Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Denis Urubko: "Podría hablar de montaña las 24 horas del día"

La montaña truncó la vocación de actor de este kazajo y le cambió la vida hasta convertirle en uno de los referentes mundiales. Hoy recoge la Medalla de Oro al Mérito Deportivo por su papel en el intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza.

Actualizada Jueves, 18 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • C. REMÍREZ/J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA .

Desenvuelto en la entrevista. Continuamente gesticula explicando, ante la atenta mirada de Tania, su mujer, del rumano Horia Colibasanu, la novia de éste y de Pablo Ochoa de Olza Seguín. "Si me dejaran, estaría hablando de montaña 24 horas al día", asegura sonriente. El kazajo Denis Urubko, sencillo y afable, disfruta con las montañas, allí se siente libre. Y eso se nota.

En apenas once días viajará a Nepal. Allí, junto con el italiano Simone Moro, tratará de realizar la primera ascensión invernal al Makalu. Un reto de altura, más aún por el estilo elegido. A Iñaki Ochoa de Olza le hubiera gustado acompañar a sus dos amigos. Pero él ya no está. Urubko trató de ayudarle en mayo con un ascenso estratosférico, en el que olvidó por amistad su propia seguridad, su cansancio y su promesa de no volver nunca al Annapurna tras hacer cima en 2004. El navarro era, con Moro, su pareja de "hermanos occidentales". Aquel intento de rescate mostró la otra cara de este enjuto pero fortísimo kazajo. Es un grande de la montaña, pero también lo es fuera de ella. Ayer dio una charla en el Planetario dentro de la Semana de Montaña de Anaitasuna, hoy recibirá la Medalla de Oro al Mérito Deportivo que no pudo recoger en noviembre.

Hace ya ocho meses de la experiencia de intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna. Ahora, ¿qué recuerdos le vienen a la mente?

Conocí a Iñaki en 1999. Enseguida vimos que éramos parecidos, con una mentalidad muy similar. Era una persona siempre tan dispuesta a ayudar a los demás. La gente le quería, le necesitaba. Mostraba otro lado del montañismo. Recuerdo que una vez en el campamento base me invitó a cenar. Mi tienda junto a Simone Moro era difícilmente calificable como un lugar seguro. Nos sentábamos en sillas, mesas casi rotas, piedras, hacía frío... Pero Iñaki era diferente, organizaba todo bien para sus amigos. Te hacían sentir, no sé, al nivel del mar. Iñaki era una persona muy alegre, un bromista. Además, sabía la historia adecuada para cada momento. No sólo aprendías de su trabajo, también de su forma de ser, de su amistad.

¿Qué destacaría de esas enseñanzas?

De él aprendí reglas como la de que nada es más importante en la montaña que la seguridad, la propia vida. Él nunca se ponía en riesgo tontamente. Era un poco, cómo decir, astuto, como un lobo. No sé cómo (olfatea), pero era como si detectara el peligro. En 2003, en el K2, estábamos Simone, Iñaki y yo, y dijo de repente: "Siento algo" y se dio la vuelta. Estábamos a 7.900 metros de altura y hacía muy mal tiempo. Simone también decidió regresar. Sin embargo, yo estaba muy concentrado en coronar. Finalmente tuve que reconocer que tenían razón. No sé cómo la sabían.

Le sacaron de la cama en Katmandú, recién llegado de una dura expedición al Makalu para que se uniera al intento de rescate y no dudó ni un instante...

No es ningún mérito. Simplemente no hubiera entendido un no por respuesta. Ante una petición así, ¿quién se iba a negar? Actitudes como esa de ayuda implican humanidad, desarrollo de la civilización. Además, en el Himalaya, los montañeros son muy respetados, admirados y, entre ellos, entre nosotros, existe una relación especial. Es muy difícil entrar en el grupo. Pero una vez que uno entra, hace cualquier cosa por sus colegas, los miembros de ese grupo. Son más que tus amigos, casi como hermanos. Por eso, saber que uno de ellos está en peligro te moviliza. Pero no es algo especial por ser montañero. Ocurre también con otros colectivos.

En su curriculum montañero lo tiene prácticamente todo... ¿Se ha establecido alguna vez un límite o se ha atrevido con todo?

He cruzado la línea entre la vida y la muerte 3 ó 4 veces. En todas, pensaba que no volvía. Afortunadamente, después algo cambió y ahora sé dónde está mi frontera En 2004, en el Annapurna, por ejemplo. Estuve en la cima solo, allí sentado. Pensando cómo iba a regresar, si sobreviviría a la bajada. Era como estar en la luna sin saber cómo volver a la tierra. Es la montaña más peligrosa del mundo . Recuerdo que estaba helado, congelado, pero a la vez tenía una sensación cálida. Era de noche y miraba el cielo rodeado de estrellas.

El Annapurna es también el pico donde murió Iñaki. ¿Tiene pensado regresar a él?

(Duda) Umm... Probablemente no. (Silencio) Bueno, en 2004 también dije que nunca volvería y allí estuve este año. Cuando me avisaron de lo de Iñaki, no dudé.

¿Cómo ve el futuro?

Mi perfil es el de escalador técnico y ya tengo una edad. No voy a durar para siempre (ríe). Lo que hago ahora es formar a jóvenes escaladores en un club deportivo que pertenece al ejército kazajo. Ellos continuarán mi trayectoria cuando yo sea viejo y esté escribiendo mis memorias (bromea).

¿Qué le parece la concesión de la Medalla de Oro al equipo de rescate del que usted formó parte?

Un gran premio al símbolo de la amistad. Me parece especialmente importante que el premio se concediera a todos los que participamos, de tantas nacionalidades, unidos por ese compañerismo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • yo soy más de sofá, pero gracias por traernos la montaña hasta aquí. Y gracoas por ayudar a nuestro paisanopamplonica
  • Gracias Denis por tu solidaridad demostrada con Iñaki. En la tierra tenemos que aprender mucho de gente como vosotros.Desde el nivel del mar

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra