Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JUAN JOSÉ ORTEGA PINTOR

"Transformo la realidad en una sensación"

Fiel a su cita bianual con Pamplona, el artista riojano reúne 29 paisajes invernales en la galería Fermín Echauri. Tupidos bosques contrastan con dunas mediterráneas, pero en todos los cuadros impera una sensación de silencio y melancolía.

Actualizada Domingo, 14 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • NEREA ALEJOS . PAMPLONA .

Hace quince años, Juan José Ortega expuso por primera vez sus misteriosos paisajes en la galería Fermín Echauri de Pamplona, donde ha ido mostrando su evolución cada dos años. En esta ocasión, el pintor riojano expone 29 obras que captan atmósferas invernales.

Su obra parece heredera de paisajistas ingleses como Turner.

No reflejo el paisaje como tal, más bien plasmo el recuerdo de la sensación que me dejó. Son paisajes que he vivido, que he pisado... Busco transmitir al espectador lo mismo que yo sentía cuando me encontraba allí. Es algo emocional.

Todos los cuadros tienen algo en común: parece que invitan a escuchar el silencio.

Sí, transmiten cierta sensación de serenidad o melancolía.

¿Pintar dunas es abrirse a otro registro?

Sí, me sirven para crear un contraste con los paisajes del norte. El sur de España e Ibiza son lugares a los que voy bastante y que he asimilado como míos. Allí hay pocos elementos: más que el objeto en sí, intento captar el aire que le rodea.

Han pasado 15 años desde que presentó su primera exposición en esta galería. Entonces pintaba con colores más ácidos.

Sí, era una paleta más gestual y vibrante, más "fauve". Ahora se ha vuelto más intimista y atmosférica, se detiene más en los matices. No es algo voluntario, es un cambio que sólo percibes con el tiempo. No doy saltos mortales.

En esta exposición ha desnudado los paisajes.

Antes jugaba con atmósferas más luminosas y ahora prefiero las fantasmagóricas, hasta el punto de el agua se confunde con la niebla. En algunos cuadros, los contornos se desdibujan tanto que sólo ves grises. Busco la forma casi donde no existe.

Y eso se refleja en sus cuadros: al acercarse, sólo hay manchas.

Nunca sé cómo voy a acabar un cuadro, porque trabajo con una masa de texturas y pigmentos. No busco plasmar una determinada realidad, sino transformarla en una sensación.

No se desmarca del paisaje. ¿Se considera un romántico?

Sí. ¡Hay tantas posibilidades dentro del paisaje! Me parece algo eterno. Busco transmitir belleza, quizá un concepto pasado de moda, pero precisamente ir a contracorriente es ser vanguardista y ser moderno. Ahora lo que se pide es el salto mortal con tirabuzón y por eso el paisaje está denostado. El realismo sigue en el mundo del arte, pero en otros medios, como la fotografía o el vídeo.

¿El espectador necesita serenidad para contemplar sus cuadros?

Si el cuadro no es capaz de hacerte parar, entonces no responde a lo que buscas. Vivimos en una sociedad que está acostumbrada al consumo rápido. Por eso, cuando la gente va a los museos, es como si estuvieran paseando por una plaza. No se fijan en las obras.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra