Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
DIÁLOGOS DE MEDIANOCHE CON JAVIER CERCAS

"No hubiese sido escritor sin leer a Borges"

Actualizada Domingo, 14 de diciembre de 2008 - 04:00 h.

Cuando era pequeño, Javier Cercas quería ser historiador. A los catorce años, Jorge Luis Borges se cruzó en su camino y le inclinó a la literatura. En ello tuvo mucho que ver su entonces profesora, "una señora imponente".

"Sin Borges no hubiese sido escritor", reconoció. Asimismo, señaló que comenzó a escribir "por imitación". Al principio, como a cualquier chaval, le atraían las novelas de aventuras: las de Julio Verne, Emilio Salgari o Enid Blyton. A una edad temprana también le llegaron autores como Unamuno. "Me montó un lío tremendo en la cabeza", confesó. "También me gustaba escribir a la manera de Azorín, con frases muy cortitas".

Cercas insistió en que no existía ninguna fórmula para el éxito literario. Él compuso su primera novela en la Universidad de Illinois, donde trabajó durante dos años tras finalizar sus estudios de Filología Hispánica.

Antes de publicar Soldados de Salamina,su editora le anunció que iba a tirar 5.000 ejemplares porque estaba segura de que el libro interesaría a los mayores de 65 años. Nada hacía sospechar que el título acabaría consagrándole como un autor de masas (el libro ya ha alcanzado la trigésima reimpresión). Parte del fenómeno consistió en que la novela cosechó elogios de autores como Vargas Llosa. "Quienes crean que la llamada "literatura comprometida" ha muerto, deben leer un libro como Soldados de Salamina para saber qué viva está", manifestó el autor peruano.

Cuando Cercas iba a publicar su siguiente novela, La velocidad de la luz, su editor le previno: "Debería titularse así: Te están esperando con toda la artillería". El autor catalán reconoció que la obra tuvo mejor acogida en el extranjero. Sin embargo, destacó que su novela favorita es El inquilino (2002).

A la hora de relatar su experiencia como escritor, se apoyó en una frase de Truman Capote: "Cuando Dios te da un don, también te da un látigo".

"Ser escritor es un oficio absurdo, enloquecido. No tiene el menor glamour estar encerrado, peleándome con las palabras y pegándome cabezazos contra la pared", contó.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra