Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Navarros que han realizado donaciones entre vivos se reúnen con la consejera Kutz

Una hija donó a su padre el hígado y una madre, un riñón a su hija

Actualizada Jueves, 22 de enero de 2009 - 14:06 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

Una hija que ha dado la vida a su padre y una madre que ha hecho que su hija vuelva a nacer son las historias de cuatro navarros que han practicado la donación de órganos entre vivos, una técnica que hace posible que los pacientes mantengan la esperanza de vivir. En un encuentro celebrado en Pamplona con objeto de impulsar la necesidad de la práctica de trasplantes renales y hepáticos entre donantes vivos, y acompañados por la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, María Kutz, han explicado "el beneficio de una técnica que permite que muchos pacientes se recuperen y una buena alternativa para aligerar las listas de espera".

La disminución de accidentes de tráfico y una esperanza de vida cada vez mayor son factores que dificultan la realización de trasplantes de personas que han fallecido, por ello "la Medicina se encontró esta gran alternativa que es el trasplante con donante vivo", ha explicado la consejera.

Este es el caso de Conchi Yera que donó un riñón a su hija Pamela Rodrigo y de Ainhoa Sanz, que donó una parte de hígado a su padre José María Sanz y que, gracias a este paso, han conseguido sacar a sus familiares enfermos de una lista de espera en la que se veían obligados a permanecer de un modo indefinido.

Así, a pesar de que hace más de cinco años que Ainhoa Sanz se decidió a donar un trozo de hígado a su padre, todavía se emociona al recordad la "plenitud" que supone ver "cómo le cambia la vida a una persona que te la dio y que ahora se la das tú".

Del mismo modo lo ha trasmitido Conchi Yera, que ha calificado como "inexplicable" la sensación que se siente al poder ayudar a una hija de este modo, y que según han señalado las dos donantes "no ha supuesto ningún cambio en su salud".

En este sentido el director de la Clínica Universitaria de Navarra, José Andrés Gómez, ha explicado que el avance de técnicas quirúrgicas hace posible reducir a "porcentajes mínimos" los riesgos para la vida del donante y así, la supervivencia al año del receptor del injerto renal de donante cadáver se sitúa en el 89%, mientras que en vivo alcanza ya el 95%.

En Navarra se produjeron en el año 2008 un total de 26 trasplantes renales (3 de ellos de donante vivo), 19 hepáticos y 7 cardíacos, además de 1.361 donaciones de SCU (sangre de cordón umbilical).

Sin embargo, actualmente en la lista de espera de la Comunidad foral figuran 84 personas que se encuentran esperando un riñón, 21 un hígado y 4 un corazón, según ha indicado el coordinador de trasplantes de Navarra, Juan José Unzué.

Unzué ha explicado que esta lista de espera supone "la cara y la cruz" de una realidad, ya que durante los años 2006 y 2007 no se produjo ninguna negativa familiar, pero se ha lamentado de que en el año 2008 se hayan producido seis.

No obstante, Gómez ha señalado que la Comunidad foral ha demostrado desde los primeros trasplantes "una gran generosidad" y ha considerado la existencia de "una cultura de donación" que ha situado a Navarra "en los primeros puestos de las tasas de donantes de España, uno de los países más avanzados en esta materia".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra