Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Un golpe letal al Real Madrid

La fogosidad y la lucha del Madrid, soberbias; pero sus carencias y su falta de ambición ofensiva, preocupantes

Actualizada Lunes, 15 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • COLPISA. MADRID. .

El Barça descansa a doce puntos del Real Madrid tras solventar el gran clásico en el tramo final con sendos goles de Samuel Eto"o y Leo Messi. A los azulgrana se les estuvo a punto de atragantar la obra maestra de un Juande Ramos, que recompuso a un equipo blanco destruido gracias a su sapiencia táctica.

El técnico manchego demostró ser un tío listo, pero no bastó. Sabedor de las carencias de los suyos y de las virtudes del rival planteó un esquema de equipo pequeño. Defensa y contraataque, para sacar algo positivo del Camp Nou. Ver al Madrid parapetado ante Casillas con Gago como perro de presa de Xavi costaba de creer en otras épocas, pero el brutal estado de forma del Barça era muy perceptible para el técnico manchego.

Messi, borrado a patadas

A esa lícita estratagema le unió otra un tanto dudosa permitida por un nefasto Medina Cantalejo. El colegiado permitió que durante veinte minutos varios integrantes del Madrid cosieran a puntapiés, voluntarios o no, a Messi. Si la lección de Juande era castigar al argentino merecería una reprimenda y si era la consecuencia del miedo de los blancos a las artes del crack azulgrana, entonces la culpa del abuso de violencia apuntaba al trencilla.

El clásico respondió. Juande dejó libres a Puyol y Touré mientras el resto del equipo se desvivía por tapar a sus pares. El Barça cayó en la provocación. Ambos conducían en exceso obviando el juego por las bandas. Los azulgrana se apagaban. El resistiré blanco tomaba cuerpo, pero acabó sucumbiendo.

Gol de estrategia

Juande le ganaba la partida a Guardiola. Hasta la apuesta del manchego por el debutante Palanca le surtía efecto. Descargaba a su equipo encarando siempre a Abidal. Hasta que Guardiola reaccionó con Sergio Busquets y con nueva estrategia. El Madrid aguantó ochenta y tres minutos.

Una voz se escuchó en el túnel de vestuarios del Camp Nou cuando el Madrid salía a calentar. "¡Nadie cree en nosotros, sólo nosotros!". La exclamación partía de un peso pesado de la plantilla merengue. Efectivamente, al término del partido nada que reprochar a la fogosidad y la lucha del Madrid, soberbias. En cambio, sus carencias y su falta de ambición ofensiva resultan preocupantes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra