Lunes, 29 de agosto de 2005 - 04:00 h.

Las arañas, piezas esenciales para la regeneración de la vida tras un incendio forestal

Las arañas se han revelado como una de las piezas esenciales para la regeneración de la vida tras un incendio forestal, ya que son de las primeras colonizadoras de estos espacios arrasados y con su presencia permiten la llegada de nuevas especies de animales y plantas.

EFE. SAN SEBASTIÁN.



 Tamaño de letra:        |    imprimir   |    enviar

  PATROCINIO


 Directorio de bibliotecas públicas de Navarra

 Normativa de préstamo

 Obtención del carné


Buscar:

en  





  PUBLICIDAD





Las arañas se han revelado como una de las piezas esenciales para la regeneración de la vida tras un incendio forestal, ya que son de las primeras colonizadoras de estos espacios arrasados y con su presencia permiten la llegada de nuevas especies de animales y plantas. Según el director del departamento de Entomología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Alberto de Castro, «las arañas cumplen una importante función» tras los incendios, porque aunque las especies autóctonas, más especializadas, mueren por efecto de las llamas, nada más apagarse los rescoldos del fuego «hay un batallón de arañas oportunistas» que acuden al bosque quemado.

Tal es así que lo primero que, según De Castro, encontraron los exploradores tras la formidable explosión del volcán Krakatoa, que en 1883 causó la devastación casi total de esta isla ubicada entre Java y Sumatra, fue una araña.

Vuelo en "parapente"

Esto se debe a que los arácnidos «se dispersan muy bien» porque, aunque no vuelan, hacen parapente. Para ello, «suben a un lugar alto, donde hay corrientes de aire, emiten un pequeño hilo de seda que hace las veces de vela y planean con ella, desde unos metros, que es lo más habitual, hasta cientos de kilómetros». El biólogo donostiarra precisó que gracias a esta técnica las arañas colonizan islas y lugares distantes o calcinados por el fuego.

De esta manera, llegan a los bosques arrasados a la vez que insectos muy poco exigentes que les sirven de comida, lo que les permite prosperar y ser, a su vez, alimento de otros animales como aves, reptiles, anfibios y pequeños mamíferos, que dispersan semillas y polen, facilitando la entrada de nuevas especies en el ecosistema. «Las arañas no regeneran el bosque, pero contribuyen a que empiece la vida de nuevo porque son resistentes y capaces de sobrevivir en estos ambientes».

 OPINIONES DE LOS LECTORES
Deja tu opinión

Nombre y apellidos
Email  Tlf.   DNI

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.

[Ver las opiniones de la noticia]


 COMPRAS




GRUPO LA INFORMACIÓN

Conoce nuestro grupo | Empresas del Grupo | Sala de prensa | Contacta con nosotros | Apúntate a nuestro equipo


© Diario de Navarra
Carretera Zaragoza s/n. 31191 CORDOVILLA (NAVARRA).
Teléfono: 948 23 60 50. Fax: 948 07 60 65.
Aviso Legal | Política de privacidad | Publicación digital controlada por OJDinteractiva