Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Josef Fritzl, condenado a cadena perpetua

"Lamento de todo corazón lo que hice a mi familia. Ya sólo puedo limitar el daño", dijo Fritzl antes de la sentencia

Actualizada Viernes, 20 de marzo de 2009 - 01:03 h.
  • CHRISTIAN FURST . DPA. ST. PÖLTEN (AUSTRIA) .

Culpable de homicidio. Josef Fritzl encerró a su hija Elisabeth en el sótano de su vivienda durante 24 largos años, abusó de ella, la violó unas 3.000 veces y ambos tuvieron siete hijos-nietos. Todo para que ella, según declaró el propio agresor, resultara menos atractiva en el futuro para otros hombres.

Sin embargo, el cuarto y último día del inusualmente breve proceso contra Fritzl se centró en un momento decisivo del martirio de su hija. A finales de abril de 1996, Elisabeth dio a luz a gemelos sin ningún tipo de asistencia médica en el oscuro y aislado sótano de la Ybbsstrasse de Amstetten.

Pero el pequeño Michael estaba enfermo y jadeaba en brazos de su madre. Su padre y abuelo no se inmutó. Tan sólo 66 horas más tarde, el bebé murió, y el cadáver fue incinerado poco después por Fritzl. Sesenta y seis horas de las 210.000 que duró la tortura de Elisabeth.

Para los ocho miembros del jurado y los tres jueces que hoy escucharon los alegatos de la acusación y la defensa, había pruebas suficientes: Josef Fritzl, el monstruo de Amstetten, deberá pasar por este crimen el resto de sus días en la cárcel.

La situación legal deja margen nulo de maniobra para que Fritzl esté en libertad, en el mejor de los casos, antes de 15 años, menos un año que ya ha cumplido en prisión preventiva desde que fue detenido en abril de 2008.

El resto de horrores cometidos por el electricista de 73 años durante más de dos décadas no fueron tenidos en cuenta para su condena. Esclavitud, violaciones, privación continuada de la libertad, maltrato, amenazas acompañadas de patadas, coacción o incesto: en Austria no se suman las penas por acumulación de delitos.

Derrotado

Al término del proceso, que ha atraído a más de 200 periodistas de todo el mundo a esta pequeña ciudad austríaca, el acusado tuvo la última palabra, ya visiblemente derrumbado: "Lamento de todo corazón lo que hice a mi familia. Por desgracia, ya no puedo hacer nada. Sólo me queda procurar, si puedo, limitar el daño", dijo con voz tenue y como si lo llevara aprendido de memoria. Fritzl, según su desconcertado abogado Rudolf Mayer, se sentía claramente derrotado al cabo de tres días y medio.

A ello contribuyó especialmente la declaración, grabada en un video de 11 horas, de su hija Elisabeth, que fue proyectada el lunes y el martes. Cuando la víctima, que se refugiaba con sus hijos de la multitud de paparazzi en la clínica de Amstetten-Mauer, apareció en la sala por sorpresa y pasando desapercibida, "fue el fin para él", dijo el abogado. Fritzl buscó ayuda psicológica y a la mañana siguiente se confesó culpable de todos los cargos.

Con todo, fue una sorpresa que, tras su confesión, Fritzl fuera hallado culpable en cada una de las acusaciones y de forma unánime por los ocho miembros del jurado, y que aceptara su condena. A la vista de sus crímenes, su tardía confesión no fue considerada como atenuante de la pena, sino más bien como ratificación. "No se dejen engañar", advirtió al jurado la joven fiscal Christiane Burkheiser, de 33 años.

Con el fallo judicial, el "caso Fritzl" queda cerrado de momento. En Amstetten, donde se halla "la casa de los horrores" del condenado, la población podrá por fin respirar. El acoso mediático que han sufrido sus ciudadanos durante 11 meses quedó patente cuando el alcalde, "por cuestión de principios", rechazó conceder más entrevistas.

Y es que en Amstetten nadie se responsabiliza del "crimen del siglo". Hasta ahora, ningún comité ha aclarado cómo pudo Fritzl engañar de ese modo a la agencia de asuntos sociales y ocultar su crimen durante tanto tiempo. Y la ciudad no se plantea una comisión de investigación.

El caso Fritzl, se oye por todas partes, es un hecho aislado. Las relaciones sociales en la república alpina o incluso la rancia pequeña burguesía fueron considerados internacionalmente como abono para que los horrores de Fritzl fueran obviados o ignorados. "Se trata del acto de un único autor, no del crimen de toda una localidad, o de toda una nación", sostuvo la juez presidente, Andrea Humer, ante el jurado y los observadores del proceso al inicio de éste. El porqué, no lo mencionó.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Josef Fritzl, a su llegada al tribunal de Sankt Pölten. En el último día del juicio no se cubrió la cabeza, como había hecho en las jornadas anteriores. HELMUT FOHRINGER/POOL

Josef Fritzl, a su llegada al tribunal de Sankt Pölten. En el último día del juicio no se cubrió la cabeza, como había hecho en las jornadas anteriores.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • CADENA PERPETUA ES POCO,PARA ESTE MONSTRUO,LE DEBIAN DE COLGAR POR SUS...... CLRA

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra