Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TETÉ DELGADO Y NANCHO NOVO ACTORES DE LA OBRA

"Valle-Inclán se mete en territorios muy peliagudos"

EL DRAMATURGO DE "LOS CUERNOS DE DON FRIOLERA" PROVOCA MUCHAS REACCIONES, PERO NUNCA INDIFERENCIA. TETÉ DELGADO Y NANCHO NOVO, CONOCIDOS ACTORES DE LA TELEVISIÓN, DAN FE DE ELLO.

Actualizada Viernes, 16 de enero de 2009 - 03:59 h.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA

Los dos intérpretes, gallegos como Valle-Inclán, protagonizan junto a Rafael Núñez el esperpento valle-inclaniano. La complicidad entre ambos es evidente, así como la simpatía y la paciencia con la que tratan a la prensa.

Trío de gallegos: ¿se nota sobre las tablas la impronta del Norte?

Nancho Novo: Espero que sí. Cuando Ángel Facio dirige Valle-Inclán le gusta rodearse de gallegos, de alguna manera entendemos el espíritu de Valle-Inclán y ese humor negro. Y yo soy un fanático de Valle-Inclán desde siempre: esta obra la representé como alumno en la Escuela de Arte Dramático y la conozco muy bien.

Teté Delgado: Me hace mucha gracia que Valle-Inclán nunca escribe en gallego, pero se le van algunos galleguismos en el texto. Y esta función la sitúa en Andalucía, pero mete ciertas ironías y humor gallegos con las que no sabes si reír o llorar. Está el punto retranca irónico, y sentirlo ayuda.

Muchos lo consideran un hueso. ¿Es un placer y un reto a la vez?

NN: Escribía de manera muy particular, no es nada naturalista y se mete en territorios muy peliagudos; muchas veces no sabes dónde está la moral, si el personaje es un pervertido o un moralista, un santo o un diablo. Este tipo de ambigüedad lo hace muy difícil de interpretar. Él siempre quería que sus obras tuvieran ese rollo barriobajero, de callejón de meados... y es muy complicado transplantarlo, porque la mayor parte de las estrellas de teatro son unos pijos.

TD: Claro. Según sube el reto, aumenta el placer también. Después de estar casi tres años con la función de Gorda, el examen era ver si aguantaba un clásico. Y otro reto es la manera de interpretar. Como dice mi amiga Carola Escarola, estoy intentando aguantar los caballos un poco, porque soy una persona grande y tiendo a la exageración. Ha sido divertido y complicado, porque si te pasas de las formas te quedas sin fondo y no resulta verdad.

¿Estas denuncias tan duras que realiza les hacen reflexionar?

NN: Por supuesto, además hicimos dos semanas de trabajo muy sesudo con la obra, no sólo de mirar los temas sino de hacerlo en su entorno social. Me empapé de toda la historia de España desde que nació Valle-Inclán hasta la II República. He aprendido mogollón.

TD:Sí, yo me he metido de una manera diferente a Nancho. Los textos clásicos hablan de cosas que no pierden vigencia: interpretas a una mujer que en la forma puede cambiar con el paso del tiempo, pero que en el fondo es una mujer madurita que se casó enamorada pero que ahora coquetea con su vecino porque se aburre. Y te preguntas "¿Poco hemos cambiado, mucho hemos cambiado, dónde estamos?". Para eso contamos esta historia, para que la gente salga del teatro hablando del tema.

Actúan tanto en teatro como en televisión. ¿La verdadera esencia de la interpretación está en el teatro?

NN: Cualquiera puede ser actor de cine y televisión: un perro, un niño... pero actor de teatro no.

TD: Son técnicas distintas. El teatro es mejor, pero me importa contar una buena historia: prefiero una buena historia de televisión que una mala de teatro.

¿Dispuestos a quemar Pamplona estos días?

NN: ¡No, qué va! Ya la quemé muchas veces, muchas. Ahora estoy más tranquilito, aunque del aspecto gastronómico es inevitable no disfrutar. Me gustaría ir a ver piedras, iglesias y esas cosas.

TD: ¡Pamplona ya me quemó a mí! Y qué quemazón más rico. Llegué por primera vez con 20 años haciendo dedo a los Sanfermines, dormí en las murallas y me reí tanto... Conservo todavía un boletín informativo municipal en mi casa, ahí leí algo que sigo aplicando a la vida: aconsejaba a la gente no correr el encierro, porque hay que estar pendiente del toro y de los corredores. Eso se amplía a la vida, porque no estás tú solo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra