Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
IÑAKI LAZKOZ PINTOR

"El motivo minucioso y el fondo neutro son mi clave"

Bertín Osborne, Jaime Cantizano o Sergio Dalma están entre sus clientes. También el Parlamento de Navarra cuenta con una de sus obras. Ahora muestra sus nuevas creaciones, fiel a su estilo, en la galería Ormolú de Pamplona.

Actualizada Domingo, 14 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • AINHOA PIUDO . PAMPLONA

A Iñaki Lazkoz (Pamplona, 1973) le gusta definir su estilo como "realismo poético". Los 13 cuadros de mediano y gran formato que expone en Ormolú (entre los 3.500 y los 6.000 euros) abordan sus tres temas fundamentales: los edificios, los coches y los animales. También mantiene sus característicos fondos, amplios y vacíos. "Son tan importantes como el motivo representado", asegura.

¿Por qué vuelve sobre esta temática?

En figuración hay pocos temas. Está también el retrato, que en este caso es de animales. En realidad, considero todos mis motivos retratos, incluso los coches. Los trabajo desde la misma importancia.

¿Evita las personas?

No, también he hecho, pero son cuadros que resultan mucho más difíciles de vender.

¿Por qué?

Porque un retrato es algo que generalmente le gusta a la misma persona retratada. Tiene que ser algo muy especial para que otros quieran tener una cara desconocida colgada en su casa.

Tiene un estilo muy característicos desde tus inicios.

Creo que sí. Mi estilo es mi firma.

¿Cómo lo definiría?

Una vez alguien me dijo que parecía realismo poético. Y me gustó.

¿Por qué siempre estos fondos vacíos y amplios?

Creo que en mis cuadros el fondo es tan importante como los objetos, porque los sostiene. Si encorsetara mis motivos en un bastidor pequeño, no podrían respirar. Son tan detallados que necesitan expandirse. Ese juego entre el motivo minucioso y el fondo neutro es la clave de mi obra.

Hace 10 años decía que su obra era "el espejo de un mundo idealizado". ¿Se sigue sintiendo identificado con esta afirmación?

Sí. Un cuadro de un jabalí, por ejemplo. Así dicho, no suena muy atractivo. Pero luego lo ves pintado y está tan digno, sosteniéndote la mirada. Se crea un vínculo. Esencialmente, la obra de los artistas no cambia demasiado en 10 años, aunque sí noto una diferencia en la calidad pictórica cuando veo obra antigua.

¿Los edificios que pinta existen? ¿Tienen una ubicación concreta?

Sí. En este caso, aparece, por ejemplo, la esquina de la Plaza del Castillo con la casa Baleztena y el hotel El Cisne. También hay casas de la Aézcoa, de donde es mi padre, una arquitectura que me encanta.

¿Es importante que el público los reconozca o es secundario?

No, es secundario. Me interesa que el motivo en sí hable, que esconda algo. Me gusta dar qué pensar al espectador.

¿Está notando la crisis?

Se nota a todos los niveles, pero no me puedo quejar porque sigo vendiendo. Afortunadamente, tengo una cartera de clientes fijos y una galería (Ormolú), y todo eso juega a mi favor de momento.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra