximos objetivos deportivos?: Si decido continuar, iré a por todo. Me gustaría retirarme dejando el record de los 100 metros haciendo una marca para mucho tiempo. Mi reto ahora mismo sería revalidar el título. En toda mi trayectoria no he conseguido ganar dos mundiales seguidos. Soy muy trabajador, cuando alguien me gana, analizo todo con detalle para volver a ser el mejor. Por lo tanto ahora me gustaría analizar mis carreras de este año y encontrar donde puedo mejorar, para volver a ganar.

(Pie de foto: Aquí Ioseba junto a mi querido hermano Fernando -ex jugador profesional de baloncesto, con una de sus camisetas al fondo- con el oro conseguido este julio en los Juegos Mundiales de Polonia en los 200 metros contrarreloj, prueba en la que ostenta el récord del mundo).

(Pie de foto: Aquí con las medallas conseguidas por Ioseba en este Campeonato del Mundo celebrados en China.

Ana Llorens habla de quien actualmente es su marido.

¿Cómo conociste a Ioseba?: Conocí a Ioseba trabajando en el gimnasio del Anaitasuna, me lo presentaron y estaba a unos días de ir al campeonato de Europa. No me acuerdo muy bien qué pregunta le hice, solo me acuerdo de su respuesta que fue “¡yo voy a ganar!”. Me impactó esa confianza que tenía y esa seguridad, algo que a día de hoy, antes de las finales mundiales celebradas en China, sin darse cuenta me vuelve a decir esas mismas palabras.

¿Cómo es Ioseba?: Es un chico muy responsable, muy detallista en el día a día con la familia, en casa, y es por ello que en su deporte también lo es, cuidando cada detalle, sus entrenamientos, su alimentación, su técnica, sus patines y en la preparación de cada carrera. Tiene mucha confianza en él y en sus posibilidades, pero pienso que es aún más fuerte de lo que cree. Siempre ha tenido mucha confianza en las pruebas de ruta, donde han venido sus mayores éxitos. Pero en alguna ocasión me comentó que había gente que decía que no era suficientemente bueno técnicamente y por eso no ganaba en la pista, no salía con la misma confianza. Ya no hay duda de que se equivocaban.

Ioseba en Nanjing ,con el body de la selección cambiando el pañal a Marc, entre serie y serie de los 100metros. Se dirigía hacia su familia y ayudaba a Ana con todo lo que tocara. Un padre excepcional.

¿Le apoyas en los entrenamientos?: En los campeonatos suelo grabarle las series, para luego analizarlas, percibir si se puede mejorar o hay que cambiar algo y ver a los rivales. Lo mismo pasa en los entrenamientos, grabamos y vemos cómo está patinando y si debe cambiar algo. Por eso o porque los resultados no habían acompañado igual que en ruta, siempre le decía que no salía a competir con la misma decisión en pista que en ruta. Y este año, tras el europeo, es cuando por fin me dijo “me siento capaz de ganar en pista”.

Ganar medallas en un mundial tanto en 100 como en 500. ¿Cómo es posible?: En el mundial él pensaba que podía estar en la lucha por la prueba de 300 metros, pero no en la de 500 metros. Pero por causas climatológicas pusieron las prueba del 500 antes que el 300. Son más rondas clasificatorias, mayor desgaste, y él no se veía capaz de luchar por medallas. Yo le insistí y le dije “debes salir, ir ronda a ronda, probar e intentarlo”. Y así fue, superando ronda a ronda y consiguiendo un bronce que creo que le pilló por sorpresa pero también pienso que fue un gran motivo para que el campeonato empezara con buen pie, su cabeza estuviera muy positiva y luchadora.

¿Cómo fue la carrera de 100 donde consiguió ser el mejor del mundo?: En la primera ronda ya se vio que esa carrera era de Ioseba, hizo el mejor tiempo con mucha autoridad. Y por eso pensaba que en alguna ronda podría batir el récord del mundo. Todas las rondas las hizo en 9,8 segundos, mientras que el mejor rival no bajaba de 9,9 segundos un tiempo que Ioseba hacía fácil. En la final hizo 9,81 y como se ve en el video solo patinó 80 metros, porque fue tal la superioridad que se vio ganador de sobra. El récord está en 9,75. Podría haber bajado ese tiempo con autoridad, y al acabar la carrera le dije con ironía que era un tonto y que no podía hacer eso, dejar de patinar, debía luchar hasta el final… Pero era su sueño, era su momento y merecía disfrutar y celebrar así una carrera. Hace años me dijo que su sueño era ser padre y que su hijo le viera ser campeón del mundo. Lo ha cumplido.

¿Cuál va a ser ahora su futuro?: Tras acabar este año el campeonato de Europa me comentó que tras este mundial, ganara o no, dejaba los patines. El motivo, la lucha de cada día por poder entrenar en condiciones. Ni siquiera en España hay una pista con el material adecuado para que Ioseba pueda entrenar a las velocidades que luego patina en los campeonatos europeos o mundiales. Sus rivales entrenan cada día a esas velocidades, es por eso que pienso que si tuviera instalaciones para ello sería tan superior o más en pista como en ruta, y para poder entrenar en circuito debemos pelearnos con la gente que pasa por Antoniutti, o los niños que juegan en Andoain, o ir a la carretera y rezar para que no nos pare la policía y no haya mucho tráfico. Así es imposible concentrarse. Cuando veo que se agobia por estas situaciones, me pongo sería y le digo “¡concéntrate!”, pero soy consciente de que es muy difícil.

Parece increíble que un campeón del mundo entrene en esas condiciones. ¿Da para vivir ser el número 1 del mundo del patinaje de velocidad?: El patinaje no es un deporte olímpico. Ioseba es muy responsable y ahora sabe que no sólo somos los dos, ahora está Marc y hay que darle un futuro. Si no se asegura de que económicamente vamos a poder ofrecerle lo mejor, dejará el patinaje y se pondrá a trabajar. Me da mucha pena y pienso que no merece terminar así por esta causa, por eso intento moverme todo lo que puedo, pero no es nada fácil. Pienso que Ioseba aún puede mejorar y seguir sumando victorias y, si puede disfrutar de hacer lo que le gusta, hay que intentarlo. Los juegos mundiales serán en Barcelona dentro de dos años y sería precioso verlo competir y ganar cerca de los suyos.

Ha sido un auténtico placer realizar esta entrevista a Ioseba Fernández (junto a su querida mujer de la que ya escribí un artículo: http://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2017/04/12/mujer-y-embarazo/ y junto a su hijo que da muestras de una tranquilidad increíble) el patinador más rápido del mundo de los últimos años. Un deportista trabajador, meticuloso, sufridor, inteligente, con una aptitud única para este deporte y una actitud envidiable, que le ha permitido llegar hasta lo más alto y ahora sólo le faltan más apoyos institucionales para conseguir otros retos de nivel mundial. Estoy seguro que a Ioseba lo mejor todavía le está por llegar.

Publicado en General | 20 comentarios