Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

La familia Echarri cubre medio siglo de andadura en las artes gráficas de Estella

Tres generaciones han sacado adelante un negocio que convivió en otra época con la librería de venta al público

Actualizada Viernes, 20 de marzo de 2009 - 04:00 h.
  • M.P.A.. ESTELLA

Hablar de los Echarri en Estella es hacerlo de la evolución e historia reciente de las artes gráficas a escala familiar en una localidad con amplia tradición en el sector. La empresa fundada hace medio siglo por Elías Echarri Díez en el número 25 de la calle Calderería, en pleno casco antiguo del municipio, avanzó desde la tipografía -el uso de letras, de plomo en su origen, para crear trabajos de impresión- hasta la modernas tecnologías con las que celebra sus bodas de oro.

Gráficas Echarri nació con el impulso emprendedor de Elías Echarri y su esposa, María Puy Tirapu Vidaurre, ya fallecidos. Uno de sus hijos, Fernando, de 60 años de edad, tomó luego las riendas de un negocio que aún lidera, ahora desde la travesía de Merkatondoa. Con sus hijos, Raquel y Ricardo, se ha incorporado la tercera generación sobre la que recaerá la responsabilidad de la empresa en el futuro.

La transformación del negocio

Fernando Echarri habla de la profunda transformación experimentada por un sector que a él le atraía ya de niño, cuando observaba el trabajo de sus progenitores en la calle Calderería. Antes de iniciar su aventura empresarial, los dos trabajaban en otra conocida imprenta del municipio, Zunzarren. Su padre, cuenta, aprendió allí la actividad como impresor que aplicaría posteriormente a su pequeño negocio. "Con los años, se independizaron y pusieron en marcha su propio proyecto. En la parte delantera de la Calderería abrieron la librería y en la de atrás tenían la imprenta", recuerda.

La fusión de ambas actividades en una misma empresa -librería abierta al público e impresión- estuvo también en las base de otras iniciativas locales. Desde la nave de Merkatondoa donde conviven taller y oficinas, Gráficas Echarri oferta a sus clientes, entre los que se encuentran numerosas empresas de la zona que encargan sus formularios o libros de instrucciones, todo tipo de impresiones, folletos, carteles, tarjetas de visita, encuadernaciones y el conjunto de lo relacionado con las artes gráficas. Cada verano, salen desde allí los ejemplares de un clásico de las fiestas de Estella, el programa que, como hace el editado por Zunzarren, las anuncia y recrea.

Primero su hermano mayor, Conrado, y luego, con sólo 14 años, Fernando, los hijos de los fundadores mantuvieron e hicieron prosperar la actividad. "He estado en el negocio durante 36 años y pienso que es uno de los oficios que ha experimentado una mayor evolución. Ahora todo es tecnología, diseño y ordenador, con una escala mucho más industrial que no tiene nada que ver con lo que yo conocí", dice.

"Librería" ocasional

Pese a ampliar su mercado, la actividad sigue enteramente en manos de la familia. Además de sus hijos, Fernando Echarri trabaja junto a su hermana, Ana, y su primo, Tomás Arriaga. ¿La crisis marca sus bodas de oro? El empresario explica que, aún sin ser ajenos a una situación económica complicada, el tratarse de un negocio familiar supone una salvaguarda en tiempos difíciles. "Todo puede ser una cadena y, pese a tener una gran fidelidad entre nuestros clientes, si a uno le va mal, es una cadena que se nota en los pedidos. Pero, aunque una empresa tiene sus dificultades y problemas, las has creado con tu sudor y esfuerzo y te llena", señala.

Todavía con años de actividad por delante, el empresario piensa ya en el momento en que sus hijos se hagan cargo del negocio. El mayor, Ricardo Echarri, de 32 años, estudió artes gráficas y su hermana Raquel, de 29, fotografía y diseño gráfico. "Esperemos que la letra impresa siga teniendo su sitio aunque pasen muchos años, que puedas continuar pasando las páginas de cualquier publicación aún en plena era digital", señala.

Con la imprenta como apuesta, quedó atrás la librería unida a la primera época de esta andadura familiar. Aquella actividad vuelve a Merkatondoa de forma esporádica y sólo en un momento del año, a lo largo del verano para recoger, durante julio y agosto, los encargos de los libros de texto de cara al inicio de un nuevo curso escolar.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Detalla de la nave donde se desarrolla la actividad. DN

Fernando Echarri Tirapu, entre sus dos hijos, Ricardo y Raquel, en la sede de la empresa en la travesía de Merkatondoa. DN

Las antiguas letras utilizadas por la familia en la etapa de la tipografía.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra