.

.
.



Portada > Navarra > Navarra > Noticia

El peor ruido de la caza

El sonido de un disparo de escopeta puede superar los 140 decibelios, es decir, el umbral de dolor en el oído humano. Por este motivo, los cazadores son más propensos a sufrir lesiones auditivas.

El oído interno, donde se hallan las células que nos permiten oír, es la zona más sensible a los ruidos

Imagen de un cazador apuntando a un animal.

Imagen de un cazador apuntando a un animal.

NOELIA GORBEA . PAMPLONA Viernes, 17 de septiembre de 2010 - 02:06 h.

UN impulso que no llega, una palabra que no se entiende o un zumbido constante en el oído. La caza, cuyo origen es casi tan antiguo como la existencia del hombre, puede traer consigo, además de la pieza de esa jornada, un deterioro auditivo a corto plazo e, incluso, una lesión permanente.

Con picos de presión de sonido que superan los 140 decibelios, intensidad que delimita el umbral de dolor en el oído humano, el efecto de un disparo de arma larga, como una escopeta o un rifle, es comparable con el que se produce durante 40 horas en un taller o una cadena de montaje (90 dB). "Los disparos de escopeta, que son los más nocivos para el oído interno, generan ruidos de impacto de gran intensidad y corta duración", explica Francisco Javier Cervera Paz, doctor del departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra.

De hecho, el habitual embotamiento o pitido en los oídos tras una jornada de caza, que suele desaparecer en minutos u horas, puede terminar por pasar factura y convertirse en un síntoma permanente. En este sentido, los expertos mantienen que la pérdida de audición por la exposición al ruido es "acumulativa", es decir, cuantas más veces se exponga uno al ruido, mayor será el daño. "La sordera afecta primero a los sonidos agudos y, después, al resto, y cada vez es más grave", dice Cervera. Por ello, los cazadores pueden, con el tiempo, ver disminuida su capacidad de apreciación e incluso de comprensión al seguir una conversación.

Peor con experiencia

Asimismo, está comprobado que el efecto continuado de los disparos acelera el deterioro auditivo asociado a la edad, por lo que suelen ser los más experimentados quienes sufren mayores problemas. "Los sonidos de intensidad superior a los 140 decibelios generan lesiones permanentes en el oído interno", dicen los expertos.

También se ha constatado que las escopetas semiautomáticas producen disparos con un nivel de presión auditiva "ligeramente superior". En este sentido, utilizar dispositivos para reducir el retroceso de los rifles (frenos de boca) puede ser aún más perjudicial. "Estos aparatos aumentan considerablemente el sonido emitido en el disparo", apuntan desde la Clínica.

Pero independientemente de la intensidad del ruido, la zona más afectada será la cóclea. "Ahí están las células que nos permiten oír (ciliadas), y que son realmente sensibles al efecto de los ruidos intensos", explica el otorrino. "Estas células pueden alterarse transitoriamente por un sonido de alta intensidad, pero su función se suele recuperar", añade. Sin embargo, si el ruido es repetitivo, puede producirse una lesión estructural que se transforma en un daño permanente.

Protección sonora

De este modo y con el objetivo de evitar una lesión auditiva, los expertos diferencian dos tipos de dispositivos que ayudan a reducir el ruido durante las jornadas de caza. Los protectores pasivos (tapones y cascos), que son los más conocidos, tienen una eficacia "aceptable"; y los dispositivos activos o "inteligentes", que disponen de sistemas de amplificación integrada, permiten la escucha de sonidos ambientales, así como una adecuada protección frente a los ruidos potencialmente nocivos. "Hay diseños de aparatos parecidos a los audífonos o los cascos que son muy eficaces", sostiene Cervera.

En cualquier caso, tanto los protectores pasivos como los activos logran disminuir los sonidos entre 15 y 30 decibelios, es decir, reducen el ruido por debajo del límite que puede producir daños en el oído humano.

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra

http://www.diariodenavarra.es/20100917/navarra/el-peor-ruido-caza.html?not=2010091701305968&idnot=2010091701305968&dia=20100917&seccion=navarra&seccion2=sucesos&chnl=10