Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LOTERIA

Lentejuelas y abalorios para hacerse rico

El Salón de Loterías de Madrid se llenó como cada año de los más esperpénticos personajes, que hicieron gala de su ingenio vistiéndose con trajes de lentejuelas, abalorios y monedas para recibir el premio "gordo" del sorteo de Navidad. Cualquier amuleto es poco para atraer a la buena suerte

Actualizada Martes, 23 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • MERCEDES RODRÍGUEZ . COLPISA. MADRID

Alas ocho de la mañana de ayer, los aledaños del Salón de Loterías ya estaban atestados del gentío que aspiraba a entrar. El recinto se quedaba pequeño y había más personas de lo habitual, un grupo humano ávido de notoriedad o rendidos ante el delirio millonario. Este año la crisis se estampaba en la entrada principal, donde permanecía apostado un hombre anuncio con un letrero que rezaba: «El calvo de la lotería en paro te desea suerte».

Pero la apoteosis siempre llega con el gordo, que se hizo esperar hasta las doce del mediodía, el 32.365, cantado por los madrileños Vanesa Sánchez Mateo y Brandon Cabrera.

El frikismo se manifiesta siempre en la pequeña y fortificada sala de la calle Guzmán el Bueno. Las primeras que se hicieron notar fueron Lis y Mari, que venían de Benidorm. El año pasado se disfrazaron de brujas y no tuvieron suerte. Por eso estas navidades se ataviaron de ángeles donde estaban cosidos los ochenta números que compraron cada una. Se fueron con las manos vacías, que se sepa.

En contraste con la espectacularidad de sus trajes, Álvaro, de Burgos, vestía un pijama y albornoz para acentuar que estamos en crisis. «No sé si tienen más responsabilidad los de antes, el PP, o los de ahora», pero el que caso es que este joven se enfrenta a un ERE en Firestone. Quique, de Gijón, está en paro, pero tiene guasa para rato. Llamaba la atención por un gran gorro verde y dijo que venía al salón por hacer algo diferente, para que le enchufen las cámaras y por la aventura.

Dos jubilados mayores llevaban trajes llenos de lentejuelas y abalorios, y otro de la panda, más joven, repetía año con un disfraz de malla confeccionado con pesetas. Un castellonense llevaba escritos sus catorce décimos en un papel y se tomaba el sorteo como si le fuera la vida en ello.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra