.

.
.



Menos capturas en la red

La temporada de palomeras en Etxalar concluye con 65 docenas de palomas cazadas con la práctica tradicional de las redes extendidas. El balance, sensiblemente inferior al de una campaña benévola, refleja el descenso del paso de ejemplares

Un vigía permanece a la espera de avistar palomas encaramado en lo alto de un puesto de trepa. 	ARCHIVO (CALLEJA)

Un vigía permanece a la espera de avistar palomas encaramado en lo alto de un puesto de trepa. ARCHIVO (CALLEJA)

NATXO GUTIÉRREZ . PAMPLONA Miércoles, 24 de noviembre de 2010 - 04:00 h.

NO ha sido una buena temporada"."No han pasado tantas palomas". Son las reflexiones en voz alta escuchadas en el collado de Iarmendi, en el límite fronterizo de Etxalar, donde pervive una tradición de siete siglos de caza con red. No hay otra razón que la disminución de los ejemplares avistados desde los puestos de trepa que sobresalen sobre las cepas de los árboles para explicar el balance de la temporada recién concluida.

Oficialmente, la campaña de palomeras finalizó el sábado con un saldo de 65 docenas de aves capturadas en jornadas de paciencia prolongada.

El número no alcanza el resultado de una campaña benévola. Tal adjetivo cuelga de aquéllas que superan el centenar de docenas registradas.

Por los comentarios escuchados, los practicantes del arte tradicional no han sido ajenos a las consecuencias de un paso de paloma inferior al esperado y obviamente deseado.

Al menos, Etxalar ha acabado en tercer lugar en la singular clasificación de localidades que conservan el arte tradicional con red. En la relación compite con nueve términos situados al otro lado de la frontera.

En el plano de las relaciones entre cazadores de distinto medio -escopeta y red-, la tensión sigue latente, aunque sin la aversión que el año pasado causó un plante de los palomeros por la tala intencionada de siete árboles. La protesta de brazos caídos duró 36 días.

En prevención de sucesos similares, el Ayuntamiento introdujo este año una normativa para regular ambas prácticas, en paralelo al derribo de nueve puestos por no ajustarse a los 50 metros de distancia señalados en la Ley de Caza. Por otro lado, el riesgo de huelga disminuyó a partir de la declaración de Bien de Interés Cultural por parte del Gobierno de Navarra, ya que cualquier plante sin justificación hubiese exigido de sus responsables una explicación con posibles consecuencias punitivas.

En otro orden de cosas, el alcalde, Patxiku Irisarri (Herri Taldea), avanza la propuesta de realizar adaptaciones el próximo año en la propia normativa como consecuencia de los cambios de aprovechamiento que deben actualizarse cada cinco años.

Aprovechamientos

"La base legal ya la tenemos. El coto tiene una vigencia de diez años. Cada cinco es preciso revisar los aprovechamientos", aclara. El primer edil no descarta que puedan llevarse a cabo cambios de mayor calado ante la convocatoria de elecciones municipales del próximo año. Puede darse el caso que acceda un nuevo equipo regidor, con ideas propias sobre la organización del ámbito de caza. Pero la opinión del alcalde hoy por no hoy no pasa de ser una conjetura.

Sea como fuere, Etxalar mantendrá en otoño el despliegue tradicional de las redes.

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra

http://www.diariodenavarra.es/20101124/otrascomarcas/menos-capturas-red.html?not=2010112402445841&idnot=2010112402445841&dia=20101124&seccion=otrascomarcas&seccion2=otrascomarcas&chnl=10