Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LLUIS HOMAR ACTOR

"Trabajar con Almodóvar es como si te tocara la lotería"

El actor catalán termina un 2008 redondo como protagonista de Los abrazos rotos de Almodóvar y sus dos incursiones televisivas, Herederos y el papel del Rey en una próxima miniserie de Televisión Española.

Actualizada Domingo, 21 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • MERCEDES RODRÍGUEZ . COLPISA. MADRID

Lluis Homar cierra un año dulce. Este actor barcelonés de 51 años goza de gran prestigio en la escena; fue uno de los fundadores del Teatro Lliure, compañía con la que representó una gran variedad de personajes clásicos. Su buen crédito teatral se ha visto completado con su más reciente recorrido cinematográfico. Fue el Papa Alejandro VI en Los Borgia, y en seguida fue reclamado por Almodóvar, con quien hizo de cura pederasta en La mala educación.

Ahora, el director manchego le ha elegido como protagonista, junto a Penélope Cruz y Blanca Portillo, de Los abrazos rotos, a punto de estreno. A la vez, la televisión le sigue reclamando. Se ha incorporado a la serie de La 1 Herederos, cadena en la también dará vida al Rey en una miniserie sobre el 23-F que está en fase de rodaje.

Cierra usted un buen año cinematográfico ¿Qué le ha movido ahora a volver a la televisión?

El asunto de la televisión no es volver o no volver. Ya estuve en Gominolas y, tal como están las cosas, el trabajo está en función de lo que te ofrecen, del personaje o de con quién trabajas. Que te enamore el proyecto. Herederos estaba muy claro porque estar junto a Concha Velasco es una oportunidad maravillosa de conocerla, es una referencia entre las actrices de nuestro país, entre otras circunstancias porque el producto también es de alto nivel. Todo me invitaba.

¿Y cómo están las cosas en el mundo de la interpretación?

Como están las cosas, en general. Para mí ha sido un año buenísimo, pero sólo hace falta oír los pronósticos de Solbes, que dice que lo peor está por llegar. El año próximo tenía más de una película proyectada y no se pueden levantar por falta de financiación. En el presente estoy muy bien, pero siempre te encuentras angustiado por saber cuál va a ser el futuro inmediato. Cruzo los dedos.

La televisión brinda la oportunidad de ver a grandes actores.

Se están haciendo muchas cosas en televisión y muy interesantes. Un buen número de actores estamos abiertos al proyecto que sea porque las series ofrecen buenas oportunidades a toda la profesión. Ahí están Carlos Hipólito o Javier Cámara, Amparo Baró...

¿Se hace buena ficción?

Herederos es una muestra de ello, del rigor y la calidad de guiones y el nivel interpretativo. Pero la televisión tiene ese otro lado de la guerra de las audiencias que muchas veces condiciona porque se busca el cambio fácil o rápido y la audiencia al precio que sea. Eso desvirtúa en ocasiones el producto. Es una pena porque estamos supeditados a las leyes de mercado puro y duro y la calidad se resiente. Pero hay series antológicas. Y el cine se está alimentando ahora de la televisión por la popularidad que tienen los actores, dentro de la frágil situación que tiene el cine español.

Por falta de audiencia cayó Gominolas, de Cuatro.

Era una sentencia muy innovadora, hecha en cine. Aunque al principio nos apoyaron, la cadena tenía que reducir gastos por los derechos de la Eurocopa y los primeros de la lista en caer fuimos nosotros.

Para un actor debe ser todo un espaldarazo trabajar con Almodóvar. Usted ya lleva dos películas.

Poder trabajar con él es como si te tocara la lotería, un escaparate increíble no sólo en España sino en el mundo entero. He estado ocho meses entre el rodaje y la preparación con unas buenas condiciones, con un director que tiene una profunda mirada sobre el cine, sobre la vida, sobre los actores...

En Los abrazos rotos es un guionista que se queda ciego, un papel un tanto amargo.

Sí, su vida cambia radicalmente a raíz de un accidente, pero más que ver la parte oscura hay una mirada limpia y positiva hacia la vida.

Le queda estrenar en TVE la miniserie sobre el 23-F ¿Cómo se ha visto en el papel del Rey?

Se está trabajando mucho el producto y estamos a punto de terminar la quinta semana de rodaje. Hay todo un trabajo de caracterización. Me meto en la piel del Rey en un momento determinado, un trabajo muy apetecible pero también impone mucho respeto. No es un retrato del monarca, sino de aquel episodio. Ese día, si había una pequeña duda, el monarca se reafirma y se convierte en el Rey de todos los españoles. Yo no soy monárquico, pero el personaje me despierta simpatía.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra