Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

La "reina" de Santo Tomás

La cerda se alimenta de la hierba fresca que crece en el caserío de Cristina Saralegi

Actualizada Jueves, 18 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • NATXO GUTIÉRREZ . LEITZA

LA fiesta multitudinaria que el domingo celebrará San Sebastián, con motivo de la festividad de Santo Tomás, volverá a reservar un hueco estelar en su escaparate de ambiente rural a una cerda de tres años, nacida y criada en el caserío Arro, de Leitza.

Sus medidas desmesuradas -pesa 320 kilogramos y alcanza los 2 metros de largo- focalizarán la atención de cientos de curiosos en un abarrotado recinto festivo, impregnado del aroma de talo y chistorra recién hechos y los rasgos identificativos del caserío.

En esta ocasión, su propietaria, Cristina Saralegi Arribillaga, afrontará la jornada con el mismo temple que exhibe desde hace 22 años en la fiesta popular donostiarra, cuando acompañaba a su padre, Esteban Saralegi, en el cuidado y la preparación del porcino llamado a ser centro de la celebración masiva.

Como entonces, podrá alardear de haber alimentado a la estrella por excelencia de la fiesta en la calle. "La cerda de Santo Tomás" -como la denomina y que el domingo será rebautizada por las autoridades locales de San Sebastián-, se diferenciará de su antecesora en el trono simbólico por haber sido criada en el caserío Arro como hija de "Afrodita", otro ejemplar de medidas voluminosas que acaparó la atención en una cita anterior.

"Ésta es hija de aquí", presume su propietaria, como rasgo distintivo que le diferencia de aquellos otros porcinos adquiridos a terceros y alimentados en su caserío en los meses previos a la festividad de Santo Tomás. La apariencia saludable que denota la "reina" de este año insufla de alivio a su dueña, tras el sobresalto del pasado que le sobrevino al descubrir una mañana sin vida al animal que debía presentar en San Sebastián. Con apenas unas semanas de margen, improvisó una solución con la búsqueda de un sustituto por los valles de entorno hasta dar con el ejemplar deseado, una cerda de 386 kilogramos, apelada "Zer Dama".

El susto del año pasado

"No es nada fácil encontrar un cerdo así", rememoraba ayer en la cocina de su caserío con el susto enquistado en su memoria. Superado el trance, se mantiene fiel al principio de dar libertad a los ejemplares que tiene a su cuidado para que pasten en las campas verdes de su heredad. La hierba fresca es uno de los ingredientes de la alimentación de la estrella del domingo, junto al maíz, cebada y "hasta berzas de la huerta". "Un cerdo come de todo", razona su cuidadora.

Amante del caserío, Cristina Saralegi aportará los animales al séquito que acompañará al Olentzero en su recorrido por Pamplona. Bueyes, ovejas, yeguas y cerdos escoltarán, entre otras especies del caserío de Arro, al orondo carbonero en la víspera de la Navidad en su itinerario urbano. Alrededor de 200 ejemplares aportarán un ambiente rural al periplo nocturno por la capital navarra.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra