.

.
.



Portada > navarra > navarra > Noticia
COMERCIO

Cómo se vende y se comprueba el oro

Domingo, 17 de enero de 2010 - 04:00 h.

1. Peso en la básculaSi alguien acude a vender oro, lo primero que hará el responsable del establecimiento será pesar la pieza o piezas en una báscula. En ocasiones, el peso es redondo. Es decir, sin decimales (por ejemplo 30 gramos). Ahora bien, lo más normal es que haya algún decimal.

Por eso se recomienda que la persona vea con sus propios ojos el monitor de la báscula para comprobar cuánto pesan efectivamente sus joyas. Es más, puede haber ligeras variaciones de peso si las joyas se pesan en la báscula de un establecimiento o en la báscula de otro.

2. Realizar una muesca

Una vez pesadas las piezas, el comerciante procede a trabajar una a una. El primero paso es comprobar que realmente las joyas son de oro. Esta comprobación no se puede realizar con la vista. En ocasiones, se puede pensar que es oro una pieza con un chapado o baño de oro. De hecho, si al limar aparece un tono verdáceo se trata de una pieza chapada en oro. Para ello, con la ayuda de una lima de hierro se procede a realizar una muesca en la pieza.

3. Prueba con agua regia

Una vez que se sabe que la pieza es oro, el responsable del comercio debe determinar con qué tipo de oro se fabricó la joya (de 24 kilates, de 18 kilates o de 14 kilates). Con este fin, vierte sobre la muesca unas gotas de agua regia. El agua regia es una solución altamente corrosiva, formada por la mezcla de ácido nítrico concentrado y ácido clorhídrico concentrado. Hay distintas concentraciones o mezclas de agua regia para los diferentes tipos de oro. Cuando se vierte agua regia para oro de 18 kilates en la muesca, ésta no se mancha, mantiene su color. Por tanto, la joya es de oro de 18 kilates. Si no es de 18 kilates, la muesca toma un color negro, lo que indica que es un oro de menos kilates. A continuación, se procede a comprobar con agua regia de 14 kilates.

4. Documentación y prueba policial

Para vender joyas es necesario ser mayor de edad. El vendedor debe rellenar una hoja con los siguientes datos (nombre, apellidos, DNI, características de las joyas, si llevan algún grabado, etc). Una copia de la hoja se la queda el vendedor, mientras que el comprador se queda con la hoja original. Además, el comprador debe hacer para quedarse una fotocopia del DNI del vendedor y otra fotocopia de las joyas. A continuación, el comprador transcribe los datos de las joyas en un libro, donde también guarda las fotocopias del DNI del vendedor y de las joyas. Periódicamente, y antes de enviar a fundir las joyas, debe llevar el libro a la policía para comprobar que las joyas no están denunciadas. Una vez hecha la comprobación (unos quince días) puede fundirlas.

espacio en blanco

Noticias más leídas

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra