.

.
.



Oteiza, un "pingüino metafísico" contra la convención geométrica

- La exposición "Los límites de la transparencia" explora el periodo más brillante de Jorge Oteiza

- La muestra, en la Fundación Canal de Madrid, recoge treinta piezas de la colección de su sobrina, Pilar Oteiza

MIGUEL LORENCI . COLPISA. MADRID . Jueves, 25 de febrero de 2010 - 04:00 h.

Tan interesantes como las esculturas de Jorge Oteiza (Orio, Guipúzcoa, 1908- San Sebastián, 2003), son los desafíos teóricos y reflexiones de este genial domador de espacios. Un mago de la abstracción en tres dimensiones que se presenta a sí mismo como "un pingüino inadvertido" empeñado en desafiar los límites de la geometría con unas piezas "metafísicas" realizadas en todos los materiales y escalas.

Un Oteiza que libraba una ardua batalla geométrica contra sí mismo cuando en 1957 obtuvo el gran premio de la IV Bienal de São Paulo con Propósito experimental. Se coló entonces en el Olimpode la abstracción volumétrica, al que pronto llegaría otro grande de su oficio, el también vasco Eduardo Chillida. Estamos ante el Oteiza más intenso y apasionado, el que experimenta con la desocupación de las formas y el vaciamiento de la escultura. Un Oteiza que se interesa por la conexión del individuo con el universo a través del vínculo metafísico y que daba respuestas plásticas y teóricas a sus inquietudes.

A ese periodo crucial y a ese desafío a la geometría euclidiana se dedica la muestra Los límites de la transparencia que las salas de la Fundación Canal en Madrid acoge hasta el 25 de abril. Son treinta y cuatro piezas, una treintena en pequeño y mediano formato y cuatro de gran volumen -algunas inéditas- realizadas en los años más fructíferos de Oteiza y ordenadas por "familias". En el cénit de su proceso de búsqueda, a través de obras de distintas épocas que tratan siempre "de la representación de lo espiritual a través de la quietud y el vacío", según Pilar Oteiza, sobrina del artista y responsable de la selección. Es para su heredera la etapa más importante de Oteiza, "en la que consigue llegar al final de su búsqueda estética" y que culmina el Propósito experimental que lo consagró en la IV Bienal de Sao Paulo de1957.

"Uno se pregunta si estamos ante un filósofo que esculpe o un escultor filósofo"", apunta Cristian Ruiz-Orfila, subdirector de la Fundación Canal. "Vemos la evolución de Jorge Oteiza, de su investigación, cómo pasa de la escultura masiva a la ligera, a la más liviana, a la energía", explica la dueña de la impagable colección además de comisaria de la muestra. La heredera de Oteiza ha elegido piezas de acero cortén, hierro pintado, bronce, mármol negro de Markina, piedra negra de Calatorao, hierro cobreado, caliza blanca, con el denominador común del desafío a los límites geométrícos.

Testimonian el pulso que Oteiza libra con las formas esféricas y cúbicas y su reflexión más profunda, de la que surgen las "Cajas metafísicas", una exploración del vacío que abrirá caminos a la escultura de la segunda mitad del siglo XX y que merecen un espacio privilegiado en esta exposición. "Se aproxima a los límites de la obra, que relaciona el espacio interior con el espacio en el que se inserta", resume Pilar Oteiza.

oteiza-pinguino-metafisico-contra-convencion-geometrica

Una de las treinta esculturas de Jorge Oteiza expuestas en la Fundación Canal de Madrid. COLPISA

Noticias más leídas

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra