Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Que venga Clark Kent

Actualizada Lunes, 9 de marzo de 2009 - 03:59 h.
  • OPINION@DIARIODENAVARRA.ES

L A realidad y la ficción, una vez más, se trenzan, se fecundan, se confunden. Hacen diabluras, en fin. Si en alguna ocasión has sido personaje de novela, serás un personaje de novela el resto de tu existencia real. La vida diaria está, de hecho, llena de personajes de ficción. A mí mismo -lo confieso- me ha constituido más el cuento que la realidad. No soy tanto el resultado de mis habilidades empíricas como de mis destrezas imaginarias. Han hecho más por mí las novelas que los libros de texto. Me he sentido más de verdad en la butaca del cine que en el pupitre del colegio. Y no soy una excepción. De personajes de novela están llenos el metro, el autobús, la calle, la oficina, el estanco, el bar, el burdel, la escuela... Y la existencia cotidiana tiene mucho de novela. No hay más que leer los periódicos, ver la televisión, escuchar la radio.

Para que lo real y lo ficticio convivan con cierta armonía, es preciso que ni la novela sea fenomenal ni la realidad excesiva. Se trata de un equilibrio complicado, pero que todos, con mayor o menor esfuerzo, logramos mantener. Hay quien se duerme imaginando que es Superman y se despierta atado al salario mínimo. Ambas situaciones resultan posibles si existe un mediador -Clart Kent, por ejemplo- capaz de poner acuerdo entre los dos extremos. Sin la figura del mediador, la cuerda se rompe y puede uno acabar esquizofrénico.

Esquizofrénicos parece que están Azhar y Rubina, los niños protagonistas de Slumdog Millionaire, la película que triunfó en los Oscar y que ha dado el taquillazo (que no el gatillazo) en todo el mundo. Los pequeños fueron sacados de una chabola de Bombay y llevados a Hollywood (donde durmieron en hoteles de cinco estrellas) en primera clase. Han participado, en fin, de una novela excesiva, absolutamente incompatible con su realidad, y se han vuelto locos. Dicen que ella no se quita el traje con el que acudió a la ceremonia, que está ya repleto de manchas, y que él es víctima de fiebres altas, de vómitos, y que se niega a dormir en el suelo. Les ha hecho más daño la ficción en la que han vivido durante cuatro días que la realidad en la que habían nacido. ¿Dónde rayos está Clark Kent?

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra