Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LOTERIA

La mujer que lavó el décimo podría ser una actriz

Carmen Valiente, la mujer que lloraba ante las cámaras porque no sabía si podría cobrar su décimo estropeado por la lavadora, podría ser una actriz contratada por el cómico y presentador Jordi Évole, "el follonero"

Actualizada Martes, 23 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • COLPISA. MADRID

LA historia de la anciana que lavó su billete de lotería premiado con 100.000 euros conmovió ayer a medio país.

Pero podría tratarse de la enésima patraña urdida por el follonero, el cómico y presentador Jordi Évole, al frente del programa Salvados de La Sexta. Así lo aseguró Toni Clapés a primera hora de la tarde de ayer en el programa Versió Rac-1 que dirige en la emisora de radio del grupo Godó.

Carmen Valiente, la mujer de 69 años que llegó a la Administración de Loterías 64 del centro comercial Carrefour-Los Ángeles de la Avenida de Andalucía llorosa y hecha un mar de nervios, podría ser una actriz contratada por el showman catalán. Una actriz de talento que convenció con su actuación a todos los informadores congregados en el centro comercial de Villaverde para informar sobre el segundo premio de la Lotería de Navidad.

"Hay que ser limpio, pero maldita lavadora. Me ha tocado el segundo premio, pero he lavado el décimo y no sé si me lo pagarán", se presentó la presunta agraciada ante los medios.

El décimo lavado

Maldijo la hora en que se le ocurrió poner a lavar su bata, explicó cómo en uno de los bolsillos estaba un décimo del 74.800, un documento al portador que ayer pasó de valer 20 a 100.000 euros, y abusó de la buena fe de la lotera, que la consoló y le dio asesoría y amparo.

Sin que nadie sospechara nada, la llorosa Carmen Valiente dijo que quería saber si cobraría un dinero que quería para su hijo y su nuera. Aseguró que el hijo estaba en paro y la mujer embarazada. "Si me dan algo es para ellos, necesitan el dinero, a mi marido y a mí nos basta con la pensión, yo ya tengo para ir a la peluquería", decía la compungida y convincente impostora. No soltaba la bolsita de plástico que encerraba los restos apenas reconocibles de su décimo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra