Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Las mantas abrigaron al Reyno

Los aficionados, embutidos entre forros, bufandas y gorros, resistieron el frío

Actualizada Viernes, 9 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • ASIER GIL . PAMPLONA

La estrella en esta temporada otoño-invierno en el Reyno de Navarra ha vuelto a ser, como otros años, la manta. Ya se emplee para una sola persona, como para parejas o hasta tríos, guarda las piernas de los aguerridos aficionados de Osasuna manteniendo el calor en noches frías como la de ayer.

Y es que los que acudieron al partido contra el Athletic bien sabían a lo que se iban a enfrentar. Temperaturas rondando los cero grados o incluso inferiores, pero nada que no se pudiera soportar. Quizá para los de otros clubs, pero no para los rojillos. "Sí, vengo con una manta y abrigado hasta arriba, pero vengo, porque para animar a Osasuna nunca faltan las ganas", aseguró un aficionado que comenzaba a comerse un bocadillo en la grada norte momentos antes del pitido inicial.

Hubo otros que le siguieron y que no esperaron al descanso para comenzar a desenvolver los bocatas. "De tortilla de jamón. Está todavía calentito y prefiero comérmelo ahora que cuando ya esté frío en el descanso", se justificó otro aficionado.

Durante el partido, a falta de ocasiones para levantarse y celebrar con abrazos y calor humano los goles, las palmas fueron el único método para subir algo la temperatura.

Los repartidores

Minutos antes del descanso comenzó el trasiego de los más aguerridos, que regresaban minutos después con una media de tres vasos de café bien caliente para los que aguardaban en las gradas.

Ni siquiera la promesa del calor de las planchas con la carne recién hecha de los bocatas que se vendían hizo salir de debajo de las mantas a muchos de los aficionados. "Ya he mandado a mi marido a por ellos, así yo no tengo que moverme, que hace demasiado frío como para levantarse", alegó una señora en la grada sur.

Además, había otros que se trajeron de casa más maneras para calentarse, como las botas de vino, que, aunque prohibidas, no fueron pocos los que se animaron metiendo al cuerpo un chorrito de vino.

El partido fue avanzando pero el mercurio no subió, sino que fue bajando mientras los ánimos decaían tras las mantas. Sin embargo, el resalte saltó tras el gol de Pandiani y las mantas quedaron relegadas en los asientos para celebrar el tanto.

El frío volvería. El gol del empate hizo retornar a los aficionados a sus asientos cuando ya se levantaban para abandonar el campo sin importarles lo que dijera el termómetro.

Seguro que las mantas volverán el domingo. Y los goles... también. Seguro. Esperemos que sean de Osasuna, que siempre han dado más calor.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¿No sera LOS MANTAS ABRIGARON EL REYNO?Brasero

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra