Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los árboles viejos y singulares de Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona acaba de presentar un libro que recoge los 75 ejemplares de árboles de la ciudad más viejos y más singulares. Ellos son apenas una muestra de los más de 144.000 árboles que crecen en la capital navarra.

Actualizada Domingo, 14 de marzo de 2010 - 02:18 h.
  • A.O. . PAMPLONA

SItodavía sigue en pie, uno de estos días al "Arbolico de San José" le comenzarán a salir las hojas adelantándose nuevamente a sus otros compañeros del Bosquecillo para anunciar que la primavera ha llegado a Pamplona.

Por esa peculiaridad este ejemplar de castaño de Indias figura en el libro Árboles viejos y árboles singulares de Pamplona, presentado esta semana por el Ayuntamiento de la capital como último integrante de la colección municipal "Biodiversidad urbana de Pamplona".

Totalmente divulgativo, con decenas de fotografías y planos de situación, el libro recoge un total de 75 árboles singulares por su tamaño, su antigüedad, o su simbolismo, pertenecientes a un total de 44 tipos de 32 especies diferentes. Apenas una muestra de los 144.000 ejemplares que llenan los parques y jardines de la ciudad.

Escrito por Ana Blanco, Juan Tomás Alcalde, Mikel Belasko, Anika Meyer, Oscar Schewndtner y Ana Urtasun, todos ellos son miembros de la Asociación de amigos de los árboles viejos. Los autores invitan a recapacitar sobre la importancia de los árboles en la ciudad y animan a otros ayuntamientos navarros a realizar un trabajo similar al que ha querido plasmar el de Pamplona. En la presentación, el concejal delegado de Urbanismo y Desarrollo Sostenible, Juan Luis Sánchez de Muniáin, destacó que uno de los sellos de identidad de la capital navarra es precisamente su biodiversidad, y recomendó a los pamploneses salir a la calle con el libro para reconocer cada especie recogida en él.

El bosque de Pamplona

Lo primero que aclaró Mikel Belasko, coautor del libro, fue cómo se han utilizado la cualidades de viejo y singular a la hora de seleccionar los ejemplares, y explicó que cada especie tiene diferentes medidas, por lo que resulta imposible generalizar. "A la hora de hablar de ejemplares viejos se ha tenido en cuenta, por ejemplo, el tamaño, pero tampoco sirve por igual porque una secuoya puede ser muy grande y, por el contrario, no tan vieja como un roble, que es más pequeño. En Pamplona, de todas formas, no tenemos árboles excesivamente antiguos. Esta la secuoya de Diputación, que tiene unos 150 años", explica.

Sí destaca Belasko la existencia en la ciudad del último bosque, conformado por robles y alguna encina, junto al monte Ezkaba.

El libro presentado esta semana se refiere a la biodiversidad de los árboles viejos y también recoge una breve historia de los árboles de Pamplona, desde que hace 2.000 años, lo que hoy es la ciudad, fue un robledal.

Se recoge también una selección de los árboles singulares que ha tenido la ciudad a lo largo de la historia y se cita, por ejemplo, el olmo de la Navarrería que durante siglos presidió la plaza ; o el ya citado "Arbolico de San José". El libro concluye con un recorrido por diferentes trayectos en los que se pueden contemplar estos ejemplares.

Conferencias

El próximo 17 de marzo, a las 19 horas, el Ayuntamiento presentará el libro en el Museo de Educación Ambiental de San Pedro. Un día antes se hará lo propio con el libro Anfibios y reptiles de Pamplona, de la misma colección. En ambos casos se regalarán ejemplares a los asistentes.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Es curioso cómo los que critican siempre van por lo mismo. Evidentemente un cedro de 150 años no tiene el mismo valor qu un falso platanero como los que hay en la pendiente de las murallas. Esos árboles hace 100 años ni exsitian, y desde que se fundó la ciudad, durante casi 2.000 años no ha habido árboles en ese terraplén por motivos de seguridad para la ciudad, y ahora se quiere hacer algo intermedio, elminar los árboles excesivamente altos e ir cambiando por una vegetación de menor altura. Por eso ya se está en contra de la biodiversidad?? espero que los que escribis no tengais una chimenea, pq como alguna vez hayais quemado un tronco entonces seriais según vosotros, uns hipócritas...Siempre igual
  • Yo todavía me acuerdo de los árboles de la plaza del castillo... Si mal no recuerdo estos que editan el libro son los mismos que los arrancaron.... no?Bipolar
  • me encanta Pamplona, viva Navarracursi
  • Los árboles son, al fin y al cabo, mobiliario urbano. Sólo conociéndolos tendrán un valor superior al de una papelera vieja o una farola rota. Ojalá este libro sirva para que no vivamos de espaldas a nuestros árboles... ¡y a nuestro bosque! ¡Pamplona tiene un robledal!Bagurrín
  • No estaría mal crear verdaderos bosques en el interior de la ciudad. Tengo la esperanza de que se haga en Aranzadi. Y espero que no sigan talando en los meandros (ya ven las caretas de hipocresía). Echo de menos más hayas, robles y encinos. Iruñerria
  • Es curioso que el Ayuntamiento publique libros para divulgar y promover la conservación de a biodiversidad cuando ellos son los primeros en destruir lo poco que nos queda. Hace dos días nos quejamos de los árboles talados en la ribera del Arga, hábitat fundamental para especies silvestres... No me parecen mal los libros, y felicito a los autores, pero por favor, que nuestros políticos se lean los libros y aprendan un poco de CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD. ESTUPEFACTO
  • ¡¡¡Hermosos!!! Ójala nos sembraran árboles tan bellos en Sarriguren, tenemos ese inmenso parque pero los arbolitos que han puesto dan tristeza, se vería hermoso si plantarn árboles frondosos... Iz
  • Yo supongo que todos esos hermosos ejemplares están ya en reproducción en algún vivero del Ayuntamiento!RG

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra